A principios de este mes de enero la Comisión Ejecutiva de la Federación de Servicios de CCOO (FS), ratificó la sanción que nos han impuesto a tres sindicalistas de CCOO de El Corte Inglés (ECI). La sanción se concreta en dos años de suspensión de militancia para Felipe Boluda, dirigente de CCOO en el centro de ECI de Goya; María Ángeles Carmona, del mismo centro y miembro de la ejecutiva de la sección sindical de Madrid; e Isabel Iglesias, dirigente de la sección sindical del centro de Castellana y miembro de la ejecutiva estatal.

Se nos acusa fundamentalmente de no ceder las horas sindicales acordadas por la ejecutiva de la sección sindical estatal de CCOO de El Corte Inglés, algo totalmente falso y que podemos demostrar, y de que utilizamos los tablones de anuncios para colocar panfletos informativos de nuestra actividad sindical. Todo esto es un despropósito, un auténtico montaje que únicamente persigue reprimirnos por nuestro compromiso con el sindicalismo de clase y combativo, y beneficia exclusivamente a los enemigos de los trabajadores. Como tantas veces hemos defendido desde GanemosCCOO, corriente en la que participamos con todas nuestras fuerzas, la democracia interna y la pluralidad de ideas en CCOO no deberían ser ningún problema, pues suponen una garantía contra la arbitrariedad y el despotismo.

Aplican estas medidas a las secciones sindicales más importantes con las que cuenta CCOO en ECI. Pero parece que a la actual dirección de la FS las consecuencias de estas acciones les traen sin cuidado, aplicando la máxima burocrática de “lo que no puedo controlar, lo destruyo”.

Estamos orgullosos de nuestra acción sindical, es una prueba más de que luchando es como se consigue detener los abusos de las empresas y obtener avances y mejoras.

Sin nuestra presencia muchos de los cambios que se han producido en estos centros, bien en seguridad y salud, bien en horarios, bien en turnos de vacaciones y criterios, etc., no hubieran sido posible; como tampoco hubiera sido posible que las y los compañeros despedidos hayan tenido un asesoramiento jurídico apropiado y se hayan declarado sus despidos improcedentes y, por tanto, hayan recibido sus legítimas indemnizaciones.

Con relación a la empresa, nuestro interés en dialogar nunca ha estado ausente. Eso sí, siempre defendiendo y poniendo encima de la mesa los derechos de los trabajadores, y no hemos aceptado sin pelear las imposiciones de la empresa. En multitud de ocasiones ante la pasividad y desidia de la dirección nos hemos visto forzados, en algunos casos, a demandar en los tribunales y a denunciar ante la Inspección de Trabajo, en otros. En la mayoría nos han dado la razón, porque la teníamos, sancionando a la empresa y prevaleciendo la seguridad y la salud, así como los derechos de los trabajadores por encima de todo. Esa es, ha sido y será nuestra obligación y nuestra prioridad.

¡Recuperemos la democracia interna en CCOO!

También hemos manifestado claramente nuestra opinión cuando hemos considerado que la dirección de CCOO estaba aplicando una política sindical lesiva para los trabajadores, cuando ésta ha firmado con la patronal o el gobierno acuerdos que suponían retrocesos en nuestros derechos, y hemos insistido en que la paz social es el camino que lleva a la destrucción tanto de las conquistas de los trabajadores, como de nuestro propio sindicato.

Hemos alzado la voz indignados ante los sobresueldos de la anterior Federación de COMFIA, actualmente Federación de Servicios de CCOO, y el escándalo mayúsculo de las tarjetas black en el que han estado implicados dirigentes de las CCOO, y la pasividad de la Confederación sindical.

En resumen, nuestra defensa intransigente de los derechos de los trabajadores y la lucha por un sindicalismo de combativo, de clase, democrático y asambleario son los motivos reales por los que la dirección de la Federación de Servicios nos sanciona.

Todo esto ocurre a pesar del rechazo que han provocado entre cientos de sindicalistas estas medidas arbitrarias. Pero a pesar de todo, no han medido bien sus fuerzas y han cometido errores de estrategia. No se han percatado de que nosotros, los representantes legales de los trabajadores por CCOO en El Corte Inglés de Goya y Castellana, no nos vamos a ningún sitio. Vamos a seguir en el comité de empresa, vamos a seguir defendiendo a los compañeros, vamos a seguir denunciando irregularidades y vamos a seguir dando la batalla para la que hemos sido elegidos. Y si en algún momento determinado tenemos que representar a otras siglas, debe quedar claro que no nos hemos ido de CCOO, que nos han echado. Pero sobre todo queremos dejar patente que independientemente de las siglas seguiremos defendiendo y luchando por los de nuestra clase, por la clase trabajadora, en los mismo centros y si cabe con más fuerza.


REVISTA MARXISMO HOY

cabecera MH 01

Vídeos

Apoyo del Sindicato de Estudiantes a la lucha de los estibadores


Teoria Marxista

enlaceClasicos