La empresa tecnológica BQ, abanderada de la economía responsable en el Estado Español, ha vuelto a mostrar su verdadera cara: la de la precariedad. Desde finales de 2015 BQ lleva aplicando despidos en la plantilla mientras sigue obteniendo cuantiosos beneficios.

El centro de reparaciones de Rivas contaba en 2015 con entre 500 y 700 trabajadores, pasando a tener alrededor de 140 en 2017 y, a partir de este lunes 19, se ha quedado con alrededor de 90. ¿Cómo ha sido esto posible? Externalizaciones y despidos.

Entre noviembre de 2015 y marzo de 2016, BQ despidió a 80 trabajadores del servicio de soporte técnico y reparaciones, pero a lo largo de 2016 la empresa realizó una serie de despidos que alcanzó en torno al 15% de la plantilla, llegando a reducirse algunos departamentos ubicados en Las Rozas (Madrid) en un 80%. De los alrededor de 1.300 empleados contratados, alrededor de 200 trabajadores fueron despedidos de la empresa cuando la facturación de BQ en 2015 fue de 244 millones de euros, con un beneficio después de impuestos de 3,7 millones. Su principal división fue la de dispositivos multimedia, con 1.458.000 unidades vendidas (117.000 más que en 2014). Estos despidos fueron catalogados como disciplinario, evitando así tener que justificar un ERE.

En 2017 BQ incrementó sus ventas un 15% y comercializó 1,1 millones de móviles para alcanzar los 190 millones de euros. La empresa cerró el ejercicio con un beneficio operativo (ebitda) de 8,5 millones de euros. Tras las negociaciones con el comité de empresa, este marzo se ha producido un despido colectivo de 50 trabajadores del centro de reparaciones de Rivas, incluidos algunos delegados. ¿Cómo es posible que una empresa con beneficios pueda volver a llevar a cabo estos despidos?

La política de paz social y acuerdos con la patronal, la movilización testimonial para desviar y desgastar las luchas, la división de las luchas por sector o empresa que debilitan la respuesta de la clase trabajadora, la banalización de las asambleas de trabajadores en las que no se defiende consecuentemente un plan de lucha efectivo y se desmoraliza a los trabajadores en lucha... son algunas causas. El comité de empresa convocó movilizaciones para el 10 de marzo, siendo desconvocadas el día anterior por CCOO y CGT porque la empresa accedió a sentarse a negociar. La consecuencia: el despido de 50 trabajadores. Si bien es la política general habitual de CCOO, también es cierto que sindicatos que se reivindican más combativos, como CGT, en algunas empresas actúan como una copia del original, como es el caso de BQ. Desde CGT explican que su intención es la de impugnar los despidos e iniciar una batalla en los tribunales, pero ¿cómo es posible tumbar un ERE, más aún cuando hay delegados que van a ser despedidos en el mismo, sin un plan de movilización que presione a la empresa?

Desde Ganemos CCOO nos oponemos a la política de paz social, testimonialismo, fragmentación y charlatanería. Por ello, decimos a CGT que con acciones de este tipo es imposible conquistar nada en la mesa de negociación o los tribunales y supone una traba a la hora de ganarse la autoridad necesaria para ser reconocido como una alternativa real al sindicalismo de paz social practicado por CCOO y UGT. De la misma manera, llamamos a las bases de CCOO a sobrepasar la política oficial del sindicato y ponerse a la cabeza de la lucha. No se pueden conquistar derechos en la mesa de negociación ni en los tribunales si previamente no se han conquistado en la calle.

Defendemos la necesidad de una política sindical combativa, democrática y asamblearia capaz de conquistar derechos mediante la lucha. Abogamos por un sindicalismo de clase capaz de unificar a las plantillas de cada empresa, a todos los sectores en lucha y a toda la clase trabajadora en general mediante un plan de lucha eficaz y consecuente que defienda un programa en beneficio de la clase trabajadora. Por ello, nos ponemos a disposición del comité de empresa y de la plantilla para luchar contra los despidos y las externalizaciones.


REVISTA MARXISMO HOY

cabecera MH 01

Teoria Marxista

enlaceClasicos