El 14 de diciembre, los estibadores de Setúbal (Portugal), organizados por el Sindicato de Estibadores y Actividad Logística (SEAL), lograron una gran victoria contra la precariedad y los ataques a los derechos laborales. Después de más de un mes en huelga y una fuerte represión —golpeados salvajemente por la policía cuando impedían la entrada de esquiroles en el puerto—, los trabajadores consiguieron que se amplíe la plantilla permanente y se acabe con los contratos basura de más de ochenta trabajadores: 52 de los precarios entrarán inmediatamente en plantilla, y otros 37 en el corto plazo. Han derrotado así a los patrones de Setúbal que, como toda la clase capitalista portuguesa y mundial, buscan hacer de la precariedad laboral, la norma.

Esa victoria, que puede parecer una victoria solamente local, es, en realidad, crucial para la clase obrera. Ha demostrado que solamente el sindicalismo de clase, democrático y de base puede vencer y ganar derechos para los trabajadores. El SEAL es un sindicato con órganos electos y en el que las decisiones son discutidas en asambleas, garantizando la participación total de los trabajadores en las formas de luchas decididas. Este es el modelo sindical que defendemos desde Izquierda Revolucionaria y Socialismo Revolucionario (nuestra organización hermana en Portugal) en  un periodo en el que las grandes centrales sindicales y partidos de izquierda, no solamente en Portugal, optan por una política de conciliación social, aislando y bloqueando las luchas de los trabajadores.

¡Hay que continuar la lucha!

En Portugal, el Partido Comunista y el Bloco de Esquerda presumen del acuerdo al que llegaron con el Partido Socialista, y que llevó a este último a hacerse con el Gobierno del país. Este pacto, basado en la desmovilización y en las renuncias de la dirección de la izquierda, arrancó una subida salarial de 500 a 600€. Sin embargo, la lucha de los estibadores demuestra que mediante los métodos combativos de la clase trabajadora, y la confrontación en lugar de la paz social y la conciliación, es posible ganar mucho más: frenar la precariedad y una subida salarial a 1.400€. 

La lucha continúa. Los estibadores no sólo se han movilizado en Setúbal. En estos momentos se desarrolla en todos los puertos portugueses una huelga contra las horas extra y contra la represión sindical en el sector, especialmente en Caniçal y Leixões. Además, está sobre la mesa un calendario de huelgas durante el primer semestre el 2019 para extender la lucha. Este 2019 va ser un año de lucha en Portugal, con huelgas de enfermeros, ferroviarios..., y en mundo. Que el ejemplo de los estibadores sirva de inspiracion para la clase obrera. ¡Precariedad: ni para los estibadores, ni para nadie!

*Puedes colaborar con la lucha de los trabajadores portuarios contribuyendo a la caja de resistencia del SEAL:

IBAN: PT50 0007 0000 0043 3813 780 23

SWIFT: BESCPTPL, Nombre: Paulo J. Vermelho

Rua de S. Paulo, n° 104 -1°, 1200-429 Lisboa


REVISTA MARXISMO HOY

cabecera MH 01

Teoria Marxista

enlaceClasicos