Corbyn y los sindicatos deben movilizar a los trabajadores para echar a los tories

El número de esta semana de The Socialist (periódico del Socialist Party en Inglaterra y Gales) se publica en medio de una crisis gubernamental sin precedentes. Justo un día antes de la votación prevista en el parlamento sobre la propuesta del acuerdo Brexit de Theresa May, ésta se vio obligada a cancelarla.

No era solo porque iba a sufrir una derrota, eso ha estado claro durante semanas. El verdadero motivo que quedó claro fue que la magnitud de la derrota habría hecho insostenible el liderazgo de May.

Jeremy Corbyn tuvo razón al señalar que este movimiento revelaba que el Reino Unido no tiene un gobierno que funcione. Pero la pregunta es: ¿qué hacemos al respecto, trabajadores, sindicalistas, socialistas y todos los que nos oponemos a la austeridad, y qué papel juega Corbyn en ese proceso?

Una estrategia efectiva podría significar lograr un avance en favor de los intereses de la mayoría para cuando el próximo número de The Socialist se publique el próximo 2019. Pero esto parece estar lejos de estar garantizado.

La esperanza de May parece ser forzar la mano de los tories rebeldes dejando la votación hasta que sea demasiado tarde para que otra alternativa pueda ser acordada. La elección ante el parlamento será o el acuerdo de May o ningún acuerdo, y ella espera que los parlamentarios se opongan más a "estrellarse" que a su versión del Brexit.

No existe una estipulación legal vinculante para una votación significativa en el parlamento hasta el 28 de marzo, el día antes de la fecha prevista para la salida.

May planea volver a los negociadores para obtener más garantías de que el 'acuerdo de respaldo' para Irlanda del Norte - el claro punto de apoyo para muchos Tories defensores del Brexit - ya que podría dar como resultado que la permanencia del Reino Unido en la Unión Aduanera indefinidamente, fuera temporal e improbable.

Pero los diputados conservadores buscan lo que denominan garantías jurídicamente vinculantes que podrían resultar en la retirada de todo el acuerdo.

En tal caso, ¿cuál será su respuesta cuando el acuerdo se llevado al llamado voto significativo? Claramente, muchos están furiosos con el enfoque de May hasta el momento, y la amenaza de que se lance una moción de censura contra ella dentro del partido sigue presente.

Por otro lado, hay factores limitadores en la oposición de los que apoyan el Brexit. Por ejemplo, han sido muy claros con respecto a que no respaldarían a los laboristas si Corbyn presentaba una moción de censura contra el gobierno en el parlamento.

Claramente, estos tories derechistas no son una fuerza en la que podamos confiar para lograr un resultado deseable para la clase trabajadora: la defensa de los intereses generales del capitalismo son más importantes para la mayoría de ellos que cualquier "principio" en el Brexit.

Blairistas

Lo mismo ocurre con la mayoría del otro lado de la cámara parlamentaria: los parlamentarios laboristas blairistas favorables a la permanencia en la UE. Estos defensores del capitalismo también podrían respaldar a May si se enfrentasen a una ruptura de las negociaciones y un Brexit sin acuerdo que sería devastador para los intereses de la clase capitalista y la UE neoliberal.

Por otro lado, el pragmatismo puede dictar que decidan no llevar al Partido Laborista a una guerra civil interna en esta etapa, especialmente en el contexto de darse cuenta de que May no puede llevar a cabo este proceso. ¿Por qué amenazar sus carreras, y su futuro papel de sabotaje en un gobierno de Corbyn, para salvar a un barco que se hunde?

Fundamentalmente, ni la UE, ni los tories ni los blairistas son capaces de hacer avanzar las cosas para la gente común. Debemos confiar, en cambio, en nuestras propias fuerzas. ¿Qué hacemos entonces? ¿Cómo podemos obtener un Brexit en interés de la mayoría de la sociedad? Se plantea la cuestión de lanzar todo el proceso a un nuevo enfoque, uno que rechace el caos capitalista que estamos viendo actualmente, dirigido por nuevos negociadores.

Una carta abierta de las principales figuras de la Internacional 'Socialista' - la 'internacional' del SPD alemán y del Partido Socialista Francés del ex presidente Hollande, etc., hizo un llamado a Corbyn para que se comprometa a revocar el Brexit si llega al poder.

De nuevo, esto muestra la bancarrota de estas viejas organizaciones y la necesidad de crear un nuevo desafío socialista e internacionalista al capitalismo, incluidas las instituciones de la UE. Este es el caso no solo aquí, sino también en otras partes de Europa, el más notable en Francia con el inspirador movimiento de los chalecos amarillos.

A Corbyn se le presenta una gran oportunidad en esta situación, una que debe aprovechar urgentemente. La clave para esto es luchar por unas elecciones generales. La principal forma de hacerlo es llamar a un movimiento en las calles, en los lugares de trabajo y entre los jóvenes.

Los acontecimientos en Francia muestran que si se da a la gente la oportunidad de organizarse en contra el establishment de esta forma, la gente responderá.

Corbyn y los sindicatos deberían organizar ahora una campaña masiva por unas elecciones generales, comenzando el nuevo año con un sábado de manifestación masiva a nivel nacional.

Además de luchar por unas elecciones generales, Corbyn debe prepararse ahora para que sean convocadas en cualquier momento. Por ejemplo, ahora debería abrir el proceso de votación sobre quién será el candidato en unas próximas elecciones. Esto podría permitir a los partidos locales y afiliados sindicales seleccionar candidatos capaces de representar a los cientos de miles que se han unido al Laborismo para respaldar el programa contra la austeridad de Corbyn.

También es esencial que Corbyn tenga claro que, cuando tenga lugar la votación sobre el acuerdo de May, cualquier diputado laborista que vote para salvar a May se le tendrán que aplicar de inmediato sanciones por romper la disciplina de voto del Partido.

No tomar rápidamente este tipo de enfoque presenta un gran peligro. Len McCluskey, secretario general de Unite the Union, tuvo razón al resaltar el riesgo de los sentimientos de traición contra el Laborismo si son vistos como que respaldan retroceder respecto al Brexit.

Y el canciller de la sombra, John McDonnell, se equivocó al sugerir que unas elecciones generales no son el resultado más probable de la crisis de los conservadores. Nada es inevitable si el enorme poder potencial de la clase trabajadora, organizado a través del movimiento sindical y obrero, se moviliza para luchar. Tal lucha es más necesaria y posible ahora que lo que ha sido durante generaciones.

Nosotros decimos:

  • • ¡Elecciones generales ya! Jeremy Corbyn y los sindicatos deben reunirse con urgencia para convocar una acción de masas, incluida la organización de una manifestación nacional de emergencia, para echar a los conservadores.
  • • Fuera los Tories, apoyo a Corbyn. Las elecciones generales de 2017 mostraron que un programa contra la austeridad es enormemente popular. Jeremy Corbyn debe aprovechar este éxito, adoptando políticas claras y socialistas que puedan señalar el camino en favor de los intereses del 99%, incluida la cuestión del Brexit.
  • • Ningún apoyo para el acuerdo Tory: se ha visto afectado en interés de las grandes empresas y los súper ricos. Reabrir las negociaciones sobre la base de la oposición a todas las normas de la Unión Europea sobre el mercado único y la unión aduanera, como las de las ayudas estatales, la "liberalización del mercado" o las directivas publicadas respecto a los trabajadores, que van en contra de los intereses de la clase trabajadora.
  • • Una alternativa socialista a la UE. Corbyn debe tomar como punto de partida en las negociaciones de la UE la necesidad de proteger los intereses de la clase trabajadora. Esto significa buscar construir una campaña a nivel europeo de los socialistas y organizaciones de trabajadores para utilizar las conversaciones para romper las actuales reglas de grandes empresas del club de jefes de la UE.
  • • Nacionalizar los bancos y los principales monopolios bajo el control y la gestión democrática de la clase trabajadora. Esto podría evitar los intentos de la clase capitalista de usar el sabotaje económico para intentar obligar a Corbyn a retirarse de la implementación de su programa. Puede allanar el camino para un plan de producción socialista para satisfacer las necesidades de todos.
  • • Por una nueva colaboración de los pueblos de Europa sobre una base socialista, basada en la solidaridad de la clase trabajadora por encima de las fronteras.

REVISTA MARXISMO HOY

cabecera MH 01

Teoria Marxista

enlaceClasicos