Pincha aquí y descarga el panfleto de Izquierda Revolucionaria para la convocatoria de la huelga general feminista del 8M

Contra la violencia machista, la justicia patriarcal y franquista y la opresión capitalista, los recortes y la precariedad

La clase obrera en su conjunto es la que sufre con más intensidad las consecuencias de la crisis del capitalismo.

Pero es entre las mujeres de la clase trabajadora, donde la crueldad del capitalismo se ceba especialmente. Somos las mujeres, junto a la juventud, las que  lideramos las cifras del desempleo y cobramos un 30% menos que los trabajadores varones por hacer el mismo trabajo; somos las que trabajamos más en precario y cobramos menos pensión.

El machismo nos golpea a lo largo de toda nuestra vida, en el ámbito familiar y laboral, en nuestras relaciones sociales y de pareja, siendo una de sus expresiones más brutales la violencia física y sexual.

Además, el Estado español se sitúa a la vanguardia de la explotación más brutal que sufre la mujer: la prostitución. Debemos combatir la campaña para regularizar esta forma de violencia extrema contra la mujer, lanzada por el  lobby proxeneta que dirige este infame y multimillonario negocio.

La manada es el sistema

Los  mismos jueces y juezas que dejan libres a los violadores de la manada y otros de su calaña, son los que encarcelan a activistas y sindicalistas de izquierda, reprimen al pueblo de Catalunya y encarcelan a los promotores del referéndum del 1 de octubre. Estos, a la vez favorecen a la banca, dejan impunes a los torturadores de la dictadura franquista, blanquean la corrupción de la monarquía o absuelven a políticos que roban a manos llenas.

¡El 8M, trabajadoras y trabajadores, lo paramos todo!     

Toda esta situación hace todavía más evidente lo contraria que es para los intereses de las mujeres trabajadoras y para la clase obrera en general, la política de desmovilización de las cúpulas de CCOO y UGT, y la subordinación de Unidos Podemos al Gobierno del PSOE y a su política de gestos vacíos que no ha cambiado absolutamente nada.

Esta política desmovilizadora no impidió que la jornada de lucha a nivel mundial del 8 de marzo de 2018, alcanzara en el Estado español cotas históricas, con una huelga laboral y estudiantil masiva y manifestaciones que sumaron millones en las calles.

Este año hay que dar un golpe aún mayor. Desde Izquierda Revolucionaria exigimos a CCOO y UGT que convoquen una huelga general laboral de 24 horas, en la que trabajadoras y trabajadores unidos paralicemos el país, como ya han hecho CGT en todo el estado, Intersindical-CSC en Catalunya, o ELA, LAB, ESK, Steilas, EHNE e Hiru en Euskal Herria.

A la vanguardia de la movilización se encuentra la convocatoria de huelga general en institutos y facultades hecha por el Sindicato de Estudiantes y Libres y Combativas; convocatoria que ha tenido gran influencia para que la federación de enseñanza de CCOO haya llamado a todas y todos los profesores a la huelga general el 8 de marzo.

Desde Izquierda Revolucionaria hacemos un llamamiento a todas y todos los estudiantes  a secundar esta huelga, a participar en las manifestaciones que se celebrarán por la mañana en todo el estado y a fortalecer el feminismo anticapitalista y revolucionario afiliándose a Libres y Combativas.

Por otro lado esta huelga también debe tener el objetivo de desenmascarar a esas empresarias y banqueras, a esas diputadas, alcaldesas y ministras, que el 8-M se colocan lazos morados a la vez que nos explotan, aplican recortes y desahucian a familias entre las que se encuentran miles de madres solteras y separadas.

La batalla por nuestra emancipación es revolucionaria, de clase e internacionalista. Liberarnos de nuestras cadenas pasa por acabar con la raíz del problema, el capitalismo, y luchar por la transformación socialista de la sociedad. Solo así lograremos vivir en libertad, conquistando la igualdad y acabado con cualquier forma de opresión de clase, género o raza.

Desde Izquierda Revolucionaria luchamos por:

Castigo ejemplar a los responsables de todas las violaciones y agresiones físicas o psicológicas a mujeres. Expulsión y despido fulminante de todos los policías, jueces y juezas que favorecen la impunidad de los agresores.

Medios materiales y casas refugio para las mujeres maltratadas. Por un puesto de trabajo digno o subsidio de desempleo indefinido, así como una vivienda digna para las víctimas de maltrato y sus hijos.

Derogación de la reforma laboral y de todos los recortes sociales. Salarios dignos para todas y todos. SMI de 1.200 euros mensuales. ¡A igual trabajo, igual salario! Sanciones ejemplares contra las empresas que nos discriminen por ser madres.

Seis meses de permiso por maternidad para ambos progenitores con el 100% del salario.

Escuelas infantiles dignas, públicas y gratuitas. Servicio público de lavanderías, comedores, limpieza del hogar... digno y gratuito.

Incremento drástico de las ayudas públicas a la dependencia.

Por la educación sexual inclusiva, evaluable y obligatoria en todos los centros de estudio, para que sin importar nuestro género, orientación sexual o identidad, podamos ser lo que somos. ¡Basta de mensajes machistas y homófobos! Fuera la religión de las aulas.

Derecho al aborto libre, gratuito y seguro. Servicios de planificación familiar públicos y de calidad. Medios anticonceptivos dispensados gratuitamente en centros de salud y farmacias.

Abolir la prostitución y combatir a los poderes empresariales y políticos que se lucran de ella.  Contra los vientres de alquiler y cualquier regulacionismo que permite e institucionaliza la venta y mercantilización de nuestro cuerpo.

Afíliate a Izquierda Revolucionaria para luchar por la transformación socialista de la sociedad.


REVISTA MARXISMO HOY

cabecera MH 01