Tenneco es una multinacional norteamericana dedicada a la fabricación de componentes para automóviles con factorías en todo el mundo. Recientemente y de forma sorpresiva anunciaba el cierre irrevocable de su planta en Gijón. Tras varios años de aceptar un aumento de la flexibilidad laboral y el empeoramiento de las condiciones de trabajo, la plantilla se enfrenta ahora a la decisión de este gigante empresarial de llevarse la producción y la maquinaria a Rusia. El anuncio se hace después que, en los meses previos, la dirección de la empresa diera un giro en su política y decidiera acopiar un stock de 100.000 amortiguadores del modelo T-5, el modelo estrella de la planta gijonesa. Ese stock proporcionaría ahora a la empresa un balón de oxígeno frente a las posibles huelgas que se puedan realizar en Gijón. A la vista de esto, es evidente que la decisión del cierre lleva tiempo gestándose y que durante todo este tiempo han estado engañando a los trabajadores de la manera más infame, llegando incluso a asegurarles (poco antes de comunicarles el cierre) por boca del nuevo director de la planta que “el problema que teníamos los trabajadores era la falta de confianza en nosotros mismos, que esta planta siempre tuvo miedos sin justificar al cierre”.

En la propia fábrica entrevistamos al comité de empresa, formado por USO, UGT, CCOO y CSI.

El Militante.- ¿Qué características tiene la plantilla? ¿En qué condiciones presenta el cierre la empresa?

Isaac (CSI).- Es una plantilla muy joven. Por debajo de los 50 años hay unas ciento veinte y pico personas. Gente muy joven, como todos: con cargas, familia, hipoteca… Compañeros que tuvieron familia hace poco, y que hasta ahora tenían estabilidad laboral. El cierre es para todos, hay dos compañías dentro de esta, porque hicieron una segregación hace unos años, y la compañía de innovación, que son nueve trabajadores van incluidos también en el cierre de la factoría.

EM.- La decisión que habéis tomado es la de pelear por mantener la actividad en la fábrica y los puestos de trabajo. ¿Cómo se toma la decisión y por qué?

Manuel (UGT).- Nosotros a día de hoy, lo único que estamos pidiendo a todos, a la empresa, a las administraciones… es trabajo. A un trabajador no se le puede decir como nos dijeron a nosotros: cesa la actividad y os vais para casa. A lo mejor si hablamos de hace unos años había la posibilidad, quizás, de encontrar otro trabajo, pero hoy es la muerte.

Nosotros no queremos hablar de dinero, ni de historias, queremos hablar de trabajo, de cobrar todos los meses. Y en esa postura está este comité entero, y por eso vamos a luchar y a morir si hace falta, sí, sí, suena así… pero es la muerte, porque hoy por hoy…

EM.- En vuestro caso las federaciones sindicales no van a entrar en la negociación con la empresa. ¿Cómo se llegó a esta decisión y exactamente cómo se está organizando la movilización?

César (CCOO).- Precisamente esa es la demostración de la unidad que hay en este comité de empresa y esa unidad se expresa en que solo se va a hacer lo que emane de la asamblea de trabajadores. Y lo que salga de la asamblea es lo que vamos a hacer los representantes sindicales, que somos a quienes han votado los trabajadores.

Yo entiendo que entren las federaciones en sitios donde los trabajadores no tienen poder de negociación o no tienen medios… Aquí hay un comité muy veterano que sabe lo que tiene que hacer y cómo se tiene que mover.

Con respecto a las movilizaciones, hemos buscado más bien el apoyo social, que la gente se conciencie de que este problema es la gota, pero la gota ácida en el vaso que está lleno.

EM.- ¿Qué argumento dieron a la hora de anunciar el cierre?

César (CCOO).- Realmente ninguno. Ellos dicen que tienen una sobreproducción de amortiguadores y que esa sobrecapacidad la van a hacer menguar a través del cierre de factorías, y se cierra esta que es la planta más pequeña del grupo.

EM.- Hay empresas en Asturias, Duro Felguera Melt, Trefilerías Moreda… que se están enfrentando a problemas similares al vuestro ¿Cómo veríais vosotros el confluir con estas empresas y crear un frente único, que ataque realmente todos estos problemas?

Isaac (CSI).- Ya hay una idea, bueno un esbozo de manifestación para el día 12. En todas las empresas se va a convocar y salir todos juntos a la calle. El apoyo social lo estamos notando, la ciudadanía está respondiendo. Los actos públicos que hicimos salieron bastante bien, la marcha al ayuntamiento también, el otro día en el palacio de los deportes incluso hubo espontáneos que se sumaron a la protesta y bueno, que te ves apoyado.

EM.- ¿Cómo está ahora mismo la comunicación con la empresa?

Isaac (CSI).- Si retiraran el cierre de la factoría nosotros estaríamos dispuestos a hablar de muchas cosas. Ahora, con el cierre de la planta, que ellos dijeron que no se movían de esa posición, no hay nada que tratar ni aunque ellos quisieran abrir una negociación, no tendría ningún sentido.

EM.- También os estáis organizando para que no salga material de la fábrica…

Isaac (CSI).- Sí, sobre todo los fines de semana, que ya iniciamos unos turnos de vigilancia, sabemos que el interés de ellos es la maquinaria, la tecnología que hay aquí en la planta de Gijón. Creemos que se quieren llevar las máquinas a otra planta en Rusia.

EM.- Para luchar contra una deslocalización, más cuando hablamos de una multinacional, nosotros levantamos la consigna de la nacionalización de la empresa, la ocupación o la expropiación. Algo que realmente pueda luchar contra la decisión empresarial ¿Qué opináis sobre esto?

Javier (USO).- Yo, lo de nacionalizar me parece que no sería posible, porque esta empresa tiene el monopolio en el mercado, no sería viable.

EM.- Entonces, ¿cuál es el planteamiento para obligar a la empresa a permanecer aquí?

Isaac (CSI).- El planteamiento es la movilización y desde los apoyos de las administraciones. Estuvimos tratando en el ayuntamiento, en la consejería, vamos a hablar también a nivel de la presidencia de Asturias y ya hay contactos con el Ministerio de Industria.

Creemos que esta empresa no reúne todos los parámetros de legalidad, sabemos que la licencia de actividad no la tiene y las máquinas no están muy legales. En ese aspecto pedimos a la administración que no corra mucho, que ralenticen un poco la concesión de esas licencias y que nos echen una mano, y yo creo que están en buena disposición.

EM.- ¿Próximas movilizaciones que tengáis en proyecto?

Nacho (CSI).- Manifestación para el día 12, esa está en marcha, se espera la participación de varias empresas en crisis, se espera una buena manifestación. Esperamos también la participación de los parados, precarios… que, por desgracia, son la mayoría en Asturias. Y luego las movilizaciones que se decidan en la asamblea de trabajadores.

EM.- Para terminar, ¿cómo veis la situación general sindical, política, etc.?

Manuel (UGT).- Mira, al final volvemos siempre a los viejos tiempos, al final a los trabajadores lo que nos queda es la lucha. Cuando digo los viejos tiempos, me refiero a que todo el mundo tiene que estar en la calle, los que tienen trabajo y los que no, la lucha es esa.

Porque está claro, te llegan como a nosotros y te dicen: esto se acabó o si queréis seguir tenéis que seguir de rodillas, y la historia va por ahí. Y al final la lucha; la de toda la vida, se hace en la calle, con manifestaciones masivas, un día y otro y otro y ya sé que es muy fácil decirlo, pero es así.

Salvador (UGT).- Porque tu haces tu trabajo, eres eficiente, una empresa que da dinero, de las mejores del grupo en Europa ¿y echan la llave? ¿qué se puede hacer? Lo que hay que hacer es estar en la calle y la gente que piensa que no gana nada luchando, menos gana quedándose en casa, porque esto no va a parar aquí. Hoy somos nosotros y mañana otras empresas y al final le toca a todo el mundo.