Gobierno y Generalitat deben impedir que esta empresa, con la que mantienen contratos, chantajee a los trabajadores

Los miembros del Comité de Empresa de Comsa Service Tarragona por IAC-FTC denunciamos el intento vergonzoso de ESTA empresa, que obtuvo beneficios récord en 2019, de aprovecharse de la catástrofe humanitaria y social que está suponiendo la pandemia del coronavirus COVID-19 para lanzar una reconversión salvaje contra los trabajadores, llevar a cabo una reducción masiva de empleo y acabar con los derechos y conquistas que les hemos arrancado con la lucha durante años.

Los miembros del Comité de Empresa de Comsa Service Tarragona por IAC-FTC denunciamos el intento vergonzoso de ESTA empresa, que obtuvo beneficios récord en 2019, de aprovecharse de la catástrofe humanitaria y social que está suponiendo la pandemia del coronavirus COVID-19 para lanzar una reconversión salvaje contra los trabajadores, llevar a cabo una reducción masiva de empleo y acabar con los derechos y conquistas que les hemos arrancado con la lucha durante años.

Comsa Service tiene más de 2000 trabajadores a nivel estatal, alrededor de 500 en Catalunya y 80 en Tarragona. Además, posee diferentes empresas externalizadas dependientes que ha ido formando para dividir a los trabajadores, dificultar nuestra movilización unitaria y precarizar nuestras condiciones laborales.

Comsa recibe dinero de diferentes organismos e instituciones públicas a través de los contratos de mantenimiento, reparaciones y limpieza que mantiene. En el caso de Tarragona, el puerto (dependiente de la Autoridad Porturaia y el Gobierno central) la cárcel y diferentes dependencias y edificios públicos de la Generalitat, así como de empresas privadas como Port Aventura.

Antes de que estallase la pandemia, desde el Comité ya nos vimos obligados a denunciar que esta empresa que obtiene beneficios millonarios de las arcas públicas estaba despidiendo de manera arbitraria a trabajadores, modificando contratos con el objetivo de facilitar y abaratar el despido, negando a los trabajadores de mayor edad con enfermedades ocupacionales una jubilación digna y recortando personal y material, empeorando la calidad del servicio y nuestras condiciones laborales.

Desde que comenzó la pandemia la empresa se ha negado a reunirse con nosotros y se han negado a darnos mascarillas y obligado a compañeros a quitárselas “porque daban mala imagen”, nos han negado el derecho a cuidar a familiares dependientes y niños, no han querido ni discutir con los representantes de los trabajadores el plan de organización del trabajo que propusimos desde el Comité de Tarragona para proteger la salud de las personas, reduciendo el número de trabajadores por turno, rotando el trabajo existente entre los trabajadores sin reducción alguna de plantilla ni salario, exigiendo la suspensión de todas las tareas no imprescindibles y garantizando transporte en coches de la compañía con las medidas de desinfección necesarias desde los domicilios para realizar reparaciones y tareas imprescindibles.

Ahora, estos parásitos explotadores, aunque mantienen los contratos públicos y siguen recibiendo centenares de miles de euros de la Generalitat y el Gobierno central, se aprovechan de la situación trágica que vivimos, para llevar a cabo una reducción de empleo y recortes en nuestros derechos salarios y condiciones laborales que intentan aplicar desde hace tiempo.

LA REPRESENTACIÓN DE LOS TRABAJADORES/AS EN COMSA SERVICE DE TARRAGONA NO VA A ALLANAR EL CAMINO A LA PATRONAL y LLAMA AL RESTO DE COMITÉS Y DELEGADOS SINDICALES A HACER LO MISMO. Si hoy aceptamos que nos apliquen un ERTE ¿cómo obligarles a garantizar la vuelta de todos/as y la recuperación de salarios, derechos, etc, después de que nos dividan?

Hay que celebrar inmediatamente reuniones con los trabajadores por vía telemática o presencial respetando las medidas de seguridad para combatir todas las mentiras de la empresa, rechazar el ERTE y explicar que, claro que sí que hay alternativa, claro que sí que se puede mantener el 100% del empleo, los salarios y las conquistas que hemos conseguido.

Como decíamos al principio, la empresa cerró 2019 con beneficios. Muchos clientes e instituciones públicas le siguen pagando y además van a recibir ayudas del Estado y posiblemente también de la Generalitat. Tienen dinero para mantener el 100% de la plantilla no 15 días sino varios meses.

Por todo esto, también exigimos al Gobierno central, la Generalitat y todas las demás administraciones que tienen contratos con Comsa Service que no permitan esta reconversión encubierta y obliguen a Comsa Service a mantener el 100% de plantilla, los salarios y los derechos íntegros de los trabajadores. De lo contrario estarán actuando como cómplices del chantaje de estos buitres contra los trabajadores.

También llamamos a todos los trabajadores y trabajadoras y sus representantes a mantenerse firme en la defensa de nuestros derechos y la unidad de la clase obrera, no aceptar que el peso de esta crisis se cargue sobre las espaldas de los trabajadores y rechazar todos los intentos (EREs, ERTEs, cierres de empresa, despidos etc) de dividirnos y utilizar la gravísima crisis que sufrimos para quitarnos empleos, salarios y derechos.