El proceso congresual tuvo dos partes: el debate de documentos y la votación de candidaturas. En el primero, la participación fue escasa (70 de los 1.200 afiliados).El proceso congresual tuvo dos partes: el debate de documentos y la votación de candidaturas. En el primero, la participación fue escasa (70 de los 1.200 afiliados). Las enmiendas del Sector Crítico fueron defendidas por ocho personas (cuatro miembros de la ejecutiva de la sección sindical y cuatro afiliados) y pasaron con una media del 42%. Por los oficialistas, el secretario general asumió casi en solitario la defensa de sus posiciones (sólo contó con la ayuda del secretario de organización en Estatutos, y ni siquiera en todas las enmiendas), lo que evidencia el bajo nivel de sus cuadros.

La votación de las candidaturas se hizo dos días después dentro de la fábrica y todos los afiliados tuvieron derecho a voto. Este mecanismo ya se había utilizado por primera vez en 2000, con motivo del congreso de la Federación Minerometalúrgica. Comparando los resultados de ambas ocasiones, destacan dos cosas: el Sector Crítico avanza siete puntos (del 27% al 34%) y el aumento de la abstención (la participación sólo fue del 35%). En esto pudo influir el enorme descontento de los afiliados por cómo está llevando la lucha por el convenio la dirección del sindicato, que entre otras cosas impide que se tomen decisiones en las asambleas de la sección sindical, lo que provoca el distanciamiento de la vida sindical de muchos afiliados.

José R. Rico

Comisión Ejecutiva de CCOO de Izar-Ferrol


banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas