El gobierno de Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid se ha dado mucha prisa no sólo en seguir, sino en aumentar, los ataques que su antecesor en el cargo ya realizaba contra la educación madrileña.

Movilizaciones en la educación pública madrileña

El gobierno de Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid se ha dado mucha prisa no sólo en seguir, sino en aumentar, los ataques que su antecesor en el cargo ya realizaba contra la educación madrileña.

Los profesores de las universidades públicas de Madrid han protagonizado ya varias huelgas contra los ataques que, tanto en el terreno laboral como en el de la financiación de infraestructuras y proyectos de investigación, están sufriendo. Pero los ataques no sólo se quedan en la universidad. Esperanza Aguirre está siendo la abanderada de la defensa a ultranza de la mal llamada “Ley de Calidad” y de la privatización de la educación pública.

Ante el anuncio del gobierno central del PSOE de la paralización del calendario de aplicación de dicha ley, la Consejería de Educación de Madrid ha planteado que ellos van a seguir adelante con la misma y ya han aprobado varios Reales Decretos que la desarrollan. Uno de ellos es el de elegir el director, terminando con la poca democracia que existía en los centros. Los otros decretos son los referentes a los currículos, donde la Consejería los está elaborando como si la LOCE se aplicase el próximo curso. Sumado a todo esto continúa la privatización de la educación pública en Madrid.

Ante esto, y unido a reivindicaciones de tipo laboral de los profesores, el 1 de junio los sindicatos CCOO y UGT han convocado huelga de profesores en la educación madrileña. Además la Plataforma en Defensa de la Escuela Pública de Madrid ya había convocado una manifestación contra la política del PP en educación ese día por la tarde.

Con la victoria del PSOE gracias a las movilizaciones de los jóvenes y trabajadores, explicamos que estábamos en mejores condiciones para conseguir una educación pública de calidad y una mejora en nuestras condiciones de vida. Pero también explicamos que el Gobierno se tendría que enfrentar a las presiones que iba a recibir desde diferentes sectores muy interesados en que las leyes reaccionarias aprobadas por el PP se aplicasen. Y este es el caso que nos estamos encontrando ahora. Esperanza Aguirre está jugando sus cartas y presionando para que la LOCE salga adelante. No lo podemos permitir.

Por eso apoyamos estas convocatorias. Pero esto no se puede quedar aquí. Está claro que no son las mejores fechas para convocar, a finales de curso y con los exámenes. Esto tiene que ser el principio de un proceso de movilizaciones para el próximo curso.

Además, nuestras reivindicaciones no pueden ser por un acuerdo educativo en la Comunidad de Madrid, como defienden los dirigentes de CCOO y UGT. Un acuerdo de este tipo ya se firmó en 1998 y sirvió para que nos diesen migajas mientras que las cuestiones fundamentales no fueron tocadas; por eso el Sindicato de Estudiantes no firmó el acuerdo. Ahora tenemos que luchar por la derogación de la LOCE, la LOU y la Ley de FP, por un aumento drástico del presupuesto de la educación pública y del dinero destinado a becas, por la construcción de centros públicos que cubran todas las necesidades sociales, por la contratación de más profesores y trabajadores de la enseñanza como psicólogos, asistentes sociales, etc. para ayudar a la integración del alumnado inmigrante y con problemas y para acabar con la masificación... Estas tienen que ser nuestras reivindicaciones y sólo podremos conseguirlas con una lucha seria de toda la comunidad educativa.

última hora ... última hora ... última hora

La manifestación del 1 de junio convocada por la Plataforma en Defensa de la Educación Pública de Madrid ha sido un rotundo éxito. Cerca de 70.000 personas entre profesores, padres y estudiantes recorrimos las calles de Madrid para denunciar la política reaccionaria educativa del gobierno del Partido Popular en esta comunidad autónoma. En la manifestación se oyeron consignas a favor de la educación pública y pidiendo la dimisión de Esperanza Aguirre y los responsables de la Consejería de Educación.

Varias pancartas hacían alusión a las declaraciones reaccionarias y racistas de la viceconsejera de Educación, Carmen González, que planteó (para defender los Programas de Iniciación Profesional) que “un chaval marroquí de 15 años […] ha venido aquí a trabajar, y yo le pongo a estudiar la ESO, y le doy lengua y matemáticas, y a él le importa un comino, porque él ha venido a trabajar” y luego, por si alguien tenía dudas, añadió: “Algo parecido ocurre con los gitanos. El niño lo que quiere es ir con su padre al mercado a vender fruta”. Sin desperdicio son también estas otras declaraciones que hizo para defender los itinerarios: “Yo defiendo el derecho a la ignorancia. Si el niño no quiere estudiar, es que no quiere estudiar”. Significativa era la pegatina donde se pedía la dimisión de la viceconsejera con un dibujo donde aparecía Carmen González de la mano de un niño marroquí señalándole que la mejor escuela para él era la cárcel de Abu Ghraib, ironizando sobre las anteriores declaraciones y dejando ver cual es el carácter del Partido Popular. También había varias pancartas denunciando la situación del profesorado interino, exigiendo que la educación infantil no sea sólo asistencial, sino educacional, o denunciando la situación en la que se encuentran algunos centros, como puede ser el caso de los barracones instalados en el IES de Moralzarzal.

En toda la manifestación había un sentimiento contra el PP, sumado a la sensación de fuerza al participar en una movilización tan grande. Ese era el ambiente que hacía que la gente estuviese muy animada para comenzar el próximo curso con movilizaciones, siendo esta idea la que más se repetía cuando hablabas con los manifestantes.

El resultado de esta movilización no se ha hecho esperar. Esperanza Aguirre ha tenido que dar marcha atrás en sus planes de continuar la implantación de la LOCE en Madrid. Una vez más se ha demostrado que la lucha es el único camino y que para frenar el resto de ataques educativos tenenemos que seguir con las espadas en alto.

Araceli Rincón del Sindicato de Estudiantes · Madrid


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas