La situación que se viene dando en el IES Menéndez Pidal de Avilés desde comienzos de curso hace que este bachiller sea completamente inviable para los alumnos.La situación que se viene dando en el IES Menéndez Pidal de Avilés desde comienzos de curso hace que este bachiller sea completamente inviable para los alumnos. Por un lado han acoplado clases prácticas que requerían dos horas en una sola, se han masificado las aulas de modo que realizar las mismas es mucho más complicado y, para colmo, los horarios están tan mal organizados que en más de una ocasión hemos coincidido dos clases diferentes en la misma aula. Por otro lado hay una falta de democracia muy grande, en el Consejo Escolar no hay representación de alumnos, por lo que llevamos pidiendo unas elecciones extraordinarias para elegirlos que con diferentes excusas nos están denegando. Por ello empezamos una lucha de la cual el símbolo es una lágrima negra que representa esa gota de pintura que antes estaba llena de color y que con esta situación se ha vuelto negra.

Gracias a la movilización hemos conseguido legalizar al Sindicato de Estudiantes (SE) en nuestro instituto. Ahora seguimos luchando, incluso hemos convocado una huelga el 22 de octubre. Será por todo esto que últimamente la dirección se muestra muy colaboradora y amable con nosotros e incluso nos han asignado a los miembros del Sindicato una sala para poder reunirnos; quizás piensen que con tanta amabilidad van a callarnos. Sin embargo vamos a continuar las movilizaciones hasta que consigamos nuestras reivindicaciones.

En el ambiente cada día se respira más tensión y se diferencian claramente dos bandos de profesores que hacen que sus intereses personales repercutan directamente en nuestra educación. El interés de la dirección es que todos acatemos sus decisiones sin presentar ni una sola queja; son intereses que perjudican en primer a lugar a los hijos de los trabajadores, pues toda una serie de material que antes daba el centro, ahora hay que pagarlo, y las horas de estudio pérdidas hay que recuperarlas en tiempo extraescolar. Uno de los argumentos que dio la directora en su proyecto fue que cada alumno debería tener el mismo oficio que el padre, que la gente que no estudia es por culpa de que seguramente sus padres están separados y fácilmente serían drogodependientes.

Está claro que la dirección tiene ideas muy conservadoras y no tiene un mínimo de compresión y sensibilidad social. Por esto hemos iniciado una campaña de denuncia en contra de la misma y toda la solidaridad que llegue del resto del país será bienvenida.

Sindicato de Estudiantes

del IES Menéndez Pidal


banner

banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas