El 1 de junio del curso pasado tuvimos una manifestación en Madrid con más de 70.000 personas entre padres, profesores y alumnos. Como ya comentamos en el periódico, las consignas mayoritarias en esa manifestación eran en contra de la política educatEl 1 de junio del curso pasado tuvimos una manifestación en Madrid con más de 70.000 personas entre padres, profesores y alumnos. Como ya comentamos en el periódico, las consignas mayoritarias en esa manifestación eran en contra de la política educativa reaccionaria del PP, pidiendo la dimisión de Esperanza Aguirre y los responsables de la consejería de educación y por una educación pública de calidad.

Este curso 2004/2005 el caos ha sido absoluto. Tanto sindicatos como padres han denunciado la falta de plazas públicas en la educación infantil, el aumento de barracones o las malas infraestructuras de los colegios e IES.

Aún con esta situación, el 9 de marzo pasado, los sindicatos, las organizaciones de padres, la patronal de la enseñanza privada concertada y la Comunidad de Madrid firmaron un “Acuerdo para la mejora de la calidad del sistema educativo de la comunidad de Madrid”. ¿Significa esto que la política del PP de Madrid ha cambiado respecto a la educación? La respuesta es no.

Los datos del acuerdo.

¿Una mejora para la educación pública madrileña?

Para empezar, la cifra total del dinero que aparece reflejado en este acuerdo no es real. De los 1.603,8 millones de euros totales del acuerdo hay que restarle 800 millones de euros a los que ya se comprometió la presidenta vía presupuestos ordinarios. De hecho, esos 800 millones de euros no son nada extraordinario, porque de ser un plan de choque para la construcción de nuevos centros ha pasado a ser un plan a 4 años y no sólo para construcción, sino también para mantenimiento. Con lo cual, se queda como hasta ahora, 200 millones al año que como sabemos no son para nada suficientes.

Las escuelas infantiles, colegios de infantil, primaria e IES planificados son totalmente insuficientes. Se habla también de mejorar la ratio profesor/alumno cuando hemos tenido que salir a la calle en la zona sur para evitar la fusión de 8 institutos, porque según el consejero era un despilfarro tener aulas con 15 alumnos cuando lo normal debería ser 30.

Por otro lado, 408,5 millones de euros van destinados a la creación, mejora y estabilidad en el empleo. Una parte importante de este dinero es para una subida de 160 euros a los profesores. Pero esta subida se realizará en cuatro años, es decir 40 euros cada uno. Teniendo en cuenta el IPC o la subida del transporte (por ejemplo este año ha subido un 9%) ¿en qué se queda esta subida?

Así podríamos ir por cada uno de los apartados. De hecho, este acuerdo que nos lo venden como un paso importante en la educación pública, se contrarresta con titulares como el siguiente: “Aguirre recorta 1,5 millones de euros a los ayuntamientos madrileños en infraestructuras educativas”. Así, los ayuntamientos pasan de recibir 6 millones de euros en 2004 a recibir 4,5 millones de euros en 2005, sin olvidar que la cifra de 6 millones llevaba sin incrementarse en los últimos 8 años. Con lo cual, lo que viene a ser este acuerdo es poner como extraordinario el dinero que va a suplir la ya mermada cantidad que venía por vía presupuesto y que ahora recortan.

A todo esto hay que sumar que el dinero destinado a la educación concertada aumenta cada año mientras decrece el dedicado a la pública. Cómo se cede terrenos públicos para construir centros concertados, cómo en definitiva, la educación es entendida como un negocio y no como un derecho. Así, por ejemplo, mientras existe una lista de espera de 30.000 niños para lograr una plaza en una escuela infantil pública, en el año 2003 se dejó de gastar 25 millones de euros del presupuesto de educación. ¿Y que solución dan los responsables políticos de nuestra consejería a este tema? Una orden en la que se plantea a los ayuntamientos que cedan suelo público para la construcción de escuelas infantiles privadas, incluyendo una ayuda con dinero público de hasta un 30 % del coste de construcción. De hecho, la privatización de la educación infantil está llegando a pasos agigantados gracias a la inestimable ayuda del PP. Otro ejemplo en este terreno: mientras que la consejería se ha gastado 7 millones de euros en construir 8 escuelas infantiles, el gobierno autonómico ha aumentado en 8 millones las ayudas a la escolarización en 2005 para las escuelas infantiles privadas, con lo que se elevará a 15.000 los alumnos que acudan a estos centros privados, los cuales en su mayoría no disponen de plazas escolares públicas en sus municipios. Viendo estos ejemplos, ¿cómo nos vamos a fiar de esta Consejería?

Por desgracia este pacto no va a ser más que un balón de oxígeno para la derecha. Los sindicatos deberían haber usado todo el potencial de movilización que se demostró el 1 de junio pasado para seguir luchando por una educación pública de calidad, arrancando a la Consejería verdaderos avances. El Sindicato de Estudiantes va a denunciar este pacto, del que ni siquiera se nos ha informado. No podemos dar ninguna confianza en que esta Consejería, que por cierto, incumplió en los aspectos más importantes para la educación pública el acuerdo ya firmado en 1999, vaya a solucionar nuestros problemas. Sólo a través de la movilización masiva vamos a conseguir arrancar mejoras reales.

Araceli del Rincón

Sindicato de Estudiantes · Madrid


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas