Días antes de la movilización estudiantil, compañeros del SE de Mallorca recibieron amenazas fascistas. Además, en algunas webs de la ultraderecha se hacían llamamientos “a matar rojos en la mani del SE” el 8 de noviembre. La rápida actuación de todoDías antes de la movilización estudiantil, compañeros del SE de Mallorca recibieron amenazas fascistas. Además, en algunas webs de la ultraderecha se hacían llamamientos “a matar rojos en la mani del SE” el 8 de noviembre. La rápida actuación de todos los compañeros hizo posible que en menos de 24 horas tuviéramos conversaciones con los sindicatos (UGT, CCOO, STEI-i) y el comité de empresa de la EMT (autobuses públicos de Palma), con el cual habíamos colaborado en sus luchas. Así, y mediante una explicación clara del carácter político que adquiría la situación, colaboraron con nosotros tanto en la manifestación como en apoyo frente a cualquier tipo de agresión fascista.

También avisamos a la Delegación de Gobierno e interpusimos las denuncias pertinentes, pero sabíamos que la burocracia con sus lentos trámites no podían ser la solución. Una asamblea, a última hora del lunes 7, con los afiliados permitió organizar un buen servicio de orden para poder defendernos de cualquier provocación fascista. El día 8 pudimos ver los resultados de tales acciones. Más de quinientos jóvenes de institutos y universidades públicas, además de algunos padres, profesores y trabajadores salimos a la calle con dos consignas en la cabeza: “Por una educación pública” y “no a las agresiones fascistas”. El transcurso de la manifestación fue tranquilo y el servicio de orden mostró nuevamente su importancia esencial. Se repartieron cientos de panfletos con nuestras reivindicaciones, hicimos una colecta para financiar el Sindicat d´Estudiants y, al llamamiento que hicimos a la afiliación hubo una respuesta masiva en un ambiente de lucha, consciente y totalmente pacífica.

Isabel (SE · Mallorca)


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas