El 8 de febrero cumplía diez años la Ley de Prevención de Riesgos Laborales. El 14 morían tres trabajadores de la construcción en Madrid, dos de ellos al caer de un andamio a 15 metros de altura y sin medidas de seguridad y el otro en las obras del AEl 8 de febrero cumplía diez años la Ley de Prevención de Riesgos Laborales. El 14 morían tres trabajadores de la construcción en Madrid, dos de ellos al caer de un andamio a 15 metros de altura y sin medidas de seguridad y el otro en las obras del AVE Madrid-Segovia, al caer desde 50 metros. Según un estudio del sector crítico de CCOO, en el año 2005 hubo en el Estado español 1.031 accidentes laborales mortales en el puesto de trabajo y 386 in itínere, lo que hace un total de 1.417 muertes. El total de accidentes alcanza los 917.601; dentro de ellos, 10.020 graves.

Los datos recientes de la Comunidad de Madrid, con 21 muertos en lo que llevamos de año disparan todas las alarmas y no cabe ningún tipo de ingeniería estadística para ocultar o quitar importancia a una situación tan dramática.

El crecimiento del trabajo precario, el recurso sistemático a la subcontratación y la intensificación de los ritmos, confirma una estrecha relación entre la intensificación del trabajo y la producción masiva de accidentes y enfermedades.

La lectura que cabe hacer de los diez años desde la entrada en vigor de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL) es muy preocupante:

• En estos diez años se produjeron más de nueve millones de accidentes con baja, con un resultado de 135.860 lesionados graves y 14.879 mortales (incluidos 4.374 in itínere). Para todos los efectos legales y compensatorios los accidentes in itínere son accidentes de trabajo, ocurridos en un tiempo y lugar que no le corresponde al trabajador.

• Se estima en más de 80.000 las muertes por todas las causas (accidentes más enfermedades), calculándose que la exposición a sustancias cancerígenas causan en el Estado español la muerte de 8.000 a 10.000 personas al año.

• Los recursos dedicados a la prevención han disminuido tanto en las empresas como en las administraciones públicas. Valga de ejemplo la comparación de los inspectores de trabajo con la UE: mientras aquí hay un inspector por cada 25.000 trabajadores, la media en la UE es de un inspector por cada 7.000.

• Los grandes beneficiados de la LPRL son las mutuas y empresas de prevención que se han constituido en estos diez años. Las mutuas recaudan al año 8.228,23 millones de euros por contingencias profesionales y comunes. Es decir, bastante más de un billón de las antiguas pesetas. Y los trabajadores siguen muriendo y enfermando. En estos diez años se han acreditado 715 Servicios de Prevención y 196 empresas auditoras, con lo que cabe concluir que la enfermedad y la muerte de los trabajadores está creando un gran negocio. La salud de estos trabajadores pasa a ser tutelada totalmente por el mercado.

Finalmente, hay una estrecha relación entre el gran negocio de la salud laboral, la externalización de la prevención, la precariedad y temporalidad con la producción masiva de accidentes y enfermedades.

• Estos resultados guardan relación con la aceptación sindical del recorte del avanzado anteproyecto de ley de Salud Laboral, negociada y acordada íntegramente con el gobierno del PSOE hace once años y que fue modificada en aspectos sustanciales para reducir la siniestralidad (delegados de prevención con crédito horario propio, prohibición de concursar de las empresas con accidentes...), tras la cruzada desatada por CEOE para que no se aprobara y evitar así el control laboral y sindical de las condiciones de trabajo.

Sólo un sindicalismo combativo será capaz de frenar esta sangría que únicamente beneficia a los grandes capitalistas de este país que se enriquecen a costa del sufrimiento de los demás.

Los salarios bajan

Según el Indicador Laboral de Comunidades Autónomas IESE-Adecco, el salario medio de los trabajadores españoles, descontando el efecto de la inflación, descendió entre octubre y diciembre por quinto trimestre consecutivo. En el último trimestre de 2005, el descenso fue del 0,9% y desde que empezó a bajar, en junio de 2004, acumula una pérdida de poder adquisitivo de 1,4%, situándose ahora la media salarial española en 1.556 euros.

El estudio de IESE-Adecco indica también que en el primer semestre de 2006 los salarios medios seguirán cayendo: el 1,1% en el primer trimestre y un 1,9% hasta junio, con lo que el valor real del salario medio se situará en 1.541 euros, es decir el mismo nivel que en 1997.

Mientras tanto los beneficios de las empresas crecen y crecen sin control.


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas