Más de 4.000 no admitidos en ciclos formativos y 20.000 no escolarizados en infantil, sólo en Madrid; 45.000 estudiantes en barracones en Valencia, congelación de las becas y aumento de las tasas hasta en un 7%, mientras el gasto medio familiar asciende en un 6,5%... Así ha empezado el nuevo curso escolar, con problemas a los que hay que sumar nuevos ataques del PP a la enseñanza pública: la Reválida, que el Ministerio de Educación está preparando y que supondrá una criba tremenda en el acceso a un estudio superior, y la Religión, que tratan de imponer como asignatura obligatoria.

El PP se llena la boca hablando de “calidad” pero los recursos necesarios para luchar contra el fracaso escolar se destinan a comprar tanques y ayudar a Bush a masacrar a un pueblo inocente. No les interesa invertir en educación pública porque, en vez de cubrir las necesidades sociales prefieren condenar a los hijos de los trabajadores a un mercado laboral cada día más precario.

El decreto de Religión

Entre los nuevos ataques uno de los más graves es el decreto de Religión. Este curso la Religión ya será evaluable, y el curso que viene nos obligarán a escoger entre Religión (adoctrinamiento católico) y Hecho Religioso (adoctrinamiento católico con un barniz laico). La segunda será un ladrillo y la primera una maría: así muchos estudiantes se matricularán en Religión porque será más fácil aprobar, dando pie a que la derecha utilice este hecho como excusa para exigir su obligatoriedad, argumentando que la gente prefiere Religión frente a su alternativa “laica”.

Nosotros respetamos los distintos credos religiosos que pueda tener cada uno. Pero una cosa es eso y otra que nos obliguen a estudiar Religión. Si alguien quiere catecismo... la Iglesia dispone de medios para hacerlo, fuera de los centros de estudio. No estamos en contra de que se estudie el papel de las religiones a lo largo de la historia. Todo lo contrario. Sería muy útil estudiar el papel de la Iglesia Católica en el Estado español durante la Guerra Civil, la Inquisición, etc, pero para eso ya existen asignaturas como Historia y Filosofía. Los voceros del PP siempre se han quejado de nuestro “bajo conocimiento en matemáticas, humanidades...” (al fin y al cabo para ellos siempre seremos unos burros), y exigían que aumentaran las horas destinadas a estas asignaturas, pero con esta reforma, en segundo de la ESO, la Religión contará con tantas horas lectivas como Matemáticas o Naturales y en primero de Bachillerato, como Filosofía. ¡Qué hipocresía! ¿Por qué no dedicar las horas de Religión a reforzar otras asignaturas?

Y es que esta contrarreforma tiene como objetivo contentar a la jerarquía de la Iglesia Católica, seguir llenando sus bolsillos e introducir su reaccionaria ideología. No podemos olvidar que son dueños del 90% de los centros privados y concertados. Es una vergüenza que con dinero de todos se pague a la Iglesia para que luego los obispos nombren a dedo profesores de religión que darán clase en centros públicos sin ningún control.

La derecha quiere recuperar una educación doctrinaria, convertirnos en una masa acrítica sin libertad de pensamiento para que así seamos sumisos. Si además, con esta medida, junto con la Ley de Extranjería, Aznar, Pilar del Castillo y Rajoy logran “evangelizar” a los emigrantes musulmanes, tendrán sin duda, el cielo ganado. Y es que los mismos obispos que son cristianamente comprensivos con los curas pederastas y les perdonan, no dudarán en bendecir a la cúpula del PP... y a sus reaccionarias medidas.

La lucha contra la derecha continúa

Desde el Sindicato de Estudiantes vamos a seguir luchando contra la derecha. Por eso hemos iniciado una campaña de explicación y denuncia en los institutos de los últimos ataques del PP. Organizaremos en los institutos asambleas de estudiantes, pondremos mesas informativas y repartos masivos de propaganda. Vamos a organizar una campaña de recogida de firmas contra el decreto de Religión. Queremos recoger decenas de miles de firmas para utilizarlas públicamente y mostrar el rechazo de estudiantes, padres y profesores a semejantes medidas. Además, insistiremos en la necesidad de destinar el cada vez más abultado presupuesto militar a fines sociales, como es la educación pública. ¿Cuántos institutos se podrían construir con el dinero que sostiene al batallón Plus Ultra? ¿Cuántos litros de combustible para la calefacción de los institutos? Aznar, Rajoy y el resto del PP prefieren destinar el dinero público para la guerra y para la destrucción.

Se ha demostrado la disposición a la lucha de jóvenes y trabajadores. Sólo la movilización masiva ha conseguido poner contra las cuerdas al Partido Popular, que sin duda hoy tiene mucho menos apoyo entre la juventud ya que hemos sufrido su política de ataques y de represión en nuestras propias carnes. La derecha es la primera en demonizar la “oposición de pancarta” porque son conscientes que es lo que más daño les hace. Por eso la movilización tiene que seguir siendo el camino.

Los dirigentes de los sindicatos y de los partidos de izquierdas tienen la responsabilidad de seguir luchando con una alternativa capaz de ilusionar y unir en la lucha a jóvenes y trabajadores y que suponga una mejora clara a nuestras condiciones de vida. Si los dirigentes de los sindicatos de profesores y las asociaciones de padres prepararan y convocaran una huelga general de toda la comunidad educativa, exigiendo la retirada de todas las medidas educativas reaccionarias del PP, habría una gran respuesta. Esa convocatoria tendría que levantar claramente la bandera de la lucha por la Educación Pública, Democrática, Laica, Científica, Gratuita y de Calidad como única alternativa posible a la educación privatizada, represiva, doctrinaria, anticientífica, prohibitiva, segregadora y elitista que defiende la derecha: el PP, el PNV y CiU.


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas