Los estudiantes de Psicología estamos sufriendo una grave devaluación del título de licenciado debido a la LOPS (Ley de Ordenación de Profesiones Sanitarias) aprobada por el gobierno.Los estudiantes de Psicología estamos sufriendo una grave devaluación del título de licenciado debido a la LOPS (Ley de Ordenación de Profesiones Sanitarias) aprobada por el gobierno. Según ésta, la única salida que nos queda a los estudiantes para realizar las funciones profesionales que nos ofertaron cuando nos matriculamos en la Licenciatura de Psicología es la realización del PIR (Psicólogo Interino Residente, examen-oposición que es aconsejable preparar en una academia privada porque el 30% del temario no se estudia durante la licenciatura), que sólo garantiza la realización de las prácticas en régimen de residencia, y no asegura una plaza como funcionario. Esto es absurdo, ya que para los más de 50.000 estudiantes de Psicología, por ejemplo este año, sólo se ofertan 74 plazas. El resto tendremos que conformarnos con ser “asesores” o “consejeros”, ya que no podremos estudiar, explicar, promocionar, prevenir, evaluar, realizar tratamiento psicológico ni rehabilitación de aquellos fenómenos psicológicos, conductuales y relacionales que afecten a la salud integral del ser humano.

Problema social

La sociedad necesita a los profesionales de la Psicología para cubrir su derecho a la salud mental. La Administración debe garantizar un servicio de salud mental adecuado dentro de los servicios sanitarios públicos, que actualmente son manifiestamente insuficientes y se encuentran colapsados (al igual que el resto de los servicios que presta la Seguridad Social), invirtiendo lo que sea necesario para ello.

La mala cobertura de la sanidad pública hace que aquellos pacientes que puedan pagárselo acudan a consultas privadas; pero esta opción, que en muchos casos se convierte en la única salida laboral para los estudiantes de Psicología por la falta de oferta pública, con la nueva ley tampoco será posible, porque para ejercer, tanto en el ámbito público como en el privado, será necesario el PIR.

Desde el gobierno, en lugar de garantizar la cobertura sanitaria y psicológica que necesita la población, privatizan y hacen más elitista la formación de los futuros profesionales que tienen que desarrollar estas funciones, imponiendo leyes como la LOPS, la LOU y la Ley de Centros Sanitarios. Entonces, ¿cómo pretenden cubrir estas necesidades sociales, a través del voluntariado sin formación profesional y sin cobrar por sus servicios? En la práctica, esta ley excluye a la Psicología de la sociedad, ya que sólo podrán ejercer un limitadísimo número de profesionales.

Ante todo esto, los estudiantes de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) ya hemos realizado varias asambleas masivas donde se ha planteado este problema y se están debatiendo próximas movilizaciones.

Daniel Reyes

Sindicato de Estudiantes · Fac. Psicología UCM


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas