Los trabajadores de limpieza de basuras de Girona, después de meses de negociación y ante la postura intransigente del Ayuntamiento y de la empresa, nos vimos obligados a recurrir al único instrumento que nos quedaba, realizar una huelga ante la negLos trabajadores de limpieza de basuras de Girona, después de meses de negociación y ante la postura intransigente del Ayuntamiento y de la empresa, nos vimos obligados a recurrir al único instrumento que nos quedaba, realizar una huelga ante la negativa de la empresa a conceder las reivindicaciones que planteábamos.

Míseros salarios

para los trabajadores

Reivindicábamos, además de algunas mejoras sociales, un aumento de 90 euros mensuales. Por ejemplo, un trabajador, con categoría de peón, lo que somos la mayoría en Municipal de Serveis SA (Musersa), con una antigüedad de diez años, cobra unos 931 euros mensuales (155.000 pesetas).

El incremento que pedimos es lo mínimo que se tendría que subir a cualquier trabajador, porque como todos sabemos lo que antes costaba 100 pesetas ahora cuesta un euro (166 pesetas). El año pasado los precios de las patatas se incrementaron un 23,77%, las naranjas un 18,4%, los huevos un 13,6 %, el aceite un 6,77%... a lo que hay que añadir el desorbitado incremento del precio de la vivienda que padecemos todos los trabajadores, mientras que los salarios siguen casi igual. También pedíamos quince puestos más de trabajo, para una mejor limpieza de nuestra ciudad.

Estas reivindicaciones eran rechazadas por la dirección de FCC, a pesar de que Municipal de Serveis SA obtiene millones de beneficios cada año, que podrían ir a las arcas del Ayuntamiento si, como nosotros reivindicamos, fuera un servicio municipal y así invertir los beneficios en mejorar la limpieza de nuestra ciudad con más contratación y en mejorar las condiciones laborales de los trabajadores.

Beneficios millonarios

para la empresa

Pero lo que es un escándalo es que el Ayuntamiento, mientras a los trabajadores nos pedía una disponibilidad de 24 horas al día, a FCC no le pide nada. Como si los trabajadores fuésemos los ricos y la pobre fuese Esther Koplowitz (dueña de FCC y con un 80% de capital en Musersa) que en el año 2003 obtuvo 295,276 millones de euros de beneficios (49.129 millones de ptas).

Editamos varias hojas informativas y una fotocopia de una nómina de un trabajador para explicar nuestras reivindicaciones laborales y para combatir las mentiras que desde la dirección de FCC y del Ayuntamiento se estaban transmitiendo a la población, entre otras acerca de los salarios que cobrábamos. En las declaraciones aparecidas en la prensa, los representantes del Ayuntamiento decían que queríamos trabajar menos y cobrar más y que somos un grupo gremial que lo único que queremos es un beneficio particular.

Es inadmisible que un concejal elegido con los votos de los trabajadores esté en contra de que tengamos una subida salarial que permita poder llegar a final de mes y mejorar nuestras condiciones laborales. Es totalmente falso que el incremento que pedíamos, supusiera un incremento del 27% de los presupuestos municipales, como han declarado a la prensa.

Organizamos la huelga

En asamblea discutimos que ante una lucha seria necesitábamos de una organización seria y así propusimos y aprobamos responsables en cada turno de los grupos de vigilancia que se crearon para que el Ayuntamiento no cumpliera su promesa de recoger las basuras con otra empresa. Para llegar a todas las tareas nombramos a cuatro compañeros más para ampliar el Comité de Huelga, responsables de compra, de hacer las fotocopias, de prensa, de llevar la megafonía en el coche...

Hicimos concentraciones en la puerta del Ayuntamiento, asistimos a los mítines de Iniciativa y del PSC en donde hablamos por la megafonía con los asistentes explicándoles las auténticas razones de nuestra lucha y repartíamos una hoja informativa.

También hicimos cuatro actos informativos en barrios obreros en los cuales informábamos de nuestras reivindicaciones y de nuestros objetivos para la limpieza de cada barrio, respondiendo a las preguntas de los vecinos y llamando a la participación.

Una victoria importante

Hemos conseguido una parte considerable de nuestras reivindicaciones:

· De 15 euros mensuales que la empresa ofrecía antes de la huelga, hemos conseguido 47,10 euros para el turno de día y 49,60 para el turno de noche.

· Ampliación de la plantilla en 7 trabajadores fijos.

· Doblar la cantidad del premio de jubilación.

· La empresa se compromete a incorporar en plantilla a David Gazquez, un compañero eventual que como consecuencia de un accidente laboral le amputaron un brazo —la empresa antes de la huelga decía que sería imposible que David volviese a trabajar en MUSERSA—.

· Mejorar los contratos de compañeros que trabajan los fines de semana, consiguiéndoles más descansos.

Además de otras reivindicaciones sociales, se han retirado todos los despidos y sanciones que la empresa entregó a los trabajadores en el curso de la huelga para presionarnos.

Con esto hemos conseguido, mejoras laborales y más limpieza en nuestra ciudad.

Solidaridad de clase

Lo que hemos conseguido ha sido fruto de la lucha de todos unidos contra FCC, que no quiere reducir sus beneficios y contra el Ayuntamiento, que ha ayudado en todo momento a FCC en vez de posicionarse al lado de los trabajadores. Después de esta huelga los trabajadores somos más fuertes que ayer, hemos ganado en unidad y por tanto nos hemos fortalecido.

Esto hubiera sido mucho más difícil sin la solidaridad y el apoyo de los ciudadanos, como se pone de manifiesto en los siguientes ejemplos: los dueños de un bar nos trajeron comestibles, botellas de agua, zumos, leche etc; un compañero de otra población nos dio 50 euros; un trabajador nos trajo dos cajas grandes de donuts; en un acto informativo en una barriada un vecino se comprometió a darnos 60 euros; en una concentración en la puerta del Ayuntamiento una emisora de radio preguntó a varios ciudadanos sobre la huelga y la mayoría la apoyaban...

Después de la huelga hemos repartido una hoja a los ciudadanos explicando lo conseguido y agradeciéndoles la solidaridad, la comprensión y el apoyo que nos han prestado en la huelga, comprometiéndonos a seguir luchando día a día por una ciudad más limpia, ya que nosotros, como trabajadores, somos los más interesados en conseguir este objetivo, al contrario que los accionistas de FCC que sólo ven en la limpieza de la ciudad un negocio más para seguir incrementando año tras año sus beneficios a costa de salarios bajos y una limpieza insuficiente de la ciudad.

¡Municipalización del servicio de recogida de basuras

y reciclaje!

¡Por un Ayuntamiento

de izquierdas, con un programa de izquierdas!

Salvador Aranda

Presidente del Comité de Empresa de Musersa por CGT

banner

banneringles

banner

banner

banner

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas