La crisis abierta en las negociaciones de la cerámica se ha debido a que los representantes de ASCER (la patronal de la cerámica), abogados y economistas del núcleo duro de la CEOE, defienden sus propuestas mediante actitudes diseñadas y posturas rígLa crisis abierta en las negociaciones de la cerámica se ha debido a que los representantes de ASCER (la patronal de la cerámica), abogados y economistas del núcleo duro de la CEOE, defienden sus propuestas mediante actitudes diseñadas y posturas rígidas.

Desde la primera reunión, que tuvo lugar el pasado 10 de febrero, los representantes de la patronal “han rechazado todos nuestros esfuerzos por mejorar, desde el poder adquisitivo de los trabajadores, al incremento salarial, el plus de nocturnidad, las horas extraordinarias, las formas de contratación adecuadas, la reducción de la jornada, permisos y licencias y muchas otras cosas”, afirma Juan Escudero, secretario de Fecoma —Federación de Comercio, Madera y Azulejo— (Heraldo de Aragón 17-04-2004).

Por su parte, Julio García, de MCA-UGT, dice “que en 14 reuniones para negociar el convenio no se ha avanzado nada”.La patronal ASCER se niega a reducir la jornada de trabajo. Además, quieren eliminar la cuota vigente de un máximo de 40 horas semanales, estableciendo un nuevo sistema horario, en función de sus necesidades de producción, volumen de pedido, etc.

Quieren que las vacaciones, que ahora son de 35 días naturales, pasen a 25 laborables retribuidos según el salario promedio en la jornada normal en los “seis meses” y no en tres como piden los sindicatos, anteriores a la entrada en vigor del convenio. La patronal se opone a que las vacaciones comiencen en lunes o los primeros días de mes.

Entre otras cosas, intentan suprimir el complemento de antigüedad, recortar los derechos sindicales como las licencias retribuidas y desaparición del delegado sindical excepto en los centros de trabajo con más de 250 trabajadores, etc.

Plantean una clasificación profesional reducida a seis grupos que ampliarían la movilidad funcional, con la inestabilidad que eso crearía en cada puesto de trabajo y con el peligro de que el mismo trabajador recorra los puestos: desde la prensa, esmaltación, clasificación y torilero, creando más peligro de accidente laboral.

Hace 25 años los sindicatos realizaron una movilización que paralizó el sector 45 días. El pasado 16 de abril se celebró una asamblea de delegados de CCOO, por si no se llegaba a ningún acuerdo con la patronal, iniciar asambleas de fábrica conjuntamente con UGT, y según Miguel Moltalban, si a lo largo de la primera semana de mayo no hay respuesta por parte de ASCER, pasarían a la movilización.

El día 23 de abril se decidirá la postura de UGT en la asamblea de delegados. Si ASCER no cede, desde el día 30 de abril se iniciará el proceso de huelga realizando asambleas conjuntas de fábricas, explicando el acuerdo a todos los trabajadores y luchando, como en 1979, con todas nuestras fuerzas por un convenio digno en el sector del azulejo.

Los compañeros de El Militante invitamos a los compañeros de la cerámica a que extiendan la lucha a los trabajadores de esmaltes, colores, transporte, etc., pertenecientes a las empresas que están relacionadas con la cerámica. El extender la lucha servirá para conseguir una unión necesaria en la lucha provincial y un mejor convenio.

Fernando Preciado

UGT- Castellón

banner

banneringles

banner

banner

banner

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas