No a las privatizaciones del Ayuntamiento

El Ayuntamiento de Vitoria del PP pretende dar una vuelta de tuerca mas en su política de acoso y derribo al sector público. Primero fueron los recortes de las AES (Ayudas de Emergencia Social) perjudicando a los sectores mas desfavorecidos, luego el conflicto con los auxiliares administrativos por la equiparación salarial, las irregularidades en la oposición de la policía local y ahora pretenden privatizar la bolsa de conserjes que trabajan en la campaña de verano conserjes que para llegar a serlo invirtieron tiempo y dinero en una oposición pública para quedar en esa bolsa. Ahora el PP pretende negar a estos trabajadores el pan y la sal adjudicando a una contrata el servicio de conserjería, lo que supondrá un empeoramiento de las condiciones laborales y salariales de los trabajadores y por ende un empeoramiento del servicio de los ciudadanos.

De aplicarse esta disposición, se niega el derecho a acceder a la Administración a cualquier trabajador y no podemos consentir que el PP con esta medida lo viole. Además, mienten cuando dicen que no hay gente suficiente para realizar este servicio ya que los años anteriores se ha contratado a gente de la bolsa y la propia directora de función pública reconoció que podría ampliarse con la gente que hubiese suspendido algún examen de la oposición, por cierto como se ha venido haciendo hasta ahora. Sin embargo, la concejala del PP, responsable de función pública, dijo con soberbia que la decisión estaba tomada y se cerró en banda. Es la misma soberbia y prepotencia que ha mostrado el PP en otros ámbitos como la guerra de Iraq, el Prestige o en la construcción de un basurero en un barrio obrero de Vitoria.

Movilizaciones

Ante esta situación, el comité del Ayuntamiento (ELA, LAB y CCOO) decidió, por iniciativa de los trabajadores, hacer movilizaciones. Se han realizado concentraciones y una huelga general de instalaciones deportivas y a partir del 18 de mayo se realizarán paros de dos horas los martes y miércoles de cada semana de manera indefinida hasta que el ayuntamiento ceda. A esto hay que añadir que en cinco días se recogieron casi 8.000 firmas de ciudadanos en apoyo a los trabajadores. Por si todo esto no fuera suficiente, el comité debería convocar una huelga general en todo el consistorio para parar esta política de subcontratación practicada por el PP y el PNV en el sector público y que afecta a los trabajadores eventuales y luego el objetivo serán los fijos.

Esta política es la misma que pretende dejar en la calle a trabajadores de empresa como Newell, Caballito... y que se resume en abaratar costes a costa de perjudicar a los trabajadores. Por ello es necesario avanzar en la unidad de acción de todos los sindicatos de clase para luchar contra las privatizaciones la precariedad y por unas condiciones de trabajo dignas.


banner

banneringles

banner

banner

banner

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas