Queremos hacerles llegar la inquietud de una gran mayoría de los trabajadores y trabajadoras de las factorías de EADS-CASA y Airbus (la antigua Construcciones Aeronáuticas) en nuestro país. Esta inquietud viene dada por la concreción de esa políticaEstimados y estimadas:

Queremos hacerles llegar la inquietud de una gran mayoría de los trabajadores y trabajadoras de las factorías de EADS-CASA y Airbus (la antigua Construcciones Aeronáuticas) en nuestro país. Esta inquietud viene dada por la concreción de esa política globalizadora que, más allá de generalidades, tiene su lado real y tangible en la vida cotidiana de los ciudadanos y, en este caso particular, en la de los trabajadores y trabajadoras de esta empresa española.

La concreción a la que hacemos referencia tiene que ver con la firma de un acuerdo de Convenio Colectivo suscrito recientemente por las Federaciones del Metal de CCOO y de la Asociación de Técnicos y Mandos. Dado el temor suscitado por el deterioro de las condiciones de trabajo que la citada firma suponía, éste fue sometido a referéndum y rechazado mayoritariamente en todas las factorías y por toda plantilla.

En la práctica, los contenidos de este acuerdo incluyen medidas de flexibilidad laboral que menoscaban la armonización de la vida familiar con la vida laboral. En virtud de dicho acuerdo y a modo ilustrativo, la jornada diaria puede ampliarse hasta las doce horas. Sin embargo, el principal motivo de desazón y de preocupación ha sido el proceso seguido hasta la firma del acuerdo, lo que ha supuesto pasar por alto el resultado de la consulta en referéndum en un dudoso gesto democrático.

Para la consecución de esta firma, las Federaciones de CCOO y ATM han anulado el espíritu unitario que representaba el Comité Intercentros de CASA, han excluido de la negociación a los sindicatos UGT y CGT, han suprimido los órganos asamblearios de que se dotaba la plantilla, etc. En definitiva, han acabado con una historia de democracia y libertad sindical.

En el ejercicio del año pasado EADS ganó 1.372 millones de euros. Así pues, creemos que el contraste entre la más que favorable situación empresarial y las no tan prometedoras expectativas en lo que se refiere a lo laboral, debe ser motivo más que suficiente de preocupación general.

Deseamos que se reconduzca esta situación de conflictividad laboral por la que atravesamos y que, fundamentalmente, las multimillonarias inversiones públicas que se están dando para esta gran empresa sirvan para la consecución de empleo de calidad y condiciones laborales óptimas dentro de su plantilla y de las empresas subcontratistas periféricas.

Salud y libertad.


Teoria Marxista

enlaceClasicos