Teoría marxista

La huelga general del lunes 26 fue secundada masivamente. Los delegados de la asamblea del domingo se habían distribuido por la madrugada para preparar grupos de piquetes en las principales fábricas de la ciudad. Al grito de "¡Cerrad por nuestros hermanos de Melilla!" los trabajadores secundaban la huelga. Una vez más, el papel más activo en los piquetes corrió a cargo de las mujeres. El paro se extendió como la pólvora desde los suburbios hasta el centro. A media mañana toda la economía catalana estaba paralizada. Muchos empresarios, por miedo a los obreros, decidieron directamente cerrar sus negocios lo que añadió más amplitud a la protesta. Los pequeños comercios, unos por miedo a los piquetes, otros por simpatía a los motivos de la huelga, cerraron sus puertas. El gobierno trató de proteger el servicio de tranvías, un sector clave para la vida económica de la ciudad, sin embargo tras varios enfrentamientos entre la Guardia Civil y los manifestantes tuvieron que desistir de su empeño.

Hace cien años, del 26 al 31 de julio de 1909, se produjo en Barcelona la, denominada por la burguesía, "Semana Trágica". La historia oficial relata una insurrección anarquista motivada por la guerra en Marruecos que derivó en el incendio y saqueo de decenas de iglesias y conventos y en la profanación de tumbas. Sin embargo, los círculos obreros de la época la llamaron "Revolución de julio" e incluso "Semana Gloriosa". Los acontecimientos de aquellos días, producidos al calor del desastre colonial de 1898 y del impacto que entre los obreros causó la revolución rusa de 1905, demostraron el potencial revolucionario del proletariado catalán, siendo un anticipo de la revolución del 19 del julio de 1936.

El conflicto laboral de los trabajadores de la fábrica de armas  puesta en pié por la Junta de Gobierno del Real Señorío de Molina de Aragón (Guadalajara) para abastecer de fusiles a las tropas nacionales en su lucha contra el invasor napoleónico, no puede interpretarse como un suceso aislado en el contexto de la inestabilidad causada por la Guerra de la Independencia, sino que debe catalogarse entre el tipo de  incidentes (protestas, huelgas, motines) a que dio pie la tensión laboral que se produjo en la Real Fábrica de Paños de Guadalajara durante el siglo XVIII, y en menor medida en la de Brihuega.

La política de colaboración de clases, que en los momentos decisivos de la revolución se convierte en una trampa para las masas, tiene también otras consecuencias perniciosas. Si los cuadros comunistas no son educados en una política de independencia de clase, antes o después, se verán obligados a vestir ante los trabajadores a sus enemigos reales como potenciales aliados, justificando una política que, al margen de bienintencionados propósitos, perjudica los intereses del conjunto de la clase obrera y de la lucha por el socialismo.

Para dar una cobertura ideológica a la estrategia de colaboración de clases con la burguesía, en septiembre de 1975 se celebraría la II Conferencia Nacional del Partido Comunista que aprobó por unanimidad su Manifiesto Programa. Por si hubiera alguna duda de las intenciones de la dirección, Santiago Carrillo lo aclaró en su informe político: "En la España de hoy el comunismo no amenaza a nadie. Nuestro Partido no pretende establecer un Gobierno comunista. Estamos convencidos de que un día, en el futuro, el pueblo español votará para que los comunistas encabecen la formación de un Gobierno. Pero pretender tal cosa hoy sería totalmente irreal."

A 30 años de la firma de la Constitución

Cuando se cumple el 30º aniversario de la Constitución española, el Partido Comunista de España, que con tanta vehemencia defendió su ratificación, atraviesa uno de los momentos políticos más bajos de su historia. Atenazado por una profunda crisis de militancia, con una escasa implantación en los sindicatos y una pérdida formidable de influencia en el movimiento juvenil y vecinal, y afectada por unos resultados electorales mediocres, que amenazan a su marca electoral (IU) con convertirla en una fuerza extraparlamentaria, el PCE se encuentra en una encrucijada histórica.

Teoria Marxista

enlaceClasicos