Medioambiente

Pocos ponen en cuestión el hecho de que la humanidad se enfrenta a una crisis ambiental sin precedentes. Los datos son muy clarificadores en este sentido: la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera se ha disparado desde comienzos del siglo pasado...

La expresión “medio ambiente” fue citada 89 veces por Xi Jinping en su informe al 19° Congreso del Partido "Comunista" Chino, incluso más que la palabra "economía". Se han enviado equipos de investigación del gobierno central a las provincias para verificar el progreso de las medidas acordadas contra la contaminación, y diversos informes señalan que más de 12.000 funcionarios y 18.000 empresas han sido imputados por esta causa.

Tanto el Protocolo de Río, como posteriormente el de Kioto o el de París, plantean medidas capitalistas para frenar el cambio climático, poniendo como prioridad número uno no la defensa del medioambiente sino evitar, en todo momento, cualquier medida que pueda afectar al comercio mundial, es decir, al libre mercado entre capitalistas. Y, ¿cuál es el resultado tras más de cuatro décadas?

Una sociedad que no cuida su medio ambiente es una sociedad que no piensa en los seres que viven en él. Si no tomamos consciencia de que el momento presente es la semilla del resultado futuro, éste puede ser incinerado pero no por máquinas sino por las decisiones aberrantes que tomamos ahora.

El pasado 1 de junio Donald Trump anunció en la Casa Blanca la salida de los Estados Unidos de América del Acuerdo de París. La noticia no debería extrañar, la administración estadounidense no está más que cumpliendo su programa electoral de masivas bajadas de impuestos a los ricos y eliminación de todo tipo de regulaciones laborales, financieras o medioambientales.

 

La propaganda capitalista ha trabajado a toda máquina para vendernos la Cumbre del Clima de París, que terminó el pasado 12 de diciembre, como un avance histórico que pone los cimientos para frenar el calentamiento global provocado por la emisión de gases de efecto invernadero como consecuencia de la actividad industrial. 
El optimismo con el que se abordó esta cumbre, la vigésimo primera realizada, radicaba en la participación de 195 países, la práctica totalidad, incluyendo a China y Estados Unidos, los mayores emisores de CO2 a la atmósfera con el 25,3% y el 14,4% del total, respectivamente.


Desde hace décadas científicos y organizaciones medioambientales de todo el mundo advierten del cambio climático que se está produciendo en nuestro planeta, con consecuencias devastadoras para la supervivencia de las especies, incluyendo la humana.

REVISTA MARXISMO HOY

cabecera MH 01

Teoria Marxista

enlaceClasicos