El 17 de mayo, día internacional contra la LGTBIfobia, los y las estudiantes lo celebramos como se merece: reivindicando la lucha de miles de personas que antes que nosotros y nosotras tuvieron que ponerse en pie para luchar contra este sistema que no les dejaba ser quienes eran. Este año hemos celebramos el 41 aniversario de la primera manifestación gay en el Estado español. El 26 de junio de 1977, alrededor de 4.000 personas alzaron sus voces en Barcelona por los derechos de la comunidad LGTBI+. Aquel grupo de personas pagó su valentía sufriendo una salvaje represión policial. Pero no fue en vano, abrieron un importante camino que seguimos construyendo hoy.

A pesar de estar finalizando la segunda década del siglo XXI, la lucha por los derechos de la comunidad LGTBI+ sigue siendo imprescindible. Las agresiones contra nuestro colectivo aumentan de forma dramática. Más del 80% de los menores y adolescentes trans piensa en suicidarse, y más del 40% lo intenta. Es la consecuencia directa de la situación a la que les empuja este sistema, que no sólo perpetúa la discriminación de todas aquellas personas que no nos identificamos con su modelo heteropatriarcal, sino que la alimenta. Una prueba de ello es la designación de la jueza María Elósegui como representante española en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, una “señora” que considera la homosexualidad y la transexualidad como “patologías”.

Por eso el 17-M el Sindicato de Estudiantes y Libres y Combativas realizamos, a lo largo y ancho de todo el Estado, acciones en institutos y facultades: repartos de hojas, debates en asambleas y otras actividades, también paralizamos las clases para alzar nuestra voz, visibilizar esta situación de opresión y  defender nuestro derecho a la plena libertad sexual. Desde Asturias, Euskal Herria, Catalunya, el País Valencià, hasta Salamanca, Sevilla, Granada o Málaga, donde además, por la tarde, realizamos una concentración en el centro de la ciudad con más de 300 personas.

Nuestra lucha se siente hermana de la movilización de las mujeres, de las luchas de la clase trabajadora contra la explotación y de todos los movimientos sociales. Por ello, reivindicamos un movimiento LGTBI+ de combate y anticapitalista, cuyo objetivo sea construir una nueva sociedad en la que todos y todas podamos vivir libres sea cual sea nuestra identidad y orientación sexual.


REVISTA MARXISMO HOY

cabecera MH 01