La Ejecutiva Estatal del Sindicato de Estudiantes quiere manifestar las razones por las que nuestra organización, desde el primer día, se opuso a la LOCE —una de las leyes más reaccionarias que ha aprobado la derecha y que significa un enorme retroceLa Ejecutiva Estatal del Sindicato de Estudiantes quiere manifestar las razones por las que nuestra organización, desde el primer día, se opuso a la LOCE —una de las leyes más reaccionarias que ha aprobado la derecha y que significa un enorme retroceso para la enseñanza pública—, las mismas por las que seguimos exigiendo su derogación al próximo gobierno.

1.- El Sindicato de Estudiantes ha denunciado la LOCE porque supone:

· Una mayor segregación en la enseñanza pública. El establecimiento de itinerarios académicos basados en el criterio del rendimiento escolar desde edades muy tempranas no significa más que condenar al fracaso escolar precisamente a los sectores con mayores dificultades académicas y sociales.

· Una criba para el acceso a la enseñanza superior (universidad y ciclos formativos de grado superior) a través de la imposición de la Prueba General de Bachillerato o reválida al terminar el bachillerato. Sin aprobar la reválida, los estudiantes, no tendremos nuestro título de bachillerato aún habiendo aprobado los dos años de bachillerato.

· Una mayor privatización de la enseñanza pública. La tan cacareada “gratuidad” de la enseñanza en el tramo educativo 3-6 años (no obligatorio), por parte del PP, no esconde más que un trasvase del dinero de los bolsillos de las familias a los de los empresarios de la enseñanza privada-concertada, que como en otros terrenos sólo piensan en hacer un negocio de lo que es un derecho universal: la educación. La gratuidad de la enseñanza tiene que pasar por la oferta gratuita de plazas desde los 0 años en la red pública. Y no es esto lo que contempla la LOCE.

· Una vuelta al adoctrinamiento religioso en las aulas. La imposición de la religión o su alternativa, el “hecho religioso”, como asignatura obligatoria y evaluable es una muestra clara de que la LOCE ha sido hecha siguiendo los dictados, entre otros, de la jerarquía de la Iglesia católica.

· Un recorte en los derechos democráticos y en la participación de la comunidad educativa. Con la LOCE los consejos escolares de los institutos no podrán elegir a su director ya que estos serán designados por la Administración.

2.- Precisamente por esto, queremos señalar que nos parece positivo que determinadas Comunidades Autónomas, como Catalunya o Canarias, hayan anunciado ya la paralización de la aplicación de la LOCE para el próximo curso. Medidas que se corresponden con el sentir mayoritario de la comunidad educativa y con todos aquellos que hemos estado denunciando esta ley y luchando contra su aprobación. No podemos olvidar que la LOCE, al igual que la LOU, son leyes impuestas por la derecha contra la mayoría de la comunidad educativa.

Por eso, pensamos que el PSOE tiene que dejar claro que una de las primeras medidas que tomará una vez formado gobierno será la derogación de esta ley. Éste ha sido el compromiso de José Luis Rodríguez Zapatero durante la última campaña electoral y, lo más importante, en los momentos en que los estudiantes (y el resto de la comunidad educativa) salimos masivamente a la calle, con varias huelgas generales, para rechazar esta ley reaccionaria y denunciar las agresiones del PP a la enseñanza pública. Si el gobierno de Zapatero hace esto, tendrá a la inmensa mayoría de la población de su lado, estudiantes, padres y madres, profesores, en definitiva, a las familias trabajadoras que quieren una enseñanza pública y de calidad para sus hijos.

3.- La derogación de la LOCE tiene que ir ligada al incremento drástico de los presupuestos para la enseñanza pública. Por eso, pensamos que es fundamental un plan de choque de inversión en la enseñanza pública, garantizando oferta pública gratuita de los 0 a los 18 años, terminar ya con las subvenciones a los empresarios de la enseñanza privada, reducir el número de alumnos por aula, incrementar las plantillas de profesores, mejorar las infraestructuras de los centros, aumentar el dinero destinado a becas y el número de becarios. Además, hay que terminar con cualquier tipo de selectividad en el acceso a la enseñanza superior, que los derechos democráticos lleguen a los centros de estudio.

De esta manera conseguiremos una educación pública, laica, democrática y gratuita para la inmensa mayoría de la sociedad. Ahora, más que nunca existen las condiciones para hacerlo. La izquierda tiene mayoría absoluta en el parlamento y a la juventud y los trabajadores movilizados y de su lado frente a aquellos que quieren convertir la educación en un privilegio y un negocio.

Ejecutiva Estatal del

Sindicato de Estudiantes

En Madrid, a 30 de marzo de 2004


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas