MENASA es una empresa del sector del metal, ubicada en la cuenca asturiana del Nalón, cuyos trabajadores se encuentran en huelga desde hace varios días, reivindicando la actualización de sus salarios, y reclamando garantías de futuro para sus puestosMENASA es una empresa del sector del metal, ubicada en la cuenca asturiana del Nalón, cuyos trabajadores se encuentran en huelga desde hace varios días, reivindicando la actualización de sus salarios, y reclamando garantías de futuro para sus puestos de trabajo. En una comarca tan devastada industrialmente ésta, cada puesto de trabajo que se pierde significa un nuevo golpe para el conjunto de la clase obrera.

Entrevistamos a Adolfo, miembro del Comité de Empresa por CCOO.

El Militante.— Cuéntanos como comienza el conflicto.

Adolfo.— Los problemas vienen ya de atrás. El 20 de diciembre de 2002 llega el día de cobrar la paga extra y el empresario nos dice que no hay dinero. Ese mismo día ya lo retuvimos dentro de la empresa hasta que se comprometió a pagarnos el día 27. Pero, sorpresivamente, el día 23 presenta en la Consejería un expediente de despido para 40 compañeros y una regulación de empleo de dos meses, con el 70% del salario.

Ante esto, los sindicatos y los trabajadores aceptamos la regulación para tener tiempo de estudiar el expediente de despidos. Sin embargo al terminar, nuevamente nos dice que no tiene un duro y que hay que ir a una nueva regulación, esta vez por tres meses. Lo que buscaba eran subvenciones públicas, y gracias a nuestro respaldo consigue del gobierno regional dos millones de euros.

Lo que hace es poner al día los salarios, pues desde febrero estábamos cobrando entre el 40% y el 50% del sueldo, pero cuando llega agosto se descuelga diciendo que no va a aplicar el incremento salarial acordado en el convenio colectivo porque otra vez no tiene dinero.

Claro, la gente se mosquea, se cabrea y ahora vamos a pelear no sólo por la subida, también para garantizar los puestos de trabajo, algo que creemos que es bastante importante porque el empresario nos chantajea, diciéndonos que si queremos cerrar la empresa sigamos adelante con la huelga.

Por eso ahora queremos que los sindicatos presionen al gobierno regional para rastrear esos dos millones de euros que se le dieron. Porque, para recibir ese dinero, él presentó un plan de viabilidad que no ha cumplido. Aquí no se ha invertido ni en un solo tornillo.

EM.— ¿Tenéis elaborado un calendario de movilizaciones?

A.— Bueno, hoy tenemos una reunión con el empresario de la que no esperamos nada. Entonces a partir de mañana iriamos a una estrategia que no estrangule económicamente a los trabajadores, que trabajemos al menos algunos días de cada mes para sostener lo que son los gastos de una familia. La semana pasada hicimos dos días de huelga y esta semana cinco. Es decir, hay que ir viéndolo. Lo que está claro es que tenemos que salir de la empresa., habrá que ir al Ayuntamiento, manifestarnos aquí, en Oviedo, que nos reciba la alcaldesa, etc.

banneringles

banner

banner

banner

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas