¿Qué objetivos buscaba el PP en la cumbre de Barcelona? A continuación comentamos sólo algunos de los puntos centrales —por razones de espacio— que se han aprobado como "declaraciones de intenciones" de cara a 2010 y que desarrollan los acuerdos de la anterior cumbre de Lisboa.

1.– Acercarnos a la productividad de Estados Unidos; creación del mercado interior europeo; mayor integración de las economías europeas; liberalización de las eléctricas, transportes, telecomunicaciones etc., y abrirlos a la competencia.

Tras la liberalización se oculta la lucha abierta de los monopolios ligados al capital financiero por los mercados europeos que, en última instancia, no lleva a un aumento de la competencia, sino a una concentración mayor de los capitales. Todos quieren su pedazo de tarta del pastel del vecino. A este respecto, la burguesía española y su gobierno, encabezan en estupidez al resto de los gobiernos europeos (como Italia o Gran Bretaña), al creer que Europa es como Latinoamérica y que podrán conseguir suculentos negocios fuera de España. Los enormes beneficios de los últimos años han hecho aún más arrogantes a esta panda de parásitos. Los monopolios alemanes y franceses, apoyados por sus respectivos estados, no sólo los echarán de todos los sitios, sino que acabarán copando el mercado español.

Por otra parte, Francia y Alemania no están dispuestas a que estos sectores estratégicos caigan en manos extranjeras, además tras la bancarrota de Enron, los cortes eléctricos en California, Brasil o España, estas burguesías prefieren mantener a estos sectores estratégicos que son el motor de la actividad económica y de sus beneficios fuera de la anarquía que su propio sistema genera. Según el bufete de López Rodó, en un análisis publicado en Actualidad Económica (15-3-02): "La apertura del mercado eléctrico germano es absolutamente falsa. Alemania ha aprobado una ley con la que formalmente ha adoptado mecanismos de liberalización, pero la realidad es otra y en la actualidad existe una maraña de empresas públicas con posiciones de dominio que hace imposible la entrada de competidores (...) la convivencia de grandes empresas públicas —casos francés o alemán— con otras empresas privadas —caso español—, convierte a estas últimas en un suculento bocado para las primeras. Sólo basta echar un vistazo a las adquisiciones en los últimos años de EdF, empresa pública francesa: London Electricity (100%) y Eastern en el Reino Unido; SPE (49%) en Bélgica, EnBW (34%) en Alemania; ESTAC (20%) en Austria; Graninge (36%) en Suecia; Montedison (20%) e ISE (30%) en Italia; TEJO (10%) en Portugal; e Hidrocantábrico (35%), a través de EnBW, en España".

2.– Mejora de la Educación; guarderías para facilitar el acceso de la mujer al mercado laboral ; "formación más sensible a las necesidades de las empresas."

No serán el PP y Aznar los que den ejemplo con esto al resto de los países europeos. España está a la cola europea en gasto educativo por alumno y en formación de los trabajadores. Veamos algunos datos publicados en Expansión (26/03/01): "Según el resultado de una encuesta elaborada por la Comisión Europea sobre el uso de la formación continua entre 2000 y 2001, España se encuentra en las últimas posiciones del ranking europeo, sólo por delante de Portugal.

"La consulta realizada entre 35.000 compañías, subraya el bajo índice formativo de las empresas españolas. Sólo un 36% declara prestar algún tipo de curso entre sus trabajadores, frente al 96% en Dinamarca. En general todos los países del norte de Europa superan de media el 80%, un proceso consolidado en los últimos diez años. Bruselas destaca el escaso avance logrado en los últimos años en España. En siete años, el porcentaje de empresas que declaran ofrecer cursos de formación entre sus empleados ha crecido nueve puntos porcentuales, mientras que en Holanda el incremento ha sido de más de 30 puntos y en Bélgica de 24 puntos"

En cuanto a "una formación más sensible a las necesidades de las empresas", Aznar ya lo está plasmando mediante la Ley de Calidad y los recortes de los presupuestos educativos, que nutrirán bien a las empresas de jóvenes con baja cualificación para trabajar de peones en ETTs, que es lo único que necesitan en abundancia.

Respecto a lo de permitir la incorporación de la mujer al mercado laboral, a la ya falta crónica de guarderías para las familias trabajadoras, hay que sumar lo propuesto en el documento sobre bases de la Ley de Calidad, con el retroceso que supone que la enseñanza infantil de 0 a 3 años tenga solo "carácter asistencial" y que además podrá ser impartida por personal no cualificado.

3.– Retrasar la edad de jubilación en cinco años antes de 2010; facilitar la movilidad de los trabajadores; reforma de las prestaciones por desempleo; aumentar la tasa de actividad; flexibilizar el mercado laboral; estimular la búsqueda de empleo por parte de los parados; reforma del Inem; pleno empleo para el 2010 y movilidad geográfica.

La burguesía española es débil y por eso hace años que ha renunciado a competir en el extranjero basándose en la tecnología, su inversión en I+D es la más baja de toda Europa. A lo que no ha renunciado es a ganar exprimiendo a los trabajadores españoles lo que no ganan en el mercado mundial. El pasado 14 de marzo Cinco Días justificaba y daba consejos al gobierno: "El actual sistema de prestaciones favorece que el parado rechace las ofertas de empleo que recibe, porque le resulta con frecuencia más rentable permanecer en paro que ponerse a trabajar. Garantizar una parte de la prestación cuando el trabajo esté mal pagado, sobre todo para mayores de 45 años, puede ser una medida eficaz. Sobre todo si se complementa con otras, como la intensificación de los cursos de formación y readaptación profesional". Esta gentuza burguesa, con sus beneficios y sueldos millonarios, no tiene vergüenza, el 45% de los parados no recibe ninguna prestación, de ellos más de 200.000 son parados de larga duración, con cargas familiares y no tienen ningún subsidio. Todo esto pese a que el Inem cuenta con un superávit de 3.000 millones de euros (que el gobierno utiliza para cuadrar los presupuestos).

En definitiva, son planes de ataques a los trabajadores, barnizados con falsas promesas, como la de alcanzar el "pleno empleo". Su problema es que pese a su demagogia, los trabajadores y los jóvenes entienden perfectamente qué hay tras estas reuniones y así lo han puesto de manifiesto en las calles de Bruselas, Génova y el mes pasado en Barcelona.


Teoria Marxista

enlaceClasicos