El pasado 10 de marzo, Máximo Caturla, secretario autonómico de Educación en Valencia (además de presidente del Real Club de Regatas de Alicante y consejero delegado de Ciegsa, la empresa responsable de la construcción de los institutos valencianos)El pasado 10 de marzo, Máximo Caturla, secretario autonómico de Educación en Valencia (además de presidente del Real Club de Regatas de Alicante y consejero delegado de Ciegsa, la empresa responsable de la construcción de los institutos valencianos) fue “víctima de amenazas”.

Los estudiantes de Valencia le amenazamos con continuar las movilizaciones tras las Fallas y Semana Santa si no daba una respuesta satisfactoria a las reivindicaciones que planteamos con la huelga y la manifestación del día 10. El gobierno del PP, que tanto dice defender los intereses de los valencianos, tiene a miles de jóvenes valencianos estudiando en barracones, sin calefacción, con masificación, falta de profesores, con cortes de luz, etc. Todo esto podría parecer una exageración, pero lo cierto es que todas estas deficiencias están bastante generalizadas y lo raro es encontrar un instituto donde no exista alguno de estos problemas. Incluso los institutos nuevos (como el Nº 4 de Torrente) se inauguran ya con deficiencias.

Este Máximo Caradura se atreve a hacer el papel de víctima cuando él es el responsable de la situación límite a la que han llegado los institutos del País Valenciano. Practican el Robin Hood pero al revés: cada año el presupuesto destinado a los institutos públicos valencianos es menor, mientras los empresarios de colegios privados se siguen llenando los bolsillos en concepto de subvenciones, que en total llegan a sumar más que el presupuesto para los institutos públicos. Además tienen la desfachatez de decir que “están haciendo unas inversiones nunca vistas en la historia de España” y se les llena la boca diciendo que se han construido 445 centros nuevos en Valencia desde 1995, cuando “sólo está acabado el 57,12 por ciento de los centros que la empresa Construcciones e Infraestructuras Educativas de la Generalitat (Ciegsa) se había comprometido a construir o adecuar” (El Levante, 17/3/05). Está visto que en la Consellería tienen serias dificultades para contar manifestantes, institutos y euros.

Las movilizaciones que han protagonizado institutos como el Lluís Vives, Cabanyal, Montserrat, San Vicent Ferrer, Riba-Roja, Nº 4 de Torrente, etc. demuestran que no se trata de un problema aislado o de unos pocos institutos sino de una situación general. Por eso las movilizaciones no se limitan a los IES mencionados. Hemos formado Comités de Huelga en todos los institutos para organizar la lucha y extenderla a otros centros, hemos hecho asambleas, pancartas para colgar en el instituto, abriendo una caja de resistencia para financiar la lucha y poniéndonos en contacto con padres y profesores para que también participen ya que ellos también padecen estas condiciones.

Precisamente han sido también muchos profesores y AMPAs los que han impulsado y participado en esta lucha y algunos acudieron a la manifestación junto con más de 5.000 estudiantes, por lo que la convocatoria de una huelga general en abril de toda la comunidad educativa convocada por los sindicatos progresistas de profesores y la FAPA sería un rotundo éxito que el gobierno del PP en la Generalitat no podría pasar por alto.

En la reunión del próximo día 7 de abril con Caturla escucharemos qué medidas concretas piensa tomar la Generalitat para solucionar todas éstas deficiencias y si lo único que tienen que ofrecernos son más largas y mentiras, estudiantes, padres y profesores rápidamente convertiremos esas “amenazas” en hechos.

Leticia Vioque

Coordinadora del Sindicat d’Estudiants del País Valencià


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas