Elecciones europeas. Avance contundente de la extrema derecha y debacle de la izquierda del sistema
A 80 años del Desembarco de Normandía. El mito de la derrota del nazismo por las fuerzas angloamericanas
Sumar hace aguas, pero Yolanda Díaz se queda en el Gobierno ¡Faltaría más!
El genocidio sionista en Gaza y la cuestión nacional palestina
¿Reconocimiento del Estado palestino? Un nuevo brindis al sol del Gobierno PSOE-Sumar
Guerras imperialistas, genocidio y totalitarismo. ¡Es el momento de unirte a los comunistas revolucionarios!
V. I. Lenin (1924-2024). Retrato de un revolucionario
Centenario de Lenin. Los artículos, tesis, manifiestos y trabajos teóricos del líder bolchevique en 1917
Más de 300 personas en la inauguración del Espacio Rosa Luxemburgo
Documento de perspectivas mundiales aprobado en el III congreso de Izquierda Revolucionaria Internacional
Lucha con los comunistas revolucionarios ¡Organízate en Izquierda Revolucionaria!

banner

banner

210406 13
210406 13


¡La lucha del metal marca el camino!

La plantilla de Cymi –una subcontrata de Dragados– ha obtenido una grandísima victoria frente a esta multinacional. Sin duda, la lucha ejemplar del metal de Cádiz ha jugado un papel de primer orden de cara a conseguirlo.

Los 220 trabajadores y trabajadoras, una vez desconvocada la huelga del metal por la burocracia de CCOO y UGT tras firmar un nefasto preacuerdo, se negaron a entrar a trabajar y mantuvieron la huelga para denunciar que cobraban 300-400 euros por debajo del convenio y que Cymi se negaba a pagar lo que les correspondía.

La organización de los trabajadores más explotados y la lucha que han llevado a cabo durante estos días se ha materializado en el acuerdo alcanzado entre CGT –en representación de la plantilla, ya que no hay comité de empresa– y Cymi: ¡han arrancado una subida salarial de 400 euros brutos para todos los trabajadores! Un buen ejemplo de lo que puede hacer la clase trabajadora cuando se organiza y lucha, incluso aunque no tengan representación sindical.

Esto es, sin duda, el fruto de la rebelión obrera en Cádiz y de la determinación de los compañeros de Cymi de no dar ni un paso atrás en sus condiciones laborales. Este es el camino. ¡No a los preacuerdos de migajas, sí a la lucha obrera y a un sindicalismo de combate, de clase y asambleario!


banneringles

banner

banner

banner

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas