Primera derrota de Milei. La “ley Ómnibus” retirada, pero los ataques continúan
La impostura de PSOE y Sumar ante el genocidio sionista
Más de 300 personas en la inauguración del Espacio Rosa Luxemburgo
V. I. Lenin (1924-2024). Retrato de un revolucionario
Genocidio en Gaza: el pueblo palestino solo puede contar con la solidaridad internacionalista
Centenario de Lenin. Los artículos, tesis, manifiestos y trabajos teóricos del líder bolchevique en 1917
Guerra en Ucrania. Washington se enfrenta a una derrota sin precedentes
Documento de perspectivas mundiales aprobado en el III congreso de Izquierda Revolucionaria Internacional
¿Por qué Izquierda Revolucionaria?
III Congreso de Izquierda Revolucionaria Internacional. Hoy más que nunca, ¡socialismo o barbarie!
210406 13
210406 13

banner


El pasado 24 de junio, coincidiendo con la manifestación del Orgullo Vallekano y poco tiempo después de las elecciones del 28M, la Comunidad de Madrid daba comienzo a las obras en la Línea 1 del metro. Una de las principales líneas de la capital que conecta a los distritos de Villa de Vallecas y Puente de Vallecas con el centro y norte de Madrid así como con otras líneas de metro y estaciones de RENFE. Estamos hablando del segundo barrio más poblado de la ciudad de Madrid, con una población de más de 300.000 personas de las cuales decenas de miles si no cientos, utilizan diariamente este medio de transporte principalmente para acudir a sus centros de estudio o a sus puestos de trabajo. El tramo afectado por las obras es precisamente el que recorre desde el histórico barrio obrero hasta la estación de Sol.

Por un transporte público de calidad  y unas condiciones dignas para los trabajadores de las obras del metro

Por supuesto que nadie está en contra de que se hagan obras de mejora en el metro, pero el problema es que la alternativa de transporte público mientras estas duran es una broma de mal gusto.

Hemos tenido que ver cómo los autobuses habilitados para reemplazar el servicio de metro iban hasta la bandera desde la cabecera, no pudiendo incluir a los viajeros de paradas posteriores. Autobuses que no paran en la boca de metro de Congosto, cuyos vecinos están tardando casi 1 hora para llegar a Puente de Vallecas, trayecto que con el metro en funcionamiento rondaba los 10/15 minutos.

Otro importante punto del gran “éxito”, como lo calificaba Borja Carabante, el delegado de Urbanismo, Medio Ambiente y Movilidad del PP de este proyecto, es la ausencia de un servicio que pueda acercar a los vecinos del barrio a Sol ya que el Servicio Especial de autobuses solo llega hasta Atocha.

Las casualidades y los "éxitos" no acaban aquí. El mismo día en el que Carabante afirmaba que “en apenas 10 días” se reabriría la línea 1, nos encontramos con que un trabajador ha sufrido un brutal accidente en el que ha perdido por cercenamiento medio pie. ¿No tendrá esto que ver con las deplorables condiciones de trabajo a las que están sometiendo a los trabajadores, para cumplir con unos plazos imposibles de realizar por la falta de presupuesto y de personal? ¿Hasta dónde puede llegar el profundo desprecio de la derecha por nuestra clase y por nuestros barrios?

Como no podía ser de otra manera ni Carabante, ni nadie, han sabido decir la fecha exacta de la reapertura, ya que seguramente dependa de los resultados de presionar a los trabajadores de las subcontratas hasta la extenuación y el accidente laboral.

La sed de venganza de la derecha contra quienes luchamos

Podría considerarse como una simple coincidencia que se incomunique Vallekas inmediatamente tras las elecciones del 28M, a unos distritos que históricamente se han opuesto a la derecha y donde la izquierda siempre ha cosechado buenos resultados. También que además se inicien en el mismo día de la celebración de la manifestación del Orgullo Vallekano. Pero todos conocemos sobradamente el profundo desprecio de la derecha por las luchas de la clase trabajadora y los barrios que habita, aquellos a los que VOX denominó en su día como “estercoleros multiculturales”, para después presentarse en la Plaza Roja de Vallecas durante la campaña electoral de las elecciones del 4M con la única finalidad de provocar. La respuesta  fue ejemplar por parte de la juventud y de la clase trabajadora que ese día fueron a plantarles cara y a dejarles muy claro que el antifascismo sigue muy arraigado en este barrio.

Librería"
La situación de incomunicación y abandono que vivimos en Vallekas contrasta con la multitud de servicios que disfrutan los que viven en las zonas de Goya o Núñez de Balboa. 

También podríamos hablar de los confinamientos clasistas que hubo durante la pandemia, donde las zonas más afectadas eran otra vez, aquellas con menor renta y donde de nuevo hubo una respuesta contundente por parte de la gente que salió por miles a manifestarse. O de cómo los distritos de Puente de Vallecas y Villa de Vallecas son las zonas de la capital con menor esperanza de vida y con un enorme detrimento de los servicios públicos, hecho que sigue profundizando la grave brecha histórica entre los distritos del sureste y el noroeste.

A ninguna persona en su sano juicio se le pasa por la cabeza que la situación de incomunicación y abandono que vivimos en Vallekas pudiese replicarse en las zonas de Goya o Núñez de Balboa y no sólo nos referimos al transporte público. Las montañas de basura acumuladas en nuestro barrio este verano por el recorte del servicio durante el periodo estival tampoco le han rozado un pelo a las avenidas donde viven los cayetanos. ¡Qué casualidad!

No se trata sólo de Vallecas o de la Línea 1. Este castigo y abandono es lo que ocurre en todos los barrios obreros de Madrid. Carabanchel, Usera, Villaverde y muchos más vivimos una degradación espeluznante de nuestras calles. Lo que estamos sufriendo es el resarcimiento de la derecha y de los capitalistas contra todos los sectores de la clase trabajadora que nos oponemos y resistimos a este sistema y que se ve reflejado en la progresiva destrucción de la sanidad, la educación, los transportes, del planeta y en definitiva de nuestras condiciones de existencia como clase y como especie. Hace falta unir las fuerzas de todos los que sufrimos estos ataques. No sólo en Vallekas, sino en todos los barrios obreros de la ciudad, unificar las luchas y convocar una huelga general que reúna a todos los servicios públicos para asestar un golpe mortal a la derecha y aquellos poderes que representan mediante la lucha y la movilización.

Desde Izquierda Revolucionaria animamos a todos los vecinos y vecinas a salir a las calles el próximo 30 de septiembre a las 19h desde la parada de metro – Alto del Arenal -  para denunciar esta situación a la que se nos está sometiendo y exigir recursos económicos, soluciones y un trato digno para nuestro barrio.

¡Basta de castigar a los barrios obreros! ¡Por un transporte público de calidad! ¡Por unas condiciones dignas para nuestros barrios!


banner

banner

banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas