Elecciones europeas. Avance contundente de la extrema derecha y debacle de la izquierda del sistema
A 80 años del Desembarco de Normandía. El mito de la derrota del nazismo por las fuerzas angloamericanas
Sumar hace aguas, pero Yolanda Díaz se queda en el Gobierno ¡Faltaría más!
El genocidio sionista en Gaza y la cuestión nacional palestina
¿Reconocimiento del Estado palestino? Un nuevo brindis al sol del Gobierno PSOE-Sumar
Guerras imperialistas, genocidio y totalitarismo. ¡Es el momento de unirte a los comunistas revolucionarios!
V. I. Lenin (1924-2024). Retrato de un revolucionario
Centenario de Lenin. Los artículos, tesis, manifiestos y trabajos teóricos del líder bolchevique en 1917
Más de 300 personas en la inauguración del Espacio Rosa Luxemburgo
Documento de perspectivas mundiales aprobado en el III congreso de Izquierda Revolucionaria Internacional
Lucha con los comunistas revolucionarios ¡Organízate en Izquierda Revolucionaria!

banner

banner

210406 13
210406 13


Pincha aquí para descargar el panfleto de denuncia

El 8 de diciembre el buque Toconao, de la armadora Maersk, perdía seis contenedores de su carga frente a la costa portuguesa. Uno de ellos transportaba 26 toneladas de pellets, pequeñas bolitas de resina de unos cinco milímetros de diámetro que se utilizan  para fabricar productos de plástico.

Las imágenes de playas plagadas de este material, muy difícil de recoger por su tamaño, de los animales muertos que empiezan a aparecer, de los cientos de voluntarios con escasos medios realizando tareas de limpieza y, sobre todo, la ocultación durante semanas por parte de la Xunta del PP de esta nueva catástrofe medioambiental están reviviendo la trágica experiencia del Prestige hace ahora veintiún años.

El 13 de diciembre un particular daba la primera voz de alarma tras encontrarse sacos enteros y pellets sueltos en una playa de Riveira (A Coruña). Desde entonces, ¡hace ya un mes!, y ante la dejadez, inacción e incompetencia tanto del PP en la Xunta como del PSOE en el Gobierno estatal, quien tiene las competencias sobre el mar, este material se ha extendido por toda la costa gallega, ha llegado a Asturias y Cantabria y, según el CSIC, previsiblemente lo haga por todo el litoral cantábrico.

Además, desde la primera llamada de aviso al 112, que a su vez trasladó la información a Salvamento Marítimo, hasta el 5 de enero, en que la Xunta activó el Plan Territorial de Continxencias por Contaminación Mariña Accidental (CAMGAL) y tan solo en nivel de Emergencia 1 (previsto para “episodios de contaminación de pequeña gravedad y extensión”), se han dejado pasar varias semanas decisivas para poder haber frenado la gravedad y extensión del vertido.

Librería"
El 13 de diciembre un particular daba la primera voz de alarma tras encontrarse sacos enteros y pellets sueltos en una playa de Riveira (A Coruña). La Xunta del PP ha ocultado esta nueva catástrofe medioambiental revive la experiencia del Prestige. 

Basta de palabras, ¡recursos ya!

Algunos ayuntamientos recibieron avisos de la pérdida de carga a partir del 13 para encomendarles las tareas de limpieza, sin información de ningún tipo de riesgo ni dotación de medios. Muchos otros aún no han recibido nada. Tampoco se avisó a pescadores ni mariscadoras. Semanas de ocultación de información en las que la fauna marina está comiendo este material contaminante, acumulando toxinas que entrarán a formar parte de la cadena alimentaria, porque nos los vamos a comer. 

La chulería del PP es tal que además de negar por activa y por pasiva el potencial tóxico y peligroso de este material, a pesar del amplio consenso científico sobre su carácter contaminante —hasta la ONU califica de “crisis mundial” sus efectos tóxicos —, aún le quedan ganas de arremeter contra la ola de voluntarios y voluntarias que limpian playas pidiéndoles “andar con cuidado” y “un poco de orden”. 

A pocas semanas de las elecciones gallegas el cruce de acusaciones entre el PP y PSOE  es constante, pero lo cierto es que el Gobierno de Pedro Sánchez, habiendo reconocido que alertaron a la Xunta el 20 de diciembre, tampoco ha tomado ninguna medida efectiva. Escudarse en que hasta el 9 de enero el PP de Alfonso Rueda se negara a activar el grado de alerta 2 —lo que permitiría movilizar recursos del Gobierno estatal— es sencillamente lavarse las manos y dejar en la estacada a centenares de miles de trabajadores, pescadores, mariscadoras y demás población, que una vez más sufriremos en nuestra piel las consecuencias.

La experiencia del Prestige fue clara: solo con una masiva movilización social vamos a conseguir los recursos que necesitamos urgentemente. Por eso el domingo 21 de enero todos y todas tenemos una cita en la manifestación de Santiago, a las 12h. en la Alameda. ¡Nunca Máis!

 

----------------------------------------------------------------------------

Unha vertedura de pellets asolaga as praias galegas 

Ocultación e manipulación marca PP

O domingo 21 todos e todas á manifestación en Santiago, ás 12h na Alameda

O 8 de decembro o buque Toconao, da armadora Maersk, perdía seis contedores da súa carga fronte á costa portuguesa. Un deles transportaba 26 toneladas de pellets, pequenas boliñas de resina duns cinco milímetros de diámetro que se utilizan para fabricar produtos de plástico.

As imaxes de praias infestadas deste material, moi difícil de recoller polo seu tamaño, dos animais mortos que empezan a aparecer, dos centos de voluntarios con escasos medios realizando tarefas de limpeza e, sobre todo, a ocultación durante semanas por parte da Xunta do PP desta mova catástrofe ambiental están a revivir a tráxica experiencia do Prestige hai agora vinte e un anos.

O 13 de decembro un particular daba a primeira voz de alarma tras atoparse sacos enteiros e pellets soltos nunha praia de Ribeira (A Coruña). Desde entón, hai xa un mes!, e ante o deixamento, inacción e incompetencia tanto do PP na Xunta coma do PSOE no Goberno estatal, quen ten as competencias sobre o mar, este material estendeuse por toda a costa galega, chegou a Asturias e Cantabria e, segundo o CSIC, previsiblemente o faga a todo o litoral cantábrico.

Ademais, desde a primeira chamada de aviso ó 112, que á súa vez trasladou a información a Salvamento Marítimo, ata o 5 de xaneiro, en que a Xunta activou o Plan Territorial de Continxencias por Contaminación Mariña Accidental (CAMGAL) e tan só en nivel de Emerxencia 1 (previsto para “episodios de contaminación de pequena gravidade e extensión”), deixáronse pasar varias semanas decisivas para poder frear a gravidade e extensión da vertedura.

Basta de palabras, recursos xa!

Algúns concellos recibiron avisos da perda de carga a partir do 13 de decembro para encomendarlles as tarefas de limpeza, sen información de ningún tipo de risco nin dotación de medios. Moitos outros aínda non recibiron nada. Tampouco se avisou a pescadores nin mariscadoras. Semanas de ocultación de información nas que a fauna mariña está a comer este material contaminante, acumulando toxinas que entrarán a formar parte da cadea alimentaria, polo que acabaremos coméndoo nós.

A chulería do PP é tal que, ademais de negar por activa e por pasiva o potencial tóxico e perigoso deste material, a pesar do amplo consenso científico sobre o seu carácter contaminante —ata a ONU cualifica de “crise mundial” os seus efectos tóxicos —, aínda lle quedan ganas de arremeter contra a onda de voluntarios e voluntarias que limpan praias pedíndolles “andar con coidado” e “un pouco de orde”. 

A poucas semanas das eleccións galegas, o cruzamento de acusacións entre o PP e PSOE  é constante, pero o certo é que o Goberno de Pedro Sánchez, recoñecendo que alertaron á Xunta o 20 de decembro, tampouco tomou ningunha medida efectiva. Escudarse en que ata o 9 de xaneiro o PP de Alfonso Rueda se negase a activar o grao de alerta 2 —o que permitiría mobilizar recursos do Goberno estatal— é sinxelamente lavarse as mans e deixar na estacada a centenares de milleiros de traballadores, pescadores, mariscadoras e demais poboación, que unha vez máis sufriremos na nosa pel as consecuencias.

A experiencia do Prestige foi clara: só cunha masiva mobilización social imos conseguir os recursos que necesitamos urxentemente. Por iso, o vindeiro domingo 21 de xaneiro todos e todas temos unha cita na manifestación de Santiago, ás 12h. na Alameda. ¡Nunca Máis!


banneringles

banner

banner

banner

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas