En 2016 se cumplen ni más ni menos que 40 años desde que iniciamos la publicación de EL MILITANTE, el periódico de Izquierda Revolucionaria, y otros 30 años desde que el Sindicato de Estudiantes encabezara las grandes movilizaciones estudiantiles del curso 1986/87.

En este largo tiempo hemos defendido el programa del marxismo entre la clase obrera y la juventud. Durante la clandestinidad, en la lucha contra la dictadura franquista, los trabajadores y jóvenes que comenzamos la publicación de EL MILITANTE (que en aquellos años se llamaba Nuevo Claridad), lo hicimos levantando la bandera de la revolución socialista: la clase obrera no sólo tenía la fuerza para barrer la dictadura y la monarquía de Juan Carlos, podía tomar el poder en sus manos. El combate heroico de los trabajadores y los jóvenes de todos los territorios y naciones del Estado español fue traicionado por los dirigentes socialdemócratas y estalinistas, que prefirieron pactar con la burguesía y los herederos políticos del franquismo. Así fue como se urdió la llamada Transición.

A pesar de todas las adversidades, jamás abandonamos la lucha por construir las fuerzas de la izquierda revolucionaria. Y lo hemos hecho sin ningún sectarismo: interviniendo en las organizaciones y en los movimientos de masas, y siendo fieles a las ideas y a los métodos de Marx, Engels, Lenin, Trotsky y Rosa Luxemburgo.

En 1985, los jóvenes activistas de EL MILITANTE construimos el Sindicato de Estudiantes. Un años más tarde, exactamente en diciembre de 1986, el Sindicato de Estudiantes encabezó la mayor rebelión de la juventud contra un gobierno del PSOE, en este caso presidido por Felipe González. Desde diciembre de 1986 a febrero de 1987, convocamos numerosas huelgas generales, manifestaciones de masas y ocupaciones de institutos, en las que participaron millones de estudiantes. Finalmente derrotamos al gobierno y logramos grandes conquistas: la gratuidad de la enseñanza secundaria, becas para que los jóvenes de familias obreras pudieran estudiar gratuitamente en la universidad, la construcción de cerca de mil institutos en todo el Estado, el derecho a huelga para los estudiantes…

Fue una gran victoria, y desde entonces el Sindicato de Estudiantes ha estado presente en todos los acontecimientos significativos de la lucha de clases: en defensa de la enseñanza pública, contra las guerras imperialistas, por el derecho a decidir, en las huelgas generales de los trabajadores, en el 15-M, y siendo la vanguardia de la Marea Verde, en la lucha contra la LOMCE y las reválidas franquistas.

Nuestras ideas han sido puestas a prueba, en la teoría y en los acontecimientos. También hemos batallado en el frente ideológico, desarrollando la Fundación Federico Engels, la principal editorial de literatura marxista en lengua castellana. Y nuestra intervención sistemática y tenaz en el movimiento obrero está dando frutos importantes, entre los que cabe destacar la creación de GanemosCCOO.

Por supuesto que hemos cometido errores, de los que sacamos lecciones valiosas para el futuro, y somos muy conscientes de que aún queda un largo camino para la organización revolucionaria que los trabajadores y la juventud necesitamos. Pero el presente del capitalismo nos obliga a perseverar en esta tarea. La vida de millones de personas ha sido golpeada por una crisis económica devastadora, y los acontecimientos vividos han sido una gran escuela: la conciencia se ha transformando impulsando la lucha de clases en todo el mundo.

Desde el Sindicato de Estudiantes e Izquierda Revolucionaria estamos convencidos de que sólo a través de un programa socialista, que rompa con la lógica del sistema, crearemos las condiciones para la justicia social y la auténtica democracia.

Celebramos nuestro aniversario con mucha confianza en el futuro. Como dijo el poeta, es la hora de tomar partido hasta mancharse.

¡Construye con nosotros Izquierda Revolucionaria y el Sindicato de Estudiantes!

Hoy más que nunca, ¡es la hora de la organización y la lucha!


Teoria Marxista

enlaceClasicos