El pasado 7 de febrero la Coordinadora Sindical Estatal (CSE), formada por CCOO, UGT y USO, convocó a todos los trabajadores de AENA a manifestarse el 26 de febrero en Madrid contra la privatización. Aunque los meses previos la Coordinadora había confundido a los trabajadores con mensajes contradictorios, sin un claro calendario de lucha, y el desánimo había empezado a extenderse; esta vez la convocatoria, realizada con casi 3 semanas de antelación, fue un revulsivo ya que conectaba con la necesidad de dar una respuesta clara sentida por muchos trabajadores. En Valencia, el lunes 21 de febrero, los trabajadores nos reunimos en asamblea, expresamos nuestras opiniones y aprobamos, por unanimidad, la siguiente resolución:
“1.- Apoyamos firmemente la manifestación estatal del próximo sábado 26 de febrero (…). Este tiene que ser el primer paso de un proceso de movilizaciones.
2.- Pensamos que las asambleas participativas y las movilizaciones son y van a seguir siendo necesarias para organizarnos y actuar (...). La fuerza para la negociación depende principalmente de la capacidad de movilización de los trabajadores. (…)
3.- Pensamos que la CSE debe marcar a los trabajadores un calendario concreto de acciones coordinadas estratégicamente a nivel estatal; acciones como interrupciones de trabajo de una o más horas, repartos de hojas explicativas de la privatización de aeropuertos a los usuarios en la terminal, huelgas, manifestaciones, etc., que deriven en una huelga de 24h.
4.- Pensamos que la CSE debe establecer fechas concretas para realizar asambleas previas a las acciones (…)
5.- Pensamos que la CSE debe empezar a organizarse con otros sectores, empezando por sectores públicos del transporte que también están siendo privatizados. Debe organizarse con los trabajadores y sus representantes del metro y autobuses de las ciudades más importantes, con los de RENFE y otros sectores importantes del transporte”.

Los dirigentes sindicales tienen que preparar ya la huelga de 24 horas

El sábado 26, 6.000 trabajadores de todos los centros acudimos a manifestarnos en Madrid, en una clara demostración de fuerza. También se realizaron manifestaciones en Canarias y Baleares secundadas ampliamente por los trabajadores. Durante más de dos horas y media, en el recorrido de la manifestación, Madrid estuvo inundada de consignas contra la privatización, expresadas por gente que no quiere ver sus derechos pisoteados.
Ahora, los trabajadores de AENA somos más conscientes de nuestras propias fuerzas, sabemos que la defensa de nuestros puestos de trabajo va a ser larga y dura. Se ha anunciado públicamente paros y movilizaciones que podrían afectar a la Semana Santa. Creemos que es necesario que se convoque un calendario de paros y movilizaciones que tengan el referente en una huelga de 24 horas de todos los sectores de AENA, incluyendo subcontratas, y con el objetivo de paralizar todos los aeropuertos y vuelos.
Sabemos que el gobierno impondrá unos servicios mínimos abusivos para intentar que la huelga fracase. La única forma de luchar contra ellos es denunciarlo públicamente, basarse en las asambleas de trabajadores, transmitirles confianza, y organizar una intensa campaña, de aquí a Semana Santa, para ganar a la opinión pública, hacer asambleas en otras empresas (especialmente públicas), explicar los efectos nocivos de la privatización para todos los trabajadores. En el mismo sentido, pensamos que hay que buscar la extensión del conflicto a otros sectores del transporte público, y del sector público en general, afectados por la privatización. Es el caso, en el País Valenciano, de Ferrocarrils de la Generalitat y la EMT valenciana (que están en lucha por este motivo). De esta forma, en un determinado momento, podríamos conseguir la confianza suficiente, la unidad suficiente, basada en las asambleas, para superar el problema de servicios mínimos abusivos.


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas