Hace una semana recibimos la noticia de que en el orden del día del pasado miércoles 8 de mayo el Consejo de Gobierno de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), se estaba planteando la posibilidad del cese de la adscripción del Centro de Estudios Superiores (CES) Felipe II a la misma universidad. Esto hubiera supuesto la más que probable compra del centro por parte de empresas privadas y el consiguiente deterioro de las condiciones de los trabajadores y los estudiantes, al  que le suele ir unido la privatización de servicios públicos, como es la educación. Además de esto, la universidad plantea para el curso que viene la extinción de los planes de estudios allí existentes, por lo que supondría un cierre progresivo del centro.

Este suceso despertó una impresionante reacción entre los estudiantes y los trabajadores, que al ver peligrar la continuidad de sus puestos de trabajo y del propio centro de estudios se han movilizado muy rápidamente, puesto que la noticia le llego a la Federación de Enseñanza de UGT (FETE-UGT) a través de una carta y sin ningún tipo de aviso previo. Ante esta situación, se produjo una gran agitación en la comunidad educativa que pronto se pusieron a difundir la noticia entre los estudiantes y los trabajadores, así como informar de la posibilidad del cierre del CES Felipe II a la población de Aranjuez, donde está situado.

Finalmente la universidad dio marcha atrás en su decisión y ha garantizado momentáneamente la adscripción del centro a la UCM pero no ha garantizado su continuidad, dado que hoy 13 de mayo se decide en el Consejo de Gobierno si se ofertarán las plazas de las titulaciones que allí se imparten para el curso 2013-2014. El CES Felipe II da plazas a alrededor de 2.000 estudiantes y trabajan en él cerca de 200 personas, la eliminación de sus ofertas de plazas supondría un nuevo a ataque a la enseñanza pública y a las condiciones de los trabajadores que desarrollan en él su labor.

Por todo esto, desde el Sindicato de Estudiantes nos oponemos de una manera clara y firme al cierre del CES Felipe II y exigimos tanto a la UCM, el Ayuntamiento de Aranjuez y la Comunidad de Madrid que se garanticen tanto las plazas de los estudios que allí se ofertan, como los puestos de los trabajadores. De esta misma manera, instamos a las direcciones sindicales de UGT, CCOO y SETES; a la convocatoria de una huelga general indefinida en la comunidad educativa del CES Felipe II hasta que se garanticen los puestos de trabajo y la continuidad del CES Felipe II.

Esta propuesta la lanzamos tomando como ejemplo la lucha de los trabajadores de limpieza de Clece de la misma universidad, que en una semana de huelga consiguieron que la empresa diera marcha atrás en sus planteamientos de reducirles los salarios un 20%. Este es el único camino para garantizar la continuidad del CES Felipe II y no ceder tanto a los recortes que vienen desde rectorado como a los chantajes de la empresa, en el caso de Clece.

Este nuevo ataque contra la educación pública no responde más que a la lógica que entiende tanto el rectorado como el gobierno del PP, que con la excusa del no hay dinero, pretenden entregar a manos privadas la enseñanza, la sanidad y el resto de servicios públicos, para que sean un lujo del que pueda gozar una pequeña minoría que se lo puedan permitir. Los estudiantes y los trabajadores no estamos de acuerdo con esta lógica del sistema capitalista que condena a la pobreza a millones de personas. Mientras vemos como se desahucian a cientos de personas cada día, por otro lado observamos como se rescatan bancos que imponen cláusulas hipotecarias abusivas, estafan a través de las preferentes y dan pensiones multimillonarias a sus directivos cuando se jubilan.

La comunidad educativa hemos demostrado que tenemos la fuerza y las ganas de luchar apoyando masivamente la huelga de estudiantes, profesores, madres y padres del pasado 9 de mayo, en el que conseguimos aplazar la aprobación de la LOMCE. Por ello instamos a las direcciones sindicales de CCOO, UGT, SETES, CGT… A la convocatoria de un calendario de movilizaciones contundente para que se devuelvan los 4.000 millones de € que se le han robado a la escuela pública, se readmitan a los 80.000 docentes despedidos este curso y se elimine el aumento de un 66% en las tasas universitarias, facilitando así la entrada en la universidad a los hijos de los trabajadores.

POR UNA UNIVERSIDAD PÚBLICA Y DE CALIDAD


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas