El Militante.- La crisis de salud mental es una verdadera lacra social que está afectando muy especialmente a la juventud. Exigir los recursos necesarios para hacerle frente fue uno de los motivos de la convocatoria de huelga del 27 de octubre del Sindicato de Estudiantes. ¿Qué valoración hacéis?

Celia del Barrio.- Se constató no solo que la juventud es consciente de que la degradación de nuestra salud mental es un producto directo del sistema capitalista, sino que hay una clara voluntad de luchar contra él a pesar de las condiciones tan duras que vivimos diariamente. Esta huelga y las más de 30 manifestaciones con miles y miles de jóvenes en todo el Estado han sido enormemente útiles como vía de expresión de la rabia acumulada en estos últimos años de crisis y pandemia. Pero, sobre todo, porque hemos señalado que la organización y la lucha colectiva es el camino. Sabemos que no se trata de una cuestión individual.

Al contrario, esta epidemia de enfermedades mentales está totalmente relacionada con la degradación de nuestras condiciones de vida, de estudio y laborales, con la falta de expectativas de futuro… La tasa de paro juvenil es del 38% y de los que trabajan, el 75% gana menos del SMI. Un tercio de quienes tenemos entre 20 y 29 años está en riesgo de pobreza...

Y esta ultraderechista de Ayuso, que nunca ha dado un palo al agua, se atrevió a criminalizarnos diciendo que nos falta “cultura del esfuerzo”. Trata de enfrentarnos con nuestros padres, madres y abuelos. Pero no engaña a nadie. Nuestra lucha no se libra entre generaciones, sino entre clases.

Nuestra clase, la gente trabajadora, y los capitalistas, los empresarios y banqueros que nos explotan y nos llevan a la barbarie. El 27 de octubre salimos a las calles también para exigir que se reviertan los recortes en educación, sanidad, pensiones y en el conjunto de los servicios públicos.

EM.- Al igual que está ocurriendo con la sanidad, estáis denunciando la destrucción que sufre la educación pública. La Comunidad de Madrid, con los recortes, las políticas clasistas y privatizadoras de Ayuso se encuentra a la cabeza. ¿Cómo os afecta? ¿Qué proponéis para enfrentarlo?

CdB.- Nos encontramos todo tipo de situaciones rocambolescas, como no poder cursar las asignaturas matriculadas por falta de profesores, tener clases de tres horas o más sin descansos de ningún tipo, masificación de aulas, falta de medios materiales o, como decía antes, ver a diario casos de trastornos de salud mental y autolesiones sin que nuestros centros tengan los recursos para poder responder.

A la vez que Díaz Ayuso y su consejero de Educación despiden a un millar de profesores, recortan 33.000 plazas de FP en la pública o las ayudas para comedores escolares son más que escasas, regalan 43 millones de euros para becar a familias ricas en centros de élite. Embisten a la pública y se sienten impunes para gobernar, sin disimulo, a favor de los grandes empresarios. La Consejería de Educación acaba de regalar suelo público para construir dos centros concertados en distritos donde este curso se han cerrado 35 aulas públicas. Y luego nos hablarán de “libertad de elección” de centro a las familias. La única libertad que defiende Ayuso es la que permite a la educación privada y privada-concertada amasar cada curso más y más dinero.

La única forma de ponerle freno y expulsar a Ayuso del Gobierno de Madrid es con la movilización masiva y contundente. Y eso, ahora mismo, pasa por unificar las luchas y convocar una huelga general en la CAM contra sus políticas criminales y en defensa de la sanidad, la educación y todos los servicios públicos. Ha quedado claro que a nuestra clase no le falta voluntad de lucha.


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas