La desconvocatoria de la huelga de profesores valencianos del 17 de diciembre y el inicio de las negociaciones con la Conselleria todavía no han tenido ningún resultado satisfactorio. Los hechos nos están dando la razón a los profesores frente a nuestra dirección: la desconvocatoria de la huelga fue un error que, lejos de ayudar a la negociación, ha despojado al movimiento de su arma más poderosa para luchar y también para negociar.
La desconvocatoria de la huelga de profesores valencianos del 17 de diciembre y el inicio de las negociaciones con la Conselleria todavía no han tenido ningún resultado satisfactorio. Los hechos nos están dando la razón a los profesores frente a nuestra dirección: la desconvocatoria de la huelga fue un error que, lejos de ayudar a la negociación, ha despojado al movimiento de su arma más poderosa para luchar y también para negociar.

La Conselleria está toreando a la Plataforma por la Educación Pública en las mesas de negociación, continuando con su actitud prepotente y negándose a hacer la más mínima concesión. El conseller y la secretaria autonómica de Educación han afirmado que la Orden de Educación para la Ciudadanía (EpC) en inglés se mantiene a pesar de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia, que invalida la presencia del profesor de inglés en el aula. Además, la sacrosanta unidad de la Plataforma, que fue utilizada como pretexto para desconvocar la huelga fue destrozada de un plumazo por la Conselleria, que se las ha apañado para negociar por separado con cada sector.
El descontento del profesorado y el cabreo con sus direcciones ha hecho que el STEPV se vea obligado a convocar asambleas, (eso sí comarcales, no se les vaya a ir de las manos) en las que han intentado centrar el tema en los puntos de la negociación. Pero los profesores que hemos asistido hemos exigido explicaciones por la desconvocatoria y hemos denunciado el tipo de sindicalismo que se está haciendo. Ahora el STEPV se lamenta y derrama lágrimas porque no se le hace caso en las negociaciones. ¿Acaso no estaba claro desde el principio que la Conselleria no había hecho ni iba a hacer ninguna concesión?

Los profesores sacan conclusiones

Las conclusiones que están sacando muchos trabajadores docentes quedan muy bien explicadas en el manifiesto firmado por el Claustro de profesores del IES Pare Arques de Cocentaina, del que merece la pena citar algunos párrafos: "... no entendemos cómo nuestros representantes nos pueden escamotear una jornada de huelga que el gobierno se merece con creces (...) por qué son nuestros sindicatos los que ponen freno a nuestras reivindicaciones que han recibido el apoyo de un amplio sector de la sociedad (...) por qué nuestros sindicatos aceptan las condiciones que la Conselleria ofrece a última hora con la intención más que clara de no dejar tiempo a la discusión interna que ha de producirse en cualquier proceso democrático (...) por qué se nos convoca a asambleas donde se nos deja hablar, pero nunca decidir nada y se nos informa de cosas que después, sistemáticamente, se incumplen (huelga la primera semana de diciembre, no desconvocatoria de la huelga a menos que se retirara la orden de Ciudadanía...) (...) por qué nuestros sindicatos se arriesgan a enfadar, molestar, desmoralizar, desanimar, languidecer toda la fuerza que está surgiendo en los entramados de la enseñanza pública (...) Queremos que reconsideren si la respuesta correcta es siempre dar una salida digna a un Conseller que, sólo unas horas después de conseguir la desmovilización, se jacta públicamente de continuar en el cargo y de que la orden de la Ciudadanía continúa en vigor (...) Queremos dejar claro nuestro desagrado y que los problemas de la enseñanza pública son tantos y tan grandes que no vamos a dejar de vigilar, a unos y a otros." También los profesores del IES Pere d'Esplugues de La Pobla Llarga, han firmado otro manifiesto con las mismas ideas y en el que se "emplaza al mundo educativo valenciano a continuar con las acciones reivindicativas que hagan falta, incluida la huelga aplazada".
Ahora el siguiente paso debe ser presionar a nuestros dirigentes sindicales para organizar asambleas generales donde debatir lo que está pasando y decidir nuevas medidas de acción, poniendo fecha ya a una huelga general educativa que demuestre al Conseller que podrá manejar a nuestros dirigentes, pero no a los trabajadores que sufrimos el caótico día a día de la educación pública valenciana.

banneringles

banner

banner

banner

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas