La consellería de Educación de la Xunta del PP ha suprimido el antiguo Curso de Aptitud Pedagógica (CAP). Ahora, para poder ejercer la docencia es obligatorio tener previamente el nuevo Master Docente. Este master es tres veces más caro que el antiguo CAP. Además, mientras que el CAP no tenía límite de plazas, el Master Docente tiene 20 plazas para un total de 150 licenciados de humanidades al año en Compostela. La enseñanza es la principal salida laboral para los licenciados en Historia. El precio, las pocas plazas ofertadas y la nota que por tanto se exigirá para poder cursarlo (en torno al sobresaliente) tiene como consecuencia bloquear el acceso al mercado laboral para la inmensa mayoría de los estudiantes de la facultad.
La burguesía pretende recortar masivamente el gasto público en la universidad. Con ese objetivo aprobaron el Plan Bolonia, que busca limitar enormemente el acceso a la universidad.
El Sindicato de Estudantes convocó una asamblea en la facultad de Historia, donde se aprobó la propuesta de huelga para el 23 de marzo. Ésta fue un rotundo éxito. Absolutamente todas las aulas de la facultad quedaron vacías, algo que no ocurría desde hacía años.
Desde las 8:30 de la mañana, medio centenar de estudiantes organizamos piquetes militantes en la entrada, que reflejaron el ambiente combativo entre el sector más luchador de la facultad. Al mediodía, 200 estudiantes -un tercio de los que asisten a clase- marchamos hasta el parlamento de Galicia donde hicimos entrega de las firmas de protesta recogidas. Una vez finalizada la manifestación volvimos a la facultad y tras una reunión de balance se retomaron los piquetes que duraron  hasta las ocho de la tarde.
La policía, en un acto sin precedentes, identificó dentro de la universidad a varios estudiantes. Exigimos la inmediata intervención del decano de la facultad y el rector de la universidad repudiando este atropello. Cualquier sanción será respondida de forma inmediata.

Continuar y extender el conflicto

El 6 de abril está convocada una nueva asamblea para decidir el plan a seguir. Hemos propuesto extender de forma inmediata la huelga a las otras cuatro facultades de humanidades, afectadas por la implantación del nuevo CAP. Para preparar esta segunda huelga proponemos que los estudiantes de historia realicen un pasaclases por todas las aulas de las otras cuatro facultades, convocando a los alumnos a una asamblea general conjunta de las cinco facultades, en las que se vote la fecha de una nueva huelga. Proponemos además, que el día de la huelga los estudiantes marchemos en manifestación hasta la Consellería de Educación y exigiremos ser recibidos por el conselleiro, para dejar clara nuestra reivindicación fundamental: no al Master Docente, por un Curso de Adaptación Pedagógico totalmente gratuito y sin límite de plazas.La consellería de Educación de la Xunta del PP ha suprimido el antiguo Curso de Aptitud Pedagógica (CAP). Ahora, para poder ejercer la docencia es obligatorio tener previamente el nuevo Master Docente. Este master es tres veces más caro que el antiguo CAP. Además, mientras que el CAP no tenía límite de plazas, el Master Docente tiene 20 plazas para un total de 150 licenciados de humanidades al año en Compostela. La enseñanza es la principal salida laboral para los licenciados en Historia. El precio, las pocas plazas ofertadas y la nota que por tanto se exigirá para poder cursarlo (en torno al sobresaliente) tiene como consecuencia bloquear el acceso al mercado laboral para la inmensa mayoría de los estudiantes de la facultad.

La burguesía pretende recortar masivamente el gasto público en la universidad. Con ese objetivo aprobaron el Plan Bolonia, que busca limitar enormemente el acceso a la universidad.
El Sindicato de Estudantes convocó una asamblea en la facultad de Historia, donde se aprobó la propuesta de huelga para el 23 de marzo. Ésta fue un rotundo éxito. Absolutamente todas las aulas de la facultad quedaron vacías, algo que no ocurría desde hacía años.
Desde las 8:30 de la mañana, medio centenar de estudiantes organizamos piquetes militantes en la entrada, que reflejaron el ambiente combativo entre el sector más luchador de la facultad. Al mediodía, 200 estudiantes -un tercio de los que asisten a clase- marchamos hasta el parlamento de Galicia donde hicimos entrega de las firmas de protesta recogidas. Una vez finalizada la manifestación volvimos a la facultad y tras una reunión de balance se retomaron los piquetes que duraron  hasta las ocho de la tarde.
La policía, en un acto sin precedentes, identificó dentro de la universidad a varios estudiantes. Exigimos la inmediata intervención del decano de la facultad y el rector de la universidad repudiando este atropello. Cualquier sanción será respondida de forma inmediata.

Continuar y extender
el conflicto

El 6 de abril está convocada una nueva asamblea para decidir el plan a seguir. Hemos propuesto extender de forma inmediata la huelga a las otras cuatro facultades de humanidades, afectadas por la implantación del nuevo CAP. Para preparar esta segunda huelga proponemos que los estudiantes de historia realicen un pasaclases por todas las aulas de las otras cuatro facultades, convocando a los alumnos a una asamblea general conjunta de las cinco facultades, en las que se vote la fecha de una nueva huelga. Proponemos además, que el día de la huelga los estudiantes marchemos en manifestación hasta la Consellería de Educación y exigiremos ser recibidos por el conselleiro, para dejar clara nuestra reivindicación fundamental: no al Master Docente, por un Curso de Adaptación Pedagógico totalmente gratuito y sin límite de plazas.

banner

banner

banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas