Los estudiantes de Trabajo Social de Gijón desde marzo estamos organizándonos ante la grave situación abierta con motivo de la extición de nuestra diplomatura. Por un lado, carecemos de información concreta sobre los requisitos que nos exigirán a los estudiantes ya matriculados en el proceso de adaptación del nuevo Grado, y por otro lado, nos encontramos ante la extinción de la Diplomatura, desapareciendo progresivamente la docencia curso por curso hasta 2013, lo que nos obliga en la práctica a ir matriculándonos por adelantado de todas las asignaturas de cada curso y, por supuesto hay que aprobarlas, si no estamos obligados a pasarnos al Grado. Se puede imaginar la presión económica y psicológica que esto significa para los estudiantes, mayoritariamente hijos de trabajadores.
Los estudiantes de Trabajo Social de Gijón desde marzo estamos organizándonos ante la grave situación abierta con motivo de la extición de nuestra diplomatura. Por un lado, carecemos de información concreta sobre los requisitos que nos exigirán a los estudiantes ya matriculados en el proceso de adaptación del nuevo Grado, y por otro lado, nos encontramos ante la extinción de la Diplomatura, desapareciendo progresivamente la docencia curso por curso hasta 2013, lo que nos obliga en la práctica a ir matriculándonos por adelantado de todas las asignaturas de cada curso y, por supuesto hay que aprobarlas, si no estamos obligados a pasarnos al Grado. Se puede imaginar la presión económica y psicológica que esto significa para los estudiantes, mayoritariamente hijos de trabajadores.
Tampoco contamos con un plan de financiación detallado y tenemos dudas sobre qué pasará con las asignaturas de prácticas que necesiten profesor de supervisión si nos retiran la docencia. Tampoco los profesores tienen asegurado que continuarán dando clases en el Grado, ya que la Universidad impone ciertos criterios y requisitos que dificultan esta posibilidad.
Tras analizar lo que se nos viene encima en una asamblea masiva donde participaron más de 110 alumnos y algunos profesores creamos, con la ayuda del Sindicato de Estudiantes al que pertenezco, un Comité de Lucha donde vamos dándole forma a la protesta y cuyas decisiones son siempre votadas en las asambleas por todos los participantes. Tras Semana Santa hicimos una concentración en las puertas de la Laboral, con 120 asistentes y donde se recogieron más de 200 euros de apoyo a la lucha, que dejan claro el entusiasmo y la confianza que se ha puesto en esta lucha, para que luego digan que los jóvenes de ahora "ya no nos movemos".
También fuimos a las puertas del VIII Congreso Estatal de Trabajo Social con nuestras consignas y pancarta, la alcaldesa de Gijón, Paz Felgueroso, entró y salió por otra puerta para ni siquiera enfrentarse a nosotros delante de la prensa. Ahora, hemos comenzado una campaña de recogida de firmas y llevamos cerca de 900 en menos de una semana. Esto nos sirve para explicar al resto de estudiantes, profesores y trabajadores nuestra problemática y extender la lucha. Queremos ir dando pasos adelante buscando la unidad con otros estudiantes (como, por ejemplo, los compañeros de Arte Dramático en la Laboral) que sufren otros problemas.
De momento hemos aprobado las siguientes reivindicaciones:
· Información detallada por escrito de cómo se realizará la extinción y sobre la adaptación al nuevo Grado.
· Garantizar la docencia para todos los cursos hasta la extinción en 2013.
· Plan de financiación acorde a las necesidades de los estudiantes.
· Nada de recortes en la Diplomatura durante estos años, tenemos derecho a acabarla como la empezamos.
El 19 de abril el concejal de Cultura y Educación del Ayuntamiento de Gijón se reunió con nosotros para escuchar nuestras críticas y el 20 de abril realizamos una concentración frente al Edificio Histórico de la Universidad en Oviedo con una asistencia de 50 compañeros. Hicimos tanto ruido que el Rector y la Vicerrectora  tuvieron que reunirse con nosotros. Aún nos queda mucho por delante, tenemos muchas preguntas sin responder por parte de la Universidad y del Ayuntamiento, pero aún nos quedan muchas fuerzas para seguir luchando.
¡Lucharemos por hacernos oír!

banneringles

banner

banner

banner

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas