Junto con los trabajadores, los jóvenes del Estado español y los de todo el mundo, sufrimos duros ataques contra nuestros derechos y nuestro futuro. Quienes los promueven son precisamente los responsables de la actual crisis: los grandes capitalistas, los banqueros y los gobiernos que se pliegan a sus dictados traicionando las aspiraciones y los intereses de la mayoría de la población. En los últimos años se ha desatado una importante campaña de desprestigio y criminalización de la juventud, en la que se nos acusa de ser unos vagos y unos consentidos que no queremos ni estudiar, ni trabajar, los famosos “ni-nis”. Mentiras y más mentiras que ocultan la realidad del presente que se nos impone. Nada se dice de los 50.000 no admitidos en FP este curso, del endurecimiento e imposición de la selectividad a los estudiantes de Bachillerato y FP de grado superior, del incremento de un 30% del precio de las matrículas universitarias y del intento de penalizarnos con hasta 15 veces su precio por la repetición de una asignatura. Con estos datos encima de la mesa ¿Cómo se puede decir que los jóvenes no queremos estudiar? Lo que sucede es que no nos dejan.
Con las posibilidades de trabajar sucede exactamente lo mismo. Con una tasa de desempleo juvenil cercana al 50% —actualmente son más de 900.000 los jóvenes desempleados—, los contratos basura, la precariedad y los salarios miserables son la única alternativa que nos ofrecen. La tasa de temporalidad laboral entre la juventud en el Estado español es de las más altas de la UE; un 47,17% para los menores de 29 años, y en el caso de los menores de 25 el porcentaje asciende escandalosamente al 65% (Encuesta de Población Activa del tercer trimestre de 2010).
Pero los jóvenes no nos resignamos a convertirnos en víctimas del paro y de los recortes educativos. Los jóvenes estamos dispuestos a luchar por nuestro futuro. Siempre hemos estado en primera línea de la movilización: contra la guerra imperialista, en las huelgas generales convocadas en estos últimos años, en defensa de los derechos democráticos, contra las agresiones fascistas… La juventud siempre se ha manifestado contra las injusticias de este sistema, y hoy lo volvemos a ver en las magníficas movilizaciones de nuestros compañeros en Gran Bretaña, contra la brutal subida de las tasas académicas; en Italia, contra las contrarreformas educativas del gobierno Berlusconi; en Francia, contra la contrarreforma de las pensiones y por el empleo juvenil, o en la maravillosa revolución de Túnez y Egipto donde la juventud está teniendo un papel protagonista indiscutible.
Mientras lanzan todas estas mentiras contra nosotros lo único que nos ofrecen son recortes del gasto en la educación pública, en los medios materiales de nuestros institutos; hacen que el acceso a una vivienda digna esté vetado para toda una generación, a la vez que el ocio que nos ofrecen es embrutecedor, para luego cínicamente criminalizarnos por ello. Los jóvenes estudiantes de todo el Estado debemos decir ¡basta! Nosotros no somos los responsables de esta crisis y nos negamos a ser sus víctimas.

Todos a la lucha el 30 de marzo

Por todas estas razones, desde el Sindicato de Estudiantes llamamos a la movilización de todos los estudiantes y los jóvenes el miércoles 30 de marzo, a organizar una amplia y masiva jornada de protesta estudiantil y juvenil, con paros en los centros de estudio y manifestaciones en las ciudades y localidades de toda la geografía para dejar clara nuestra oposición a los ataques que sufrimos y defender nuestro futuro:
· Porque la crisis la han provocado los capitalistas, los grandes banqueros y especuladores, que se han lucrado con la burbuja inmobiliaria y bursátil gracias el apoyo y consentimiento de todos los gobiernos.
· Porque una vez que la crisis del sistema capitalista ha estallado, las medidas adoptadas sólo benefician a los más ricos y perjudican a la mayoría de la población. En el caso del Estado español, el gobierno de Zapatero, que fue aupado con el voto de millones de jóvenes y trabajadores, ha traicionado nuestras aspiraciones y se ha plegado a las exigencias de la banca, los grandes empresarios y los especuladores: ha reducido el salario a los empleados públicos, ha aprobado una contrarreforma laboral en beneficio de la patronal, ha entregado más de 150.000 millones a la banca mientras recorta el presupuesto a la sanidad y la educación pública.
· Porque los trabajadores y la juventud no ganamos nada con los recortes y los ataques aprobados. La actitud de los dirigentes de CCOO y UGT firmando un pacto con la patronal y el Gobierno por el cual se amplia la jubilación a los 67 años y se recortan las pensiones, es un aval a una política que va contra nuestros derechos e intereses, especialmente contra los jóvenes que de esta manera nunca alcanzaremos una jubilación digna. Los dirigentes de UGT y CCOO se equivocan si piensan que así van a evitar nuevos ataques. No, su debilidad invita a la agresión, y con su actitud chocan con las aspiraciones de la propia base de los sindicatos y del conjunto de la clase obrera y la juventud, que quiere luchar y movilizarse contra estas agresiones. Los líderes de CCOO y UGT deben rectificar urgentemente, dejar de hacer estas concesiones tan graves y respaldar el sentir de la mayoría.
La firma de este pacto nos deja a los jóvenes en una situación de total indefensión y exposición a continuos abusos en el terreno laboral. El pacto incluye además un supuesto plan de choque contra el paro juvenil, que crearía 100.000 puestos de trabajo, con contratos de un mínimo de duración de seis meses, que cubran entre el 50% y el 75% de la jornada habitual y en los que los empresarios estén exentos de cotizar a la seguridad social. En resumen, más precariedad y temporalidad para nosotros para seguir regalando a los empresarios mano de obra barata y sin derechos.
Por si esto fuera poco, en las últimas semanas hemos tenido que escuchar las recomendaciones de algunos ministros. Por ejemplo, la ministra de Economía, Elena Salgado, ha sugerido que irse fuera del país, concretamente a Alemania, “era una opción para los jóvenes desempleados” puesto que “puede ayudarnos a conocer nuevas realidades y a salir de la protección familiar”. Esa es la  única salida que nos proponen, ¡irnos a otro país!
· Porque sí hay una alternativa a los ataques del gobierno, y ésta pasa por aplicar medidas en beneficio de la juventud y los trabajadores:
a) En defensa de la enseñanza pública. Aumento drástico de los presupuestos para los centros de estudio. Ni discriminación ni imposición de la selectividad para la FP.
b) No a la selectividad económica y académica para entrar en la universidad. Basta de aumentar las tasas académicas y de endurecer las normas de permanencia y acceso en la universidad pública. No queremos que haya miles de no admitidos como ocurre todos los años. El dinero público para la universidad pública: ni un euro para las universidades y la enseñanza privada.
c) Por un puesto de trabajo digno al terminar los estudios. No a los contratos basura aprobados en el pacto firmado por el gobierno, la CEOE y los dirigentes de CCOO y UGT. Empleos dignos y bien pagados.
d) No al paro juvenil. Subsidio indefinido de 1.100 euros al mes para todos los parados hasta encontrar un empleo.
e) Basta de regalar dinero público a los banqueros, empresarios y especuladores. ¡Que se nacionalice la banca para emplear los recursos que generan los trabajadores en obras públicas, sanidad y educación, dando empleo a millones de parados!
Desde el Sindicato de Estudiantes llamamos a todos los compañeros de los centros de estudio a organizar Comités de Lucha para preparar la jornada de protesta del 30 de marzo, a convocar reuniones de delegados, realizar asambleas en todas las clases así como difundir la propaganda (descárgala en www.sindicatodeestudiantes.net) entre tus compañeros de clase, tus profesores y también a tus padres, para conseguir el apoyo de los trabajadores a una movilización en defensa de nuestro futuro. Ponte en contacto con el Sindicato de Estudiantes para organizar la movilización, para que vayamos a tu centro a realizar asambleas, y afíliate para así ser más fuertes.


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas