El 5 de octubre se celebraron las elecciones sindicales en Danosa en Fontanar (Guadalajara). La lista de Co.Bas arrasó, obteniendo un 70% de votos y cinco delegados, frente a uno de CCOO y otro de UGT. Estas ­elecciones han sido un ejemplo más del amplio respaldo y espacio que existe para las candidaturas que defienden un sindicalismo combativo, de clase y democrático. Entrevistamos a Felipe Palacios, nuevo presidente del comité de empresa por Co.Bas y militante de Izquierda Revolucionaria y Sindicalistas de Izquierda.

El Militante.- ¿Por qué presentasteis una candidatura alternativa?

Felipe Palacios.- Existía un descontento importante entre la plantilla por diferentes motivos. La forma en la que la empresa utilizaba las categorías profesionales y los complementos de antigüedad, más que ser un derecho lo aplicaba como recompensas individuales. También se sumaba al cabreo las múltiples sanciones arbitrarias de la empresa por tomar café, por fumar…

La pandemia marcó un antes y un después. Los días previos al confinamiento el comité demostró que no era capaz de hacer frente a la empresa. Esos días, el jefe daba asambleas a todos los trabajadores a la hora de la entrada para explicar que Danosa no podía parar la producción. Es decir, la empresa ponía sus beneficios por encima de nuestra salud y el comité ni siquiera contestaba.

Al volver del confinamiento ­Danosa presentó un ERTE totalmente inne­cesario. De hecho, iba a durar tres meses, pero se suspendió por la elevada carga de ­trabajo. Estos hechos fueron un punto de inflexión para que decidiésemos presentar una lista alternativa.

EM.- ¿Qué propuestas hicisteis durante la campaña electoral?

FP.- Teníamos claro que no nos presentamos para hacer lo mismo que el antiguo comité. Explicamos a la plantilla que nuestro modelo sindical pasaba por un sindicalismo democrático y combativo. Durante la campaña repartimos una hoja en la que proponíamos las reivindicaciones que vamos a exigir a la empresa para mejorar nuestras condiciones laborales.

Hemos insistido en la necesidad de devolver la voz a los trabajadores y trabajadoras. La decisión final sobre los temas fundamentales (calendario, turnos, etc.) tiene que ser de la plantilla. Además nos hemos comprometido a rendir cuentas de nuestra actividad explicando en el tablón para qué utilizamos las horas sindicales. Estas propuestas nos ayudaron a diferenciarnos.

EM.- ¿Por qué crees que la lista de Co.Bas arrasó?

FP.- La clave fue que recogimos el descontento de la plantilla por la política sindical de paz social en la empresa. Al final daban por bueno todo lo que planteaba la dirección sin que hubiera ningún elemento de crítica. Además, se justificaban culpando a los trabajadores de que no se podía hacer frente a la empresa porque la plantilla “no se mueve”.

Nuestra candidatura fue el cauce de expresión del descontento con el comité y hacia esos vicios del “sindicalismo” acomodado que ha abandonado la lucha, como cogerse las horas sindicales para cosas que no tienen nada que ver.

EM.- ¿Este será el primer paso para formar Co.Bas en Guadalajara?

FP.- Esta victoria ha sido un primer paso importante. Hay más delegados y trabajadores de otras empresas que están mirando al sindicalismo alternativo. Si conseguimos avances, Co.Bas se puede convertir en un punto de referencia. Especialmente tenemos que orientarnos al sector de la logística, donde trabajan casi 30.000 personas en Guadalajara.

La política de paz social solo ha beneficiado a la patronal, mientras que los trabajadores vemos a diario cómo perdemos derechos y nuestras condiciones de vida se degradan. Por eso es necesario más que nunca un sindicalismo combativo, de clase y democrático, como el que defendemos desde la plataforma Sindicalistas de Izquierda y desde Izquierda Revolucionaria. Estamos convencidos de que Co.Bas puede crecer significativamente en el próximo periodo en Guadalajara.


Teoria Marxista

enlaceClasicos