Unidos y organizados podremos ganar esta batalla por un convenio digno

Entra en la galería de fotos

Tras el éxito de las jornadas de huelga en el sector del metal en la provincia de Cádiz de los días 9 y 10 de noviembre, la huelga indefinida ha arrancado hoy, 16 de noviembre, con un seguimiento prácticamente total. Todas las grandes empresas del sector (Navantia, Airbus, Dragados Offshore, Alestis, Acerinox, etc.) y sus auxiliares y subcontratas paralizaron completamente su actividad. En las calles de los principales centros industriales de la provincia  los trabajadores y trabajadoras del sector expresamos nuestra indignación y nuestra rabia ante la insultante oferta de la Patronal y hemos lanzado un mensaje muy claro a los empresarios: dos convenios regresivos han sido suficientes y no vamos a aceptar más recortes ni nuevos retrocesos en nuestros derechos, ¡vamos a mantener la lucha hasta conseguir un convenio digno!

La desmesurada e inaceptable respuesta represiva del Gobierno no nos va a detener. Desde primera hora de la mañana un enorme despliegue de policías antidisturbios ha intentado coartar nuestro derecho de huelga y manifestación. Muchos compañeros han sido golpeados y hay cuatro heridos y un detenido. El gobierno quiere crear la impresión de que estamos ante un mero conflicto de orden público, pero han fracasado. Las manifestaciones de apoyo que recibíamos de los vecinos y viandantes han sido constantes a lo largo de la jornada.

Desde la reconversión industrial de los años 80, en la provincia de Cádiz, al igual que otras zonas del Estado español, estamos sufriendo un continuo desmantelamiento industrial, cuyo último exponente ha sido el anuncio del cierre de la factoría de Airbus de Puerto Real. Las consecuencias de esta destrucción de empresas ha sido la generalización de la precariedad, la extensión de la pobreza, y una falta total de horizontes para la juventud de nuestra tierra. Esperábamos que un gobierno que se dice progresista tuviese para nosotros y nosotras una alternativa distinta a los botes de humo y las pelotas de goma, pero si eso es lo único que nos pueden ofrecer que sepan que estaremos dispuestos a dar la batalla.

Para ganar esta batalla es necesario unir nuestras fuerzas, tomar en nuestras manos las riendas de la negociación del convenio y extender la lucha

La experiencia de los convenios anteriores nos deja una lección muy clara: si la negociación del convenio queda en manos de las cúpulas de los dos grandes sindicatos y se desarrolla a espaldas de las asambleas, volveremos a retroceder en nuestros derechos y en nuestras condiciones de trabajo.

Nuestra principal baza para ganar esta batalla por un convenio digno es que seamos los propios trabajadores y trabajadoras los que, a través de nuestras asambleas, tomemos las riendas de la negociación, como se planteó esta mañana en la asamblea de trabajadores y trabajadoras del metal realizada ante el recinto de Navantia-San Fernando. Esta exigencia hay que concretarla debatiendo y aprobando en las asambleas de las distintas zonas y empresas los puntos de mejora que consideramos fundamentales para el nuevo convenio.

También en la asamblea de Navantia-San Fernando se planteó otra de las cuestiones clave para ganar la lucha: extender el conflicto a toda la clase trabajadora y buscar el más amplio apoyo social. La convocatoria de una marcha el miércoles 17, a las 11 h, desde Navantia-San Fernando hasta el Ayuntamiento de la ciudad es un gran paso adelante, que debería ir seguido por nuevas y más amplias convocatorias que dejen patente ante la Patronal y ante el Gobierno que la lucha del Metal es la lucha de toda la clase trabajadora y la juventud de Cádiz.

¡Esta lucha la vamos a ganar!

¡Adelante la huelga indefinida del Metal gaditano!


Teoria Marxista

enlaceClasicos