Entrevista a Sergio Simón, delegado de la sección sindical de Co.Bas en GXO Marchamalo (Guadalajara)

Los días 5, 6 y 7 de abril hay convocada huelga general del sector logístico de Guadalajara. La lucha se produce en el sector más grande de la provincia, que actualmente agrupa a casi un tercio de los afiliados y afiliadas a la Seguridad Social. Estos casi 30.000 trabajadores sufren desde hace años unas condiciones de precariedad brutales. Ahora además la patronal se niega a pagar la subida salarial acordada en las tablas salariales.

¿Cuál es el motivo de la huelga?

La patronal del sector logístico de Guadalajara se niega a pagarnos el aumento acordado en la última revisión de las tablas salariales del convenio. En este acuerdo se comprometían a subir el 2%, con una cláusula de revisión si el IPC de 2021 era superior. Al final del año el IPC ha quedado en un 6,5%, por lo que la subida salarial que nos tienen que pagar supone más de 800 € al año por cada trabajador o trabajadora a jornada completa.

Pero la patronal no quiere respetar el acuerdo y ha propuesto pagar solo si se acepta que durante los dos próximos años perdamos poder adquisitivo. Es decir, nos pagan este año a cambio de que nos quiten mucho más durante los dos próximos años.

¿Puedes explicar las condiciones en las que trabajáis?

Los trabajadores y trabajadoras del sector logístico de Guadalajara vivimos unas condiciones de precarización extrema. Predominan de una forma escandalosa los contratos eventuales y a tiempo parcial. En algunos casos, menos de la mitad de la plantilla tiene un contrato fijo a tiempo completo. Las empresas han convertido los contratos a tiempo parcial en una fórmula que les permite, a través de las horas complementarias, tener a su completa disposición a un sector de los trabajadores. Los criterios de los empresarios para adjudicar horas complementarias se utilizan para tener sometidos a los trabajadores. Dependemos completamente de estas horas para llegar a fin de mes y la patronal se aprovecha de ello.

En los turnos de trabajo recibimos constantemente presiones por parte de los encargados para que lleguemos a una productividad que por supuesto nadie nos paga. En algunas ocasiones recorremos durante nuestra jornada laboral más de veinte kilómetros diarios. A todo esto hay que sumar las numerosas enfermedades profesionales que sufrimos por tirar de carros pesados, cargar cajas pesadas y descargar a mano algunos camiones que vienen sin paletizar.

¿Realmente hay voluntad de acuerdo como decía la patronal?

Los empresarios están demostrando en esta negociación un auténtico desprecio hacia los miles de trabajadores y trabajadoras de la logística de Guadalajara. De una forma humillante nos han intentado vender el acuerdo con la propuesta de incluir en el convenio algunas migajas. En concreto, su propuesta era conceder 15 minutos de bocadillo sin recuperar y regular el teletrabajo para 2022. Para 2023 un tercer día de asuntos propios (hasta ahora dos) y un día menos de jornada anual. Todo esto a cambio de perder el 50% de los atrasos en 2022 y el 60% en 2023. Teniendo en cuenta que actualmente trabajamos anualmente 32 horas más que en la Comunidad de Madrid y que el 70% de las empresas ya tienen acuerdos que recogen que el tiempo de bocadillo no se recupera, esta propuesta ridícula es un insulto a las y los trabajadores.

Es inaceptable incluir en la negociación del convenio para los próximos años lo que la patronal ya nos debe por convenio. ¡Si ahora aceptamos una pérdida de poder adquisitivo a cambio de que la patronal cumpla el acuerdo firmado sentará un precedente para que incumpla el convenio cuando le interese en el futuro!

En tu opinión, ¿cómo deben desarrollarse las movilizaciones?

Los trabajadores y trabajadoras en el día a día en nuestras empresas, atomizados, parecemos mucho más débiles de lo que somos en realidad. Es en la lucha donde realmente nos hacemos conscientes de nuestra enorme fuerza. En Guadalajara, con 28.000 trabajadores del sector, somos el sector de la clase obrera más fuerte con diferencia.

La realidad es que el día 5 cuando la huelga sea un hecho, las empresas de logística van a tener paralizada completamente las mercancías en los almacenes y no se van a poder distribuir. Tenemos que seguir el ejemplo de la lucha del metal de Cádiz o de los transportistas. Si los trabajadores paramos, en Guadalajara ni se mueve una caja, ni se descarga un camión. Pero con esto no es suficiente para derrotar a la patronal. Hay que convocar una gran manifestación por la tarde en Guadalajara en solidaridad con la huelga de la logística, llamando a participar a toda la clase obrera, a los estudiantes y a los parados de la provincia.

Librería"
Las condiciones que tenemos hoy en la logística son el producto de la política de paz social impuesta por las direcciones de CCOO y UGT. Construyamos una alternativa sindical que defienda un sindicalismo de clase, democrático y combativo. 


Para imprimir potencia a la huelga es muy importante que en la convocatoria se realicen asambleas de trabajadores y trabajadoras en las empresas, para explicar los motivos y extender la huelga. Necesitamos una huelga militante y combativa, en las que todas y todos seamos protagonistas. Desde Co.Bas vamos a repartir miles de hojas en las empresas y pegar alrededor de mil carteles convocando la huelga.

Cualquier acuerdo tiene que ser ratificado de forma democrática en una gran asamblea de trabajadores y trabajadoras, que se realice en dos turnos, si no hay huelga convocada ese día, donde cualquiera pueda expresar sus opiniones y donde se vote a mano alzada la propuesta del acuerdo o la continuación y endurecimiento de la huelga y los siguientes pasos en la lucha.

Además de negarse al aumento salarial pactado, la patronal quiere ahora que se firme un convenio para dos años. ¿Qué opinas de esto?

Tenemos que aprovechar este momento para forzar a la patronal a negociar un nuevo convenio, pero que mejore significativamente nuestras condiciones laborales. El convenio de Operadores/as Logísticos de Guadalajara lleva caducado desde 2016, cuando había alrededor de 8.000 trabajadores en el sector. Los empresarios se han negado hasta ahora a negociar uno nuevo porque ahora somos mucho más fuertes que cuando se firmó hace 6 años.

Necesitamos un convenio que limite los contratos eventuales, la parcialidad, que reduzca la jornada laboral como mínimo al nivel del convenio de Madrid, que incremente el salario por trabajar los fines de semana y los festivos, añada criterios de descanso objetivos incluyendo 30 minutos de bocadillo sin recuperar, y cambio de mozo ordinario a especialista con 1 año de antigüedad. Todo esto garantizando que los trabajadores y trabajadoras conseguimos un aumento salarial.

Las condiciones que tenemos hoy en la logística son el producto de la política de paz social que la dirección de los sindicatos mayoritarios, CCOO y UGT, han llevado a la práctica durante los últimos años. Por eso es necesario que construyamos una alternativa sindical que defienda un sindicalismo de clase, democrático y combativo. ¡Así lo estamos haciendo desde Co.Bas!

Un sindicalismo que requiere también tener una comprensión política, entender que nuestros problemas en última instancia son fruto de un sistema, el capitalismo, que nos condena a la miseria y a la barbarie. Por esta razón, además de militar sindicalmente en Co.Bas, yo estoy organizado en Izquierda Revolucionaria.


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas