Hay razones y fuerza para una Huelga General en Euskal Herria

Las y los trabajadores del metal de Araba y Bizkaia, junto a Mercedes Benz, estamos protagonizando jornadas de huelga históricas.

El sector, que agrupa más de 75 mil trabajadores entre las dos provincias, ha quedado completamente paralizado. Este es el camino para hacer frente a la brutal ofensiva de la patronal.

Tanto en Araba como en Bizkaia cientos de trabajadores han nutrido con fuerza piquetes informativos. Solo en la jornada de hoy se organizó un piquete en Bilbo con 1.000 trabajadores. Por otro lado, en las manifestaciones se ha respirado un ambiente de combate y de fuerza espectacular, agrupándose en Gasteiz 15 mil trabajadores y miles más en Sestao y Durango el día 30. Y lo mismo ha ocurrido en la jornada de hoy. Se está comprobando en la práctica la enorme fuerza de las y los trabajadores cuando unificamos y extendemos las luchas golpeando todos al unísono.

Esto es precisamente lo que más teme la patronal, el Gobierno Vasco, tanto el PNV como el PSE, y el Gobierno central. Como siempre, la derecha vasca se ha alineado firmemente con los empresarios y lanzado a la Ertzaintza para intentar frenar la lucha, deteniendo a un trabajador antes de la manifestación en Durango cuando estaba desayunando en la terraza de un bar. Al mismo tiempo, la patronal se emplea a fondo con todo tipo de amenazas para frenar la huelga mediante el miedo y el chantaje, gozando de total impunidad.

Librería"
Realizar asambleas democráticas de trabajadores es una cuestión decisiva para continuar organizando la batalla y combatir las maniobras de la patronal. 


Sin embargo, ni el chantaje ni la represión están consiguiendo parar la lucha y la determinación de los trabajadores. Es más, la fuerza del movimiento está arrastrando cada vez más capas de trabajadores a la huelga. En este sentido, realizar asambleas democráticas de trabajadores es una cuestión decisiva para continuar organizando la batalla y combatir las maniobras de la patronal, tal y como han hecho los compañeros de ELA, LAB y ESK en Mercedes, con una Asamblea masiva de 1.000 trabajadores boicoteada por la UGT. Una asamblea que, a pesar de las reticencias de CCOO y UGT, decidió continuar impulsando la lucha en la fábrica más grande de la CAV, votando por amplia mayoría nuevas jornadas de huelga el 6, 7 y 8 de julio. La huelga en Mercedes ha supuesto una inyección de moral y fuerza para la lucha del metal.

Pero la ofensiva patronal y de los Gobiernos capitalistas no es solo en el metal, sino en todos los sectores, negándose a incrementar los salarios de acuerdo con la brutal subida del IPC, en junio ya un 10,2%, precarizando aún más nuestras condiciones laborales, y degradando hasta el hueso los servicios públicos, la sanidad y la educación públicas. Por eso están comenzando a extenderse los conflictos y las huelgas en Euskal Herria, y también en el Estado español. Una situación que en los próximos meses se agravará.

En este contexto, como se ha visto estos días con el metal, unificar toda la fuerza de la clase trabajadora generalizando y radicalizando las protestas y las huelgas es el único camino. Un camino para el que hay condiciones de sobra especialmente en Euskal Herria, donde si ELA y LAB, la mayoría sindical, convocaran huelga general, sería un completo éxito que pondría contra las cuerdas a la patronal. Un camino que permitiría sin duda arrancar importantes concesiones a la patronal. Y un camino que se convertiría en una referencia para las y los trabajadores del resto del Estado ante la penosa y sumisa política de paz social desplegada por los dirigentes de CCOO y UGT.


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas