Entrevista a Ariel Dedominici, delegado de CCOO en OFSA (Marchamalo)

OFSA, empresa perteneciente al Grupo COFARES, ha despedido de forma disciplinaria a seis trabajadores y trabajadoras, entre ellos al delegado de CCOO Ariel Dedominici, de su nave de Marchamalo (Guadalajara).

Para ello ha aprovechado una denuncia por amenazas interpuesta por un delegado de UGT, en un claro caso de represión sindical. Todo esto se produce unos meses después de la firma del convenio provincial de la logística en Guadalajara, donde Ariel formó parte de la mesa de negociación y defendió de forma decidida no aceptar la rebaja salarial que intentaba imponer la patronal e impulsar la lucha.

El Militante.- ¿Qué motivos alega la empresa para despediros?

Ariel Dedominici.- Se escuda en que había unas pintadas en el baño contra el comité (con mayoría de UGT) y en especial contra uno de sus miembros. A partir de ahí, la empresa comenzó una farsa de investigación con la colaboración de algunos miembros de UGT que ha terminado en despidos.

Algunos delegados de CCOO advertimos que después de varias reuniones del comité, el presidente y el afectado se reunieron con el jefe de recursos humanos y otros miembros de la dirección de la empresa. Después, la empresa llamó a cinco trabajadores sin la presencia de ningún representante sindical y los acusó directamente de ser los responsables de las pintadas.

Finalmente, se abrió un expediente disciplinario a ocho trabajadores en el que se añadía sin ninguna prueba que nos habíamos mofado del delegado de UGT, acusándonos incluso de acoso laboral. Tras la supuesta “investigación” se decidieron los seis despidos.

EM.- ¿Qué está planteando el comité?

AD.- Hace dos años que UGT ganó las elecciones sindicales, y desde entonces estamos sufriendo recortes de derechos laborales y salariales. Aunque formalmente la mayoría del comité se oponía a estos recortes, en la práctica no hacía nada por frenarlos.

Se ha limitado el número de trabajadores que pueden pedir un día de asuntos propios de forma simultánea. Los eventuales han perdido el derecho a tres días de asuntos propios, porque la empresa decidió que hasta que no llevaran cuatro meses en la empresa no pueden disfrutar de un día. También había permisos retribuidos para hacer exámenes en centros oficiales que se han suprimido y la empresa no aceptó otras propuestas respecto a derechos de maternidad y cuidado de menores del plan de igualdad. Además, la dirección se niega a respetar el acuerdo que teníamos por encima del convenio respecto al disfrute de descansos por el exceso de horas extras en sábados, domingos y festivos.

Librería"
Quieren imponer el miedo en las plantillas, eso es lo que está detrás de los despidos. 

 

Desde mi punto de vista, la mayoría del comité de empresa solo defiende a una minoría: los trabajadores y trabajadoras que tienen mejores condiciones. Yo tengo claro que estoy en el comité para defender a todos mis compañeros, pero la mayoría que ostenta el comité no está claro de qué lado está, si de la empresa o de los trabajadores. Es sorprendente ver en ocasiones al presidente ejerciendo de encargado cuando este no está o de su ayudante cuando está presente.

Es más, una de las delegada de UGT, de forma autoritaria y sin consultarnos, nos quitó los carteles del tablón de anuncios que hacían referencia a la movilización que organizamos por la readmisión de los compañeros despedidos, que consideramos una persecución sindical.

EM.- Si estos expedientes son una farsa, ¿por qué motivo crees que os despiden?

AD.- Esto es una medida para intentar crear miedo y sumisión entre la plantilla, como está ocurriendo en el resto de empresas de la logística en Guadalajara. En marzo, los trabajadores y trabajadoras de la logística en la provincia demostramos que no íbamos a permitir que la patronal no respetara nuestro convenio. Con la determinación de miles de compañeros, que decidimos un calendario de huelga contundente, conseguimos que la patronal cediera, además de ciertas mejoras en el convenio. La gente levantó la cabeza y se rebeló.

Ahora están intentando empresa a empresa volver a implantar un clima de miedo en las plantillas, y eso es lo que está realmente detrás de los despidos en OFSA. La patronal quiere retomar la iniciativa. Es normal, si en marzo no quería aplicar la revisión salarial del IPC, un 6,5%, este año, que será superior, pensamos que intentarán alguna maniobra en el mismo sentido.

EM.- ¿Qué vais a hacer frente a estos despidos?

AD.- El día 14 de octubre ya organizamos una concentración en la puerta de la empresa para exigir al Grupo COFARES la readmisión inmediata de los despedidos. Recibimos el apoyo de más de 150 delegados y delegadas de toda la provincia. Ahora, estamos organizando una campaña denunciando esta persecución sindical. Hemos sacado un cartel para pegar por toda la provincia, vamos a ir a otros centros de trabajo de la empresa para dar visibilidad a este atropello. También estamos recabando solidaridad a nivel estatal y convocaremos nuevas movilizaciones. No vamos a permitir que la empresa se salga con la suya. Vamos a pelear por la readmisión hasta el final.


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas