El sábado 6 de mayo tuvo lugar en Madrid el IV Encuentro Estatal de Sindicalistas de Izquierda, con más de 120 asistentes.

Pincha aquí para acceder a la galería de fotos 

Delegados y delegadas sindicales de CGT, CCOO, Co.bas, LAB, IAC, Intersindical, UGT… trabajadoras y trabajadores de prácticamente de todos los territorios y sectores productivos, nos reunimos bajo el lema “¡Hagamos como en Francia! Ni jubilación a los 67 años ni paz social”.

A lo largo del Encuentro compartimos experiencias de los combates en los que estamos participando, debatimos sobre la situación de la lucha de clases en el mundo, analizamos el contexto político y económico del Estado español y el balance del Gobierno de coalición PSOE-UP, con el objetivo de prepararnos para continuar reforzando el sindicalismo de clase, combativo, asambleario y democrático que tan necesario es en estos momentos de crisis y ataques a los derechos y conquistas históricas de la clase trabajadora.

                                                                                     .

Francia, un ejemplo de lucha y un anticipo de lo que está por venir

La intervención inicial del Encuentro la realizó el compañero Antonio García Sinde, jubilado del sector TIC y coordinador estatal de Sindicalistas de Izquierda. El extraordinario levantamiento obrero en Francia ocupó la primera parte de su intervención. Este gran movimiento de masas ofrece valiosas lecciones para el sindicalismo combativo del Estado español. A pesar de los esfuerzos de los dirigentes de CCOO y UGT, de la mano del Gobierno de coalición, de imponer un ambiente de paz social - lo último el vergonzoso acuerdo salarial firmado el viernes 5 de mayo - la lucha obrera se abre camino.

Desde las movilizaciones del Metal de Vigo y Cádiz hasta la rotunda victoria de las trabajadoras de Inditex, pasando por las movilizaciones del SAD asturiano, de Tubacex y Mercedes, y de otras muchas empresas y sectores en lucha.

Contra la precariedad y la degradación de nuestras condiciones de vida

A lo largo del Encuentro se explicaron las luchas más significativas de estos últimos meses, y la situación de precariedad y abusos empresariales que conforman la realidad cotidiana de un número cada vez mayor de trabajadoras y trabajadores. Las políticas de paz social de CCOO y UGT no solo son incapaces de cambiar el creciente deterioro de las condiciones laborales, sino que contribuyen activamente a empeorarlas. Por eso las propuestas y los métodos del sindicalismo combativo encuentran un eco cada vez mayor en los centros de trabajo.

Librería"
En el Encuentro se explicaron las luchas más significativas de estos últimos meses, y la situación de precariedad y abusos empresariales que sufren un número cada vez mayor de trabajadoras y trabajadores. 

La compañera Ana García explicó el gigantesco movimiento de protesta en defensa de la sanidad pública madrileña y nuestra participación defendiendo la convocatoria de una huelga general de todos los servicios públicos para tumbar a Ayuso. Iban Sadaba, presidente del comité de empresa de Mediamarkt de Málaga por CCOO, habló sobre el desmantelamiento de la sanidad pública andaluza.

Ainhoa Serrano nos explicó su experiencia como Técnica de Integración Social (PTIS) en un colegio público de Málaga y de los pasos que están dando en su sector para organizarse, y Carlos Rodríguez, delegado de la Intersindical en el sector de educación de Castilla-La Mancha, denunció las privatizaciones, el abuso de la interinidad y el silencio cómplice de CCOO y UGT. David, trabajador malagueño en una empresa teleoperadora, explicó como la precariedad y los abusos se multiplican en los Centros Especiales de Empleo.

Del problema de la siniestralidad laboral habló Diego Serantes, técnico de prevención de riesgos en la refinería de Repsol en A Coruña. Anahí López, de Gijón, explicó las causas de la ola de incendios en Asturias y las protestas de los bomberos forestales exigiendo medios. De la catástrofe ecológica de Doñana habló Pablo Cortés, vinculando la sobreexplotación del acuífero con la despiadada explotación de las jornaleras y jornaleros inmigrantes.

Por último, Carlos Ochoa, activista del movimiento Barrios Hartos, explicó la lucha contra los cortes de luz en los barrios obreros humildes de Sevilla.

La rebelión de las mujeres trabajadoras marca el camino

Un lugar destacado en el Encuentro lo ocupó la lucha de la mujer trabajadora, que ha demostrado ser un factor esencial en el desarrollo y el fortalecimiento de la lucha de clases en el Estado español.

Carmen Muñoz, de Cádiz, habló, a partir de su propia experiencia, de los problemas de la maternidad bajo el sistema capitalista. Celia del Barrio, portavoz del Sindicato de Estudiantes de Madrid, explicó el papel de la convocatoria por parte del SE y de Libres y Combativas de la huelga general estudiantil feminista del 8 de marzo.

Por último, en una emocionante intervención que hizo vibrar a toda la asistencia, Teresa Prados, portavoz del Comitè de Mares Contra la Violència Sexual a Badalona y de Lliures i Combatives, y madre de una de las menores violadas en manada en el Centro Comercial Màgic de esa ciudad, expuso la lucha que están llevando a cabo contra la violencia sexual, contra el abandono institucional, y contra la degradación de los barrios obreros que está en su origen.

Librería"
Teresa Prados, portavoz del Comitè de Mares Contra la Violència Sexual a Badalona y de Lliures i Combatives, y madre de una de las menores violadas en manada en el Centro Comercial Màgic de esa ciudad. 

El sindicalismo combativo gana posiciones en numerosas empresas y sectores

En este Encuentro pudimos comprobar como el sindicalismo combativo avanza con paso firme, tanto en empresas con una arraigada tradición sindical como en empresas de nueva creación, que emplean mayoritariamente a personas jóvenes en condiciones de precariedad extrema.

Un ejemplo de empresa industrial con una larga historia de lucha obrera es el astillero de Navantia en Ferrol. Javier Losada, Benito Segade, y Xaquín García Sinde, miembros del Comité de Empresa por CGT, explicaron su papel en el conflicto de las nuevas incorporaciones, en la visita a Navantia de Margarita Robles y en los intentos de la empresa de acallarlos.

Alejandro Fernández, trabajador de Correos en Asturias, denunció la condena tres años y medio de cárcel a siete sindicalistas de la CNT por sus protestas ante la pastelería gijonesa La Suiza.

José González, trabajador del metal en Bizkaia y delegado de LAB, habló de las movilizaciones con motivo de la renovación del convenio provincial de su sector. Sergio Simón, miembro del Comité de Empresa de GXO (logística de Inditex) por el sindicato Co.bas explicó la lucha de su sector y los avances del sindicalismo combativo en su empresa.

El sindicalismo alternativo se impone en Euskal Herria y avanza con fuerza en Catalunya, como explicaron Víctor Rodríguez, de Gasteiz, y Manu Vidal, afiliado a FTC-IAC y presidente del Comité de Empresa de Comsa, en Tarragona.

Jaime Camejo, de Málaga y miembro del Comité de ICCS por CGT, informó de los avances que están consiguiendo en la empresa, a pesar del clima de miedo que intenta imponer la empresa. Antonio Muñoz, trabajador de los astilleros de Cádiz y afiliado a CGT, explicó la situación del sector tras la gran huelga de 2021.

Luisi, del SAD Madrid, explicó la precariedad que sufre su sector, a pesar de su decisiva función de cuidados.

Entre las intervenciones del Encuentro hay que destacar las de Sigma AI y Madrid City Tour Eulen, dos empresas sin tradición sindical en las que el sindicalismo combativo ha avanzado jugando un importante papel.

Clara Gallego, recién elegida presidente del CE de Sigma AI, nos explicó como hicieron frente a un ERE de 171 despidos, y Pablo Alcántara y Cristián Ramos, trabajadores de MCT Eulen y delegados de Co.bas, explicaron cómo han iniciado una acción sindical reivindicativa en su empresa, que gestiona el servicio de guías de los autobuses turísticos de Madrid.

Librería"
A lo largo del Encuentro también hubo intervenciones sobre la situación internacional y saludos de sindicalistas de Izquierda Revolucionaria de Portugal y Venezuela. 

Estas intervenciones contrastan con el colapso del sindicalismo de conciliación y pacto que practican los dirigentes de CCOO y UGT. Carlos Naranjo, trabajador despedido de la Ford de Almussafes y afiliado al STM, explicó la claudicación de UGT en su antigua empresa al aceptar 1.120 despidos sin rechistar. Carlos Ramírez, de Madrid y afiliado a Co.bas, critico la degeneración de los dos grandes sindicatos que han avalado con su firma nuevos recortes en las pensiones, más precariedad o salarios de miseria ante una inflación desatada.

A lo largo del Encuentro también hubo intervenciones sobre la situación internacional y saludos de sindicalistas de Izquierda Revolucionaria de Portugal y Venezuela. La compañera Jarla, de Alemania, describió las recientes huelgas del sector público en su país; José López, afiliado a Co.bas en Madrid, explicó la lucha de los trabajadores ferroviarios de Estados Unidos; y Alex García, trabajador de telemarketing en Sevilla y afiliado a CGT, explicó la lucha de la clase trabajadora griega en respuesta a un gravísimo accidente ferroviario.

Las intervenciones sobre cuestiones internacionales terminaron con el informe presentado por Coral Latorre, secretaria general del Sindicato de Estudiantes, sobre el congreso fundacional de la Unión Estudiantil, a la que fue invitado el SE, y sobre el encuentro con Mélenchon y  dirigentes de la Francia Insumisa en un momento decisivo de la lucha de clases en Francia.

Necesitamos un programa revolucionario para transformar la sociedad

Fue importante la intervención en el Encuentro del compañero Julio Gomáriz, antiguo militante del FRAP y del PCE(m-l) en el franquismo, detenido, torturado y encarcelado en los momentos finales de la Dictadura.

Julio es autor del libro Los últimos zarpazos, recientemente editado por la Fundación Federico Engels, que da testimonio de la represión en los años finales del franquismo y recupera del olvido los nombres de todas y todos los luchadores represaliados en aquellos años. En su intervención, Julio señaló que la Dictadura fue derrotada por la fuerza del movimiento obrero, a pesar de la dura represión. La burguesía, obligada a buscar una salida a la crisis de su régimen, buscó una alianza con la izquierda reformista que les permitió mantener intacto, hasta el día de hoy, su aparato de Estado.

Librería"
Julio Gomáriz, antiguo militante del FRAP y del PCE(m-l) en el franquismo, detenido, torturado y encarcelado y autor del libro "Los últimos zarpazos. Presos políticos en el final del franquismo". 

Ainoa Murcia, secretaria general del SE de Sevilla, abordó la amenaza de la extrema derecha hoy, que se nutre de la descomposición social que provoca el capitalismo, y Pilar Úbeda, trabajadora de Telefónica Móviles de Madrid, explicó el conflicto interimperialista que subyace tras la guerra de Ucrania.

Finalmente, el IV Encuentro se cerró con la intervención de Juan Ignacio Ramos, secretario general de Izquierda Revolucionaria.

Juan Ignacio señaló que no existen murallas chinas entre las luchas económicas de la clase obrera y las luchas políticas revolucionarias. Aunque inicialmente los objetivos de una lucha sean modestos, la experiencia de la fuerza de la acción colectiva y de la represión del Estado provocan que la conciencia de nuestra clase de saltos de gigante.

Toda la cháchara sobre la desaparición de la clase obrera y sobre la obsolescencia de los métodos de la lucha de clases, empezando por la huelga general, ha sido tajantemente desmentida por el levantamiento obrero en Francia.

Pero por muy lejos que el movimiento obrero llegue en su lucha, el factor consciente, el partido revolucionario, sigue siendo igual de imprescindible que hace 100 años. La construcción de un partido armado con la teoría marxista, es decir, con la experiencia concentrada del movimiento obrero, sigue siendo la máxima prioridad. El balance del Gobierno de coalición, y de UP, que en última instancia asumió la lógica capitalista renunciando a tomar el cielo por asalto, así lo demuestra.

Librería"
Toda la cháchara sobre la desaparición de la clase obrera y sobre la obsolescencia de los métodos de la lucha de clases, ha sido tajantemente desmentida por el levantamiento obrero en Francia. 

Defender hoy un sindicalismo combativo, de clase, asambleario y democrático solo es posible si se le dota de una perspectiva revolucionaria. El sistema capitalista condena a la Humanidad, con una catástrofe ecológica de consecuencias incalculables. La lucha por la defensa de nuestros derechos en el puesto de trabajo y la lucha por la transformación socialista de la sociedad son cada vez más una única y misma lucha.

banner

banner

banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas