¡Solidaridad con el pueblo palestino! ¡Que vuelvan los buques ya!

El miércoles 29 de septiembre es el día internacional de solidaridad con el pueblo palestino. La CGT en Navantia-Ferrol impulsamos el pasado 8 de noviembre una concentración en las puertas del astillero, convocada por el conjunto del comité de empresa, en apoyo al pueblo palestino.

Pero el genocidio en Gaza no cesa, y la solidaridad internacionalista es más necesaria que nunca. Por eso, mañana volvemos a convocar a los trabajadores a una nueva concentración a las 12:00h. en las puertas del astillero, en esta ocasión CGT y CIG ante la vergonzosa negativa del resto del comité a sumarse.

La brutalidad con la que la que el régimen racista y fascista de Netanyahu está asesinando, mutilando y encarcelando a miles de mujeres, ancianos y niños palestinos, destruyendo hospitales e instalaciones básicas y bloqueando todo tipo de ayuda humanitaria nada tiene que ver con un supuesto derecho a defenderse, es un ejercicio de limpieza étnica criminal. El mundo está viendo el cinismo y la colaboración pasiva de los Gobiernos reaccionarios árabes y occidentales que mientras levantan la voz contra el ataque de Hamás, callan o justifican el genocidio del pueblo palestino.

Con lo que no contaban estos cínicos profesionales es con el maravilloso movimiento de masas en solidaridad con las masas palestinas que viene recorriendo las calles de las principales ciudades del mundo desde el inicio de la masacre, y que está ejerciendo una presión sobre los diferentes Gobiernos, especialmente en el mundo árabe, en EEUU, pero también en Europa.

Estos días hemos visto la crisis diplomática entre Israel y el Estado español a raíz de la tímida crítica que Pedro Sánchez hizo de la masacre que están sufriendo los palestinos. Ni siquiera eso está dispuesto a admitir el fascismo sionista que lidera el Gobierno israelí.

Una crítica absolutamente insuficiente, que lo único que pretende es lavar la cara del Gobierno sionista que está sintiendo la presión de las movilizaciones. Si realmente quieren presionar para acabar con la matanza deben romper ya las relaciones diplomáticas con el régimen sionista, las relaciones comerciales con empresas israelíes (especialmente la colaboración con empresas militares como Elbit Systems por parte de Navantia). Y que, de manera inmediata, hagan volver a los buques de guerra Méndez Núñez y Patiño, que siguen integrados en una flotilla de la OTAN que da apoyo a Israel.

Para que esto se produzca definitivamente hay que redoblar la presión en las calles, pero también en las fábricas. Es necesario que el movimiento obrero organizado se ponga en marcha. Los sindicatos de clase deben unir sus fuerzas y organizar de inmediato acciones contundentes y efectivas de solidaridad con el pueblo palestino en las fábricas y empresas, incluyendo la convocatoria de una huelga general de 24 horas. Acciones como las de los trabajadores británicos protestando frente a empresas israelíes, la de los estibadores del puerto de Barcelona o los sindicatos belgas de transporte negándose a manipular material militar para Israel, son un ejemplo. Pero también las concentraciones y los paros en empresas durante la jornada laboral contribuyen en el incremento de la presión sobre gobiernos como el de Pedro Sánchez. Y

¡Desde la CGT en Navantia-Ferrol seguiremos impulsando este tipo de acciones!

¡PAREMOS EL GENOCIDIO DEL PUEBLO PALESTINO!

banner

banner

banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas