Salvador Escrich es un trabajador de la EMT que lleva 14 años en la empresa. Para muchos miembros de la plantilla, y más todavía para la Gerencia de esta empresa, es evidente que Salvador, junto a otros muchos compañeros, destacó en las movilizaciones, asambleas y huelgas convocadas en el conflicto colectivo de 2011-12, insistiendo en la necesidad de extender la lucha y de organizar un plan de movilizaciones y huelga contundente y masivo. Ahora, la dirección de la EMT, y el Ayuntamiento de Valencia (que es quien está detrás), quieren hacerle pagar esta actitud, aprovechando un supuesto incidente.

                                   Descárgate y envía la resolución: WORD / PDF

En enero de 2014 Salvador fue condenado en juicio a pagar 158€ por la rotura del cable de la validadora de billetes de un autobús, en el curso de una jornada de huelga. Incluso dando por cierta la versión de la empresa, lo que en todo caso muestra esa sentencia es la levedad del supuesto daño.

El jueves 5 de febrero, es decir, un año después de esa sentencia, ¡y 32 meses después del presunto corte del cable!, la empresa le comunica sorpresivamente su despido, a fecha de ese mismo día. La incoherencia entre la gravedad del incidente y el despido deja bien a las claras que la empresa, en plena negociación colectiva, pretende mostrar fuerza e intimidar a toda la plantilla.

Ya ha habido concentraciones espontáneas. El Comité de Empresa ha de convocar ya a asamblea a todos los trabajadores y organizar la movilización para la readmisión inmediata de Salvador.

Llamamos a enviar resoluciones exigiendo la readmisión del compañero, a la Regidoria de Circulació i Transports del Ajuntament de València y a la gerencia de la EMT.


Teoria Marxista

enlaceClasicos