El Estado español y la UE, ¡cómplices de la masacre al pueblo palestino!

Tras la investidura de Pedro Sánchez y la formación de su nuevo Gobierno, el presidente ha decidido estrenar su legislatura con un viaje a Israel para blanquear al Gobierno fascista, colonialista y supremacista de Netanyahu. Sí, ¡así es!, lo decimos con claridad.

La visita de Pedro Sánchez nada tiene que ver con contribuir a un alto el fuego o a un acuerdo de paz, y menos con garantizar el establecimiento de un Estado palestino, como demagógicamente intentan señalar desde La Moncloa, sino, fundamentalmente, con dar oxígeno a un Gobierno ultrarreaccionario y supremacista que está llevando a cabo un genocidio en Gaza y un nuevo intento de limpieza étnica del pueblo palestino.

El Gobierno sionista de extrema derecha de Netanyahu ha arrasado la Franja de Gaza, asesinando ya a más de 15.000 personas, casi 6.000 niñas y niños, y desplazando a más de un millón. Un Gobierno que se pasa por el arco del triunfo la legislación internacional, a la que tanto apela Pedro Sánchez, bombardeando indiscriminadamente a la población civil, cortándoles el suministro de agua, alimentos, medicinas y combustible, o asediando a sangre y fuego directamente hospitales con miles de enfermos, heridos o con niños neonatos.

Librería"
La visita de Pedro Sánchez nada tiene que ver con contribuir a un alto el fuego o a un acuerdo de paz. Es para dar oxígeno a un Gobierno ultrarreaccionario y supremacista que está llevando a cabo un genocidio y una limpieza étnica en Gaza. 

Una realidad genocida que ministros y altos cargos israelíes, diplomáticos, militares o medios de comunicación sionistas ni siquiera tratan de ocultar, llamando abiertamente a expulsar a los palestinos de Gaza, como ha hecho la ministra de Justicia, Ayelet Shaked; hablando de los gazatíes como animales humanos, como hizo el ministro de Defensa, Yoav Galant; o planteando con citas bíblicas que Israel es el pueblo de la luz y los palestinos el pueblo de las tinieblas, justificando así su exterminio, tal y como hizo Netanyahu.

Incluso el presidente de Israel, Isaac Herzog, que proviene del Partido Laborista, no se ha cortado en sus declaraciones progenocidas: “hay una nación entera ahí afuera (en referencia a la Franja de Gaza) que es responsable”.

Pero a pesar de todo, Pedro Sánchez no ha dudado en viajar hasta Israel para estrechar la mano de Netanyahu, Herzog y muchos otros responsables directos de esta masacre. ¿Así es como pretende combatir a la ultraderecha fascista? ¡Qué vergüenza!

El doble rasero de Pedro Sánchez hablando con contundencia de los crímenes de Hamás y reclamando que sus autores sean llevados ante la justicia, pero siendo completamente benévolo con la masacre atroz desatada por el sionismo, sin exigir que Netanyahu ni ningún ministro de su Gabinete paguen por sus crímenes, cumple a la perfección con las directrices del imperialismo norteamericano y de la Unión Europea, corresponsables del genocidio desatado en Gaza.

Así lo ha planteado con una hipocresía indescriptible su compañero de partido y jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, en una reciente entrevista: “¿La postura de la UE es que lo que llevó a cabo Hamás el 7 de octubre son crímenes de guerra?... sí, lo consideramos un crimen de guerra, porque los civiles fueron asesinados claramente sin ningún otro motivo, aparte de que se encontraban allí… ¿Consideran que lo que lleva a cabo Israel son crímenes de guerra?... Yo no soy abogado, pero hay una Corte Penal Internacional que se hará cargo de una investigación y varios países han pedido a la Corte Penal Internacional que abra una investigación”.

Este viaje de Pedro Sánchez es una declaración política, y lo es en un momento muy crítico para el Estado sionista y el Gobierno de Netanyahu, cada vez más desacreditado a ojos de la opinión pública mundial.

A pesar de la avalancha de propaganda y mentiras vertidas por los medios de comunicación occidentales, millones de personas están movilizándose contra el genocidio del pueblo palestino, incluidos decenas de miles de judíos antisionistas, tal y como hemos visto principalmente en EEUU. En Londres, París, Berlín, Barcelona o Madrid, a pesar del intento de represión del movimiento de solidaridad con Palestina, las calles claman contra Netanyahu.

Librería"
El movimiento combativo de solidaridad internacionalista no para de crecer, y debe dirigirse no solo contra el Estado sionista y un criminal de guerra como Netanyahu, también contra nuestros propios Gobiernos, cómplices de la matanza. 

De ahí esta nueva ofensiva diplomática en favor de Israel, de la que Pedro Sánchez se ha convertido en su cara más izquierdista y amable. No es casualidad que justo esta misma semana el Parlamento europeo haya rechazado, por 294 votos en contra frente a 95 a favor, una resolución exigiendo un alto el fuego de Israel en Gaza para frenar la masacre.

Que Pedro Sánchez estrene su mandato de esta manera es una declaración de intenciones de lo que nos vamos a encontrar en el futuro. Un Gobierno socialdemócrata del PSOE escorado muy a la derecha, rindiendo pleitesía al imperialismo norteamericano y garantizando los negocios capitalistas por encima de cualquier otra consideración.

De ahí que en vez de cortar todo tipo de relaciones diplomáticas, económicas y militares con el Estado de Israel, que es lo que estamos exigiendo la izquierda y los movimientos sociales en las calles, se haga justo lo contrario. Una estrategia nefasta que solo beneficiará a los aliados de extrema derecha del Estado sionista, en el caso del Estado español, el PP y Vox.

Que Sumar, IU, PCE o Más País, con Podemos ya fuera del Gobierno, mantengan un silencio cómplice frente a esta visita es absolutamente lamentable e injustificable. El hecho de que una de las nuevas ministras designada por Izquierda Unida, Sira Rego, sea palestina no ha cambiado un ápice la situación. No basta con mostrar un pin o hacer un tweet, hay que denunciar y romper con esta política hipócrita y despreciable.

El movimiento combativo de solidaridad internacionalista no para de crecer, y debe dirigirse no solo contra el Estado sionista y un criminal de guerra como Netanyahu, también contra nuestros propios Gobiernos, cómplices de la matanza.

Un movimiento que exija la vuelta inmediata de las fragatas mandadas por el Gobierno para integrarse en la misión de la OTAN, dando apoyo logístico a Israel, y que reclame la ruptura inmediata de todo tipo de relaciones diplomáticas, económicas y militares con el Gobierno de Netanyahu.

Solo así, con contundencia, sin medias tintas, podremos parar a los supremacistas que gobiernan el Estado de Israel y que son aplaudidos a rabiar por todos los fascistas del mundo con la complicidad de muchos.

¡Alto al genocidio en Gaza!

¡Viva la lucha del pueblo palestino!

banner

banner

banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas