Pedro Sánchez se queda. Qué burda maniobra de propaganda para no tocar al régimen del 78
Escalada bélica en Oriente Medio. El imperialismo occidental es responsable
Guerras imperialistas, genocidio y totalitarismo. ¡Es el momento de unirte a los comunistas revolucionarios!
V. I. Lenin (1924-2024). Retrato de un revolucionario
Centenario de Lenin. Los artículos, tesis, manifiestos y trabajos teóricos del líder bolchevique en 1917
Más de 300 personas en la inauguración del Espacio Rosa Luxemburgo
Documento de perspectivas mundiales aprobado en el III congreso de Izquierda Revolucionaria Internacional
Lucha con los comunistas revolucionarios ¡Organízate en Izquierda Revolucionaria!

banner

banner

banner

210406 13
210406 13


¡Todas y todos a la huelga el 15 y 18 de septiembre!

Pincha aquí para descargar el panfleto en pdf

Durante los últimos meses, las condiciones laborales en ICCS se han ido deteriorando aceleradamente. Inicialmente, la empresa incrementó la presión sobre la plantilla creando un clima de trabajo asfixiante e imponiendo objetivos de venta inasumibles. Pero en el último mes la situación ha estallado por los aires.

A inicio del mes de agosto, la empresa nos notificó que entraría en impago de nóminas, ingresando sólo una parte a inicios de mes. Este aviso se hizo, además, distribuyendo un comunicado inaceptable e insultante entre la plantilla. De una forma totalmente desvergonzada, después de generar un machaque constante a las y los trabajadores, la empresa, enriquecida durante años por nuestro esfuerzo, nos responsabiliza por sus malos resultados.

Tras las potentes movilizaciones durante la negociación del convenio estatal de telemarketing, que mostraron nuestra fuerza como plantilla, la actitud de los sindicatos ha sido el llamamiento a la pacificación, los acuerdos de mínimos con la dirección de la empresa y que la plantilla se mantuviese a la expectativa. Esta misma conciliadora ante los impagos animó a la empresa presentar un ERE pocos días después de anunciar que no pagaría la totalidad de las nóminas. Este despido colectivo afectará a más de 300 personas en los centros de Málaga, Sevilla y Granada.

Ninguna confianza en ICCS. Sólo podemos confiar en nuestras propias fuerzas

Como era de esperar, los plazos de pago de las nóminas no se han cumplido. Los llamamientos de algunos delegados sindicales a confiar en la empresa y en los detalles legales han caído en saco roto. De hecho, ha sido precisamente la presión de una movilización inminente, conjugada con una denuncia ante Inspección de Trabajo, lo que ha obligado a la empresa a realizar el último pago de la nómina de agosto. Eso sí, en septiembre, hemos vuelto a la misma situación de impagos. ICCS nos coloca al borde del abismo, con todas las consecuencias que esto tiene en nuestra economía familiar y personal.

En medio de esta situación, la posición de los sindicatos mayoritarios en la empresa y con representación en la comisión negociadora del ERE, CCOO y CGT, ha sido clamar para que la empresa haga “propuestas realistas”. Pero, ¿qué propuestas realistas podemos esperar de una empresa que no cumple ni con la más mínima responsabilidad con los trabajadores, como es el pago de la nómina? ¿Qué podemos esperar de una empresa que durante años se ha enriquecido gracias a explotar a una plantilla precaria para engordar el bolsillo de sus ejecutivos y no le tiembla la mano en someternos a enormes presiones y chantajes?

Precisamente por esto, un sector importante de la plantilla ha presionado muy correctamente a estas organizaciones para que convoquen dos jornadas de huelga, los próximos días 15 y 18 de septiembre. A este llamamiento se ha unido el sindicato CNT, con presencia en la sede de Sevilla.

Librería"
Siguiendo el ejemplo de otras empresas y sectores en el resto del estado, necesitamos volver a la lucha y la movilización. Desde Sindicalistas de Izquierda creemos que hay que tomar la vía de la movilización para frenar el ERE y los impagos.

Hay que golpear con fuerza: ¡todas y todos a la huelga el 15 y 18 de septiembre!

En varias asambleas, algunos delegados sindicales han sido la correa de transmisión de la empresa, trasladando la idea de que “cualquier movilización aceleraría el cierre de la empresa” y que “no se puede hacer nada”. Estas ideas sólo nos paralizan y nos debilitan ante la ofensiva abierta que tiene abierta la empresa contra la plantilla. Precisamente en estos momentos es cuando el arma de la huelga, es decir, paralizar la actividad de la empresa durante todo un día, tiene más fuerza que nunca para conseguir los objetivos de la plantilla, como son paralizar el ERE o los impagos.

La idea de que la empresa no es rentable tampoco puede ser asumida. Durante años ICCS ha generado beneficios suficientes para llenar los bolsillos de sus ejecutivos, expandirse por varias ciudades, e incluso abrir una sede en Cali (Colombia). De hecho, es muy probable que el ERE sea parte de un proceso de deslocalización para llevar todos los activos de la empresa a la sede de Cali, en donde la legislación le permite explotar más salvajemente a la plantilla y evadir impuestos.

Siguiendo el ejemplo de otras empresas y sectores en el resto del estado, necesitamos volver a la lucha y la movilización. Ya hemos demostrado en otros momentos nuestra fuerza, paralizando totalmente la entrada y salida de llamadas y metiendo el miedo en los directivos de la empresa.

Desde Sindicalistas de Izquierda creemos que CCOO y CGT deben tomar la vía de la movilización para frenar el ERE y los impagos. Hay que dotar a las jornadas de huelga de un contenido claro:

  • Basta ya de impagos. Como límite el día 5 de cada mes nuestras nóminas deberán ser abonadas al 100%
  • ¡Retirada del ERE!
  • Por la dignidad laboral. Basta ya de malas condiciones y objetivos inalcanzables
  • Acceso público a los libros de cuentas para toda la plantilla. Para que la empresa explique las decisiones que ha tomado y que han conducido a la catastrófica situación actual. Y sobre la base de ese análisis, que los responsables paguen las consecuencias.

Para generar presión a la empresa y dar a conocer nuestro conflicto, debemos realizar concentraciones públicas y piquetes en las sedes durante los días de huelga, señalar la actitud criminal de la empresa y llamar a que nos apoyen otros colectivos. Estas jornadas deben ser también el primer paso en un plan de lucha ascendente para defender nuestros puestos de trabajo. Si la empresa no cede, nosotras y nosotros mucho menos.

Además, es importante que los sindicatos nos informen constante y transparentemente de todos los contactos con la empresa y las reuniones de la comisión del ERE:

Ningún acuerdo puede firmarse sin ser debatido y votado por la plantilla

La empresa ha levantado la espada contra la plantilla y ha demostrado no tener ningún tipo de escrúpulo para defender sus planes y objetivos. No reaccionar con fuerza ante este ataque, confiando en argucias legales incomprensibles o peor aún, cayendo en el chantaje de arrimar el hombro porque estamos todos en el mismo barco, tendría terribles consecuencias, como el incremento de los impagos, es seguir trabajando gratis, o que seamos despedidos con la indemnización mínima.

¡Es la hora de la lucha! ¡Nuestra fuerza está en la movilización!


banneringles

banneringles

banner

banner

banner

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas