Pedro Sánchez se queda. Qué burda maniobra de propaganda para no tocar al régimen del 78
Escalada bélica en Oriente Medio. El imperialismo occidental es responsable
Guerras imperialistas, genocidio y totalitarismo. ¡Es el momento de unirte a los comunistas revolucionarios!
V. I. Lenin (1924-2024). Retrato de un revolucionario
Centenario de Lenin. Los artículos, tesis, manifiestos y trabajos teóricos del líder bolchevique en 1917
Más de 300 personas en la inauguración del Espacio Rosa Luxemburgo
Documento de perspectivas mundiales aprobado en el III congreso de Izquierda Revolucionaria Internacional
Lucha con los comunistas revolucionarios ¡Organízate en Izquierda Revolucionaria!

banner

banner

banner

210406 13
210406 13


El 27 de octubre el Defensor del Pueblo, Ángel Gabilondo, presentó un demoledor informe sobre los abusos sexuales en el ámbito de la Iglesia católica. Su contenido confirma que esta institución ha funcionado, y lo sigue haciendo, como un entramado organizado que perpetró, permitió, protegió y ocultó durante décadas estos abusos. Los datos aportados son espeluznantes: las víctimas alcanzarían las 440.000 personas, situando al Estado español en el nivel más alto del mundo entre los países católicos.

Demoledor informe del Defensor del Pueblo: boicot y mentiras de la jerarquía eclesiástica

En el documento del Defensor de Pueblo se explica que “la respuesta de la Iglesia católica ha estado caracterizada durante mucho tiempo por la negación del problema” y resalta que “se han detectado en algunos episcopados ciertas actitudes que indican una reticencia al reconocimiento y a la investigación de los casos de abusos”.

Durante muchos años la cúpula eclesial ha negado oficialmente los hechos y cuando ya fue insostenible, porque las evidencias eran abrumadoras, pasaron a intentar minimizar el número de casos. Pero esta grosera manipulación de la realidad no sirve para ocultar la magnitud de la podredumbre que rige la vida interna de las instituciones eclesiásticas.

A los pocos días de hacerse público el informe, el cardenal Juan José Omella, presidente de la Conferencia Episcopal, y César García-Magán, su secretario general y portavoz, insistieron en rueda de prensa en que los datos del informe eran falsos. Además la jerarquía eclesiástica, en un ejercicio de vergonzoso y cruel cinismo, ha intentado diluir los casos de pederastia organizada y sistemática practicados en su seno con los que han tenido lugar en otros ámbitos de la sociedad, como si eso fuera un atenuante.

En ese sentido el texto del Defensor del Pueblo afirma que el “argumento defensivo de que la investigación debería extenderse a los abusos sexuales en otros ámbitos olvida o minimiza la relevancia social de la Iglesia y su poder en España, durante gran parte del siglo XX”.

Efectivamente, la Iglesia Católica fue uno de los pilares ideológicos del régimen franquista, dotada de un poder omnímodo y una impunidad total, “cualidades” que no perdió tras la muerte del dictador y de las que sigue gozando a día de hoy. Por cierto, no solo gracias a las políticas de PP, sino también a la permisividad de los distintos Gobiernos del PSOE, que durante décadas no movieron un dedo para acabar con ese poder.

Librería"
La Iglesia Católica fue uno de los pilares ideológicos del régimen franquista, dotada de un poder omnímodo y una impunidad total, “cualidades” que no perdió tras la muerte del dictador y de las que sigue gozando a día de hoy. 

Esta posición privilegiada es la que ha garantizado durante mucho tiempo la impunidad a los depredadores sexuales cobijados en su seno, y ha creado las bases para que la pederastia, las violaciones y, en general, los abusos sexuales hayan podido practicarse de forma sistemática.

¡Basta de impunidad! Hay que acabar con el inmenso poder y privilegios de la Iglesia Católica

El citado informe es una denuncia demoledora. Pero no plantea ningún tipo de medida para acabar con esta aberrante situación, con el poder y la impunidad de la que disfruta la Iglesia. Como en tantos otros asuntos, el PSOE pretende realizar un gesto de denuncia retórica, solemne y formal, pero vacío de medidas reales para evitar que vuelva a ocurrir y castigar a los culpables.

Las únicas medidas que “recomienda” Ángel Gabilondo son “la creación de un fondo estatal para el pago de las compensaciones”, en colaboración con la Iglesia, y la intención de celebrar un acto público de reconocimiento a las víctimas. ¡Que la justa reparación a las víctimas de estos abusos sea pagada con dinero público! Menudo escándalo. ¡Que lo pague la Iglesia Católica de su inmenso patrimonio acumulado!

Ni siquiera se ha tenido el valor de plantear que estos delitos no prescriban, una de las principales reclamaciones de las asociaciones de víctimas, con lo que miles de violadores y encubridores se irán de rositas sin dar con sus huesos en la cárcel.

Ni el Defensor de Pueblo ni el PSOE han mostrado la más mínima intención de acabar con el control que la Iglesia tiene de un amplio porcentaje de los centros educativos de este país, en mucho de los cuales se segrega a niños y niñas por sexo. En el Estado español hay más de 2.500 colegios de “inspiración cristiana” a los que hay que sumar las quince universidades vinculadas con la Iglesia. ¡Casi 2 millones de niños, niñas y jóvenes seguirán, a través del sistema educativo, al alcance de los miles de depredadores sexuales que la Iglesia Católica cobija!

Además, los empresarios de la educación privada-concertada, controlada en más de un 60% por la Iglesia, seguirán recibiendo los más de 6.000 millones de euros al año que le aporta el Estado. ¡La educación debe ser pública, laica y científica! ¡Basta de adoctrinamiento religioso en las aulas!

Según Europa Laica, la Iglesia recibe anualmente del Estado 12.000 millones de euros en aportaciones directas por la enseñanza concertada, profesores de religión, la obra social y asistencial, la actividad hospitalaria, el mantenimiento del patrimonio artístico e inmobiliario —que en gran parte la Iglesia ha usurpado al dominio público—, la subvención a eventos religiosos diversos, lo destinado a funcionarios capellanes o a entidades específicas como la Obra Pía de los Santos Lugares... ¡El Estado debe dejar de alimentar las arcas de esta institución corrupta y reaccionaria!

Librería"
Es inaplazable acabar con los privilegios y el poder que la Iglesia sigue manteniendo. Esta es la única manera de resarcir realmente a las víctimas, castigar a los culpables, incluidos los encubridores, y que nunca más vuelva a repetirse. 

Hay que romper el Concordato con la Santa Sede —algo sobre lo que ni el Defensor del Pueblo ni el PSOE dicen una palabra—, uno de los pilares en los que se sustentan los privilegios de la Iglesia católica y que garantiza, entre otras cosas, un régimen fiscal especial y muy ventajoso para el amplio y lucrativo entramado empresarial que controla y del que se lucra. 

El informe de el Defensor del Pueblo ha sido la gota que ha colmado el vaso. Las conclusiones prácticas que de él se extraen son claras. Hay que aplicar un castigo ejemplar a los culpables, tanto a los agresores directos como a los encubridores. Es inaplazable acabar con los privilegios y el poder que la Iglesia sigue manteniendo. Esta es la única manera de resarcir realmente a las víctimas y que nunca más vuelva a repetirse.


banneringles

banneringles

banner

banner

banner

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas