¡No los recortes y privatizaciones del Gobierno PNV-PSE! ¡Sí a una sanidad 100% pública y de calidad!

La sanidad pública en Euskadi y sus profesionales padecen una situación cada vez más insostenible tras dos años de pandemia y 6 olas de contagios que han golpeado con dureza en Euskadi.

El pasado domingo 23 de enero se convocaron marchas en las tres capitales de la Comunidad Autónoma Vaca (CAV) por Satse, ELA, LAB, CCOO y UGT, junto con asociaciones de Atención Primaria, el Colegio de Médicos, el movimiento de pensionistas y partidos como EH Bildu, Elkarrekin Podemos o Ezker Anitza, que llenaron las calles.

Tras el éxito de estas movilizaciones, los sindicatos del sector han planteado la convocatoria de una huelga general, empezando el 25 de febrero con una huelga en toda la Atención Primaria para culminar el 28 de febrero con una huelga en toda la sanidad pública vasca. Además se celebrarán manifestaciones para defender la sanidad pública el sábado 26 de febrero en las tres capitales ¡Este es el camino para hacer frente a los recortes y privatizaciones!

La pandemia agrava el colapso en Osakidetza

La pandemia ha sido gestionada con los menguantes recursos de Osakidetza, sin que en ningún momento, incluso en los más críticos, se haya planteado tomar el control y utilizar los crecientes recursos y personal de la sanidad privada. Por otro lado el negocio de la privada a través de los conciertos ha continuado, en una Comunidad donde el 60% de los centros hospitalarios son privados, de los cuales el 62% tiene algún tipo de concierto con la sanidad pública.

De hecho, la población (1) que posee seguro privado en la CAV alcanzó la cifra récord del 22% en 2021, 1 de cada 4, acelerado por el desborde de los centros públicos durante la pandemia pero que ya se venía incrementando notablemente desde antes de 2019 por el desmantelamiento paulatino de la atención primaria, la falta de personal en atención hospitalaria, y el consecuente aumento de las listas de espera. El sector privado no ha dejado de lucrarse en medio de esta crisis sanitaria con la realización de pruebas de detección de Covid o prestando los servicios que el desbordado sistema público es incapaz de realizar.

Ya veníamos de una situación de crisis estructural en el sector público sanitario que no ha hecho más que agravarse. En la primavera de 2019, antes de la pandemia, se produjeron (2) huelgas en más de 300 centros de Atención Primaria en Euskadi reclamando una mayor inversión y mejorar los ratios de médicos y enfermeras para cortar con el deterioro imparable de la calidad de Osakidetza.

En este contexto, los refuerzos contratados para hacer frente a la pandemia han sido completamente insuficientes. Pero además, en octubre de 2021, la Consejería de Sanidad decidió despedir a más de 4.000 sanitarios, ¡justo cuando comenzaba la 6ª ola! Y ahora, cuando se reclama que se refuercen las plantillas, la Consejería tiene la desfachatez de plantear que no hay profesionales para contratar. ¿Se creen que somos idiotas?

Por otro lado, esta falta de personal ya está suponiendo nuevos recortes de servicios, como el cierre de las urgencias en el Hospital de Santiago en Gasteiz, contra el que ya se han recogido más de 11.000 firmas y se han convocado diversas protestas y movilizaciones.

Por otro lado, al igual que ocurre en el Madrid de Díaz Ayuso, la situación de temporalidad del personal sanitario resulta sangrante, lo que ha convertido la Osakidetza, en palabras de Igor Eizagirre, “en la ETT más grande de la CAV con 24.000 trabajadores temporales, el 58 % de la plantilla, y más de 9.0000 que llevan de media 8 años de antigüedad como temporales (3).”

¡Sobran los motivos! ¡Hay que organizar la huelga y extender la solidaridad!

Las y los trabajadores y los sindicatos exigen medidas ya. Que la inversión en sanidad se equipare al 7% del PIB (la media en la UE) frente al 4,9% actual, dedicándose un 25% a la Atención Primaria, que se ponga fin a la política de recortes, se incrementen drásticamente las plantillas y se acabe con la temporalidad, reduciéndola de forma inmediata al 8%. Asimismo hay que acabar con las privatizaciones, un expolio que las empresas privadas están llevando a cabo sobre un atractivo sector que contará con un presupuesto de 4.183,92 millones de euros (4). ¡Es el momento de pasar a la ofensiva!

Ahora es necesario comenzar a organizarse y prepararse también para hacer frente ante la posibilidad de que se impongan unos servicios mínimos abusivos que hagan imposible la huelga. Utilizarán de nuevo la pandemia como excusa para negar en la práctica el ejercicio del derecho a huelga a miles de trabajadoras y trabajadores. Los sindicatos y las y los trabajadores deben ser los que organicen los servicios mínimos que sean estrictamente necesarios.
Hay que convertir los centros de salud y hospitales en centros de agitación para dar a conocer la huelga entre la ciudadanía y levantar un gran movimiento en defensa de la sanidad pública entre el conjunto de la población. ¡Solo así podremos vencer!

EH Bildu ha apoyado las movilizaciones de las y los sanitarios, y ha denunciado el colapso de la Atención Primaria y la degradación de la Osakidetza, sin embargo ha terminado apoyando los presupuestos antisociales del Gobierno PNV-PSE, dando un balón de oxigeno al PNV. Esta estrategia es un craso error, y no ayuda a combatir los recortes y las políticas privatizadoras del PNV.

Hay motivos de sobra para salir a las calles y convocar huelga general en la sanidad y en muchos otros sectores. Mientras la catástrofe social se extiende, la patronal y los capitalistas, vascos o españoles, se forran. Los beneficios record de la banca en 2021 lo ponen completamente en evidencia. Ahora es la sanidad, pero también es el metal, que esta negociando un nuevo Convenio, o los conflictos en muchas empresas ante la dura ofensiva patronal que padecemos. Es necesario unificar toda esta fuerza, y plantear, tal como las direcciones de ELA y LAB habían señalado, una huelga general en toda Euskal Herria. ¡Hay motivos de sobra, y fuerza para torcer el brazo de la patronal y el PNV!

 

Notas:

1-2 Osakidetza no consigue frenar la huelga que sacudirá el viernes a 320 ambulatorios vascos

Susana Martín: "Me disculpo si no hemos llegado a todos"

ANÁLISIS de los PRESUPUESTOS del DEPARTAMENTO DE SALUD de la CAPV y del ENTE PÚBLICO OSAKIDETZA-SVS para 2021


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas