Para descargar los materiales y consultar las manifestaciones convocadas pincha aquí

Contra la violencia machista, la LGTBIfobia y el fascismo: ¡Volvemos a las calles!

1.123 asesinadas desde 2003 según datos oficiales. La justicia patriarcal protegiendo a nuestros agresores con sentencias infames. Miles de mujeres pobres y niñas víctimas de la trata, la prostitución, la pornografía y los vientres de alquiler. Derechos como el aborto negados sistemáticamente en la sanidad pública. La pobreza, la brecha salarial y el paro golpeando a millones de nosotras.

Mientras tanto, la extrema derecha de Vox y el PP, la Iglesia Católica y las sectas religiosas, continúan esparciendo su machismo y LGTBIfobia día tras día con total impunidad, gracias a la cobertura política que les otorga el Régimen del 78.

Machismo y pandemia, alianza criminal

Los informes del Gobierno indican una disminución en las mujeres asesinadas este año, que oficialmente han sido 43. Pero la situación sigue siendo terrible. Esto es todavía más claro teniendo en cuenta las cifras recogidas por Feminidio.net. Este colectivo, que registra todos los crímenes machistas independientemente de la relación entre la víctima y su agresor, apunta que los feminicidios alcanzaron los 78 en los últimos doce meses. Sin ninguna duda, esta siniestra lacra sigue estando muy presente en nuestra sociedad.

No han sido pocos los medios de comunicación que han utilizado esta pírrica caída oficial en el número de asesinadas en el Estado español, para anunciar en tertulias y columnas de opinión que, “aunque todavía queda mucho por hacer, avanzamos en la dirección correcta para poner fin a esta tragedia”. Pero la realidad es bien distinta. Para la inmensa mayoría de mujeres trabajadoras y jóvenes, la violencia machista se ha recrudecido durante la pandemia en todas sus formas.

En 2021 se ha duplicado el número de menores asesinados por el machismo; de enero a septiembre de este mismo año se ha producido un aumento del 30% de las denuncias por violación -contabilizándose seis violaciones diarias- y los delitos que más han crecido son las agresiones sexuales con penetración, que se sitúan un 14% por encima de 2019. Solo en 2020 se denunciaron más de 12.638. Al mismo tiempo, las agresiones, palizas e insultos por nuestra orientación o identidad sexual se han disparado dramáticamente. Todo esto solo representa la punta del iceberg de una opresión espeluznante que esconde mucho más de lo que aparece en las estadísticas.

La reacción y la derecha a la ofensiva

“Frustradas, amargadas, rabiosas y fracasadas como personas… Hemos llegado al siglo XXI todavía con ese feminismo rancio” - David Pérez (PP en Alcorcón) Es difícil leer estas declaraciones sin sentir un profundo asco, pero este tipo de afirmaciones han dejado de ser una novedad.

Vox, el PP o la jerarquía eclesiástica, que desde el púlpito, la tribuna del Congreso o platós de televisión afirman que la violencia machista no existe o que hay una “dictadura gay”, quienes imponen su moral podrida sobre el papel de la mujer mientras son salpicados por miles de casos de pederastia, o quienes justifican las condiciones denigrantes que las mujeres y las personas LGTBI tuvieron que soportar durante cuarenta años de dictadura, están dando alas a los sectores más retrógrados de la sociedad.

La reacción utiliza todas las herramientas a su alcance para tratar de aplastarnos. Desde las instituciones podridas del Régimen del 78, como la judicatura, el aparato del Estado o la Policía, hasta las bandas fascistas y nazis que se pasean libremente para atemorizarnos.

El Gobierno PSOE-UP no cumple con el movimiento feminista

Que la extrema derecha es una enemiga declarada de nuestros derechos es más que evidente. Pero, lamentablemente, tenemos que señalar que no hemos experimentado mejoras sustanciales bajo el Gobierno PSOE-UP. Tras dos años de gestión, y a pesar de toda la propaganda oficial, podemos afirmar que el “Ejecutivo más feminista” no ha cumplido sus promesas.

Sin duda, acciones legislativas como la Ley Trans han supuesto un paso adelante positivo. Pero, muchas nos preguntamos: ¿dónde está la inversión económica para luchar contra la violencia machista y proteger a las víctimas? ¿Cuándo decidirán acabar con la influencia de la Iglesia Católica en nuestra educación y poner en marcha una asignatura de educación sexual en las escuelas?
¿A qué esperan para enfrentarse al poder de los empresarios, los proxenetas y los poderes económicos? Lejos de esto ceden ante ellos en las cuestiones centrales. Un ejemplo claro de ello ha sido la renuncia a derogar la reforma laboral del PP que también condena directamente a millones de mujeres a la precariedad.

Y al mismo tiempo que ministras y ministros nos dicen que las sentencias patriarcales emitidas por los franquistas con toga hay que respetarlas aunque no nos gusten, o mientras envían a los antidisturbios a reprimir la protesta social, el Ejecutivo se echa las manos a la cabeza con el avance de la extrema derecha. ¡Cuando son precisamente estas políticas las que les permiten ganar posiciones!

Solo con una política decidida que acabe con los recortes sociales, que dote de recursos materiales suficientes la lucha por garantizar los derechos de las mujeres, que se enfrente con decisión al poder de la Iglesia, el aparato judicial y que en definitiva rompa con la lógica del capitalismo y su funcionamiento, se podrá frenar a la reacción y conquistar unas condiciones de vida dignas para la mujer trabajadora y para la mayoría de la población.

El 8M y todos los días, nuestra fuerza está en las calles

El día 8 de marzo tenemos una gran oportunidad para, una vez más, gritar que ¡no tenemos miedo! a quienes nos quieren sumisas, calladas y en casa. Sobran los motivos para ello. Por eso desde Libres y Combativas y el Sindicato de Estudiantes convocamos Huelga General Estudiantil en todos los centros de estudio y organizaremos manifestaciones a las 12h.

La lucha feminista es antifascista, antirracista y anticapitalista, y está unida a la de las personas trans y el conjunto del colectivo LGTBI. El 8M volveremos a coger nuestras banderas moradas y saldremos a defender una vida digna libre de opresión capitalista y patriarcal.

Para descargar los materiales y consultar las manifestaciones convocadas pincha aquí


banner

banneringles

banneringles

banneringles

bannersindicalistas

bannersindicalistas